TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / larmdo / Retroceso

[C:340418]

Hoy el cansancio me había hecho su presa, era domingo y para variar las cosas no estaban muy bien en casa, ya que los problemas y las presiones asfixiaban hasta al mas cuerdo, así que sin pensarlo, tome mis cosas del gimnasio y me dispuse a salir a trotar un rato por el parque. Caminé por un largo rato ante el cambiante clima de la Ciudad de México. Corrí y me cansé hasta los límites de mi organismo. Bajé el ritmo y me senté en una de las bancas del sendero, de pronto una voz extraña me saludaba.

-¡Hola!, ¿Me recuerdas? Hace algunos años te conocí al salir del convento del Carmen en Coyoacan. ¿Me recuerdas?

Instantáneamente mi memoria trabajo a la velocidad de la luz, quise recordar hasta el último detalle de aquél día…

-Recuerdalo, tú caminabas aprisa y ¡plaff!, Chocamos.

Bendito Dios por fin había recordado… Se trataba de un antiguo conocido, uno de esos turistas ebrios que rondaban por los círculos culturales de la ciudad, sin embargo en aquellos tiempos aun tenía pelo y la prominente barriga que hoy ostentaba no existía. Recordé que me había platicado que vivía en Centroamérica con su madre, que era estudiante de comunicación y que sus sueños eran totalmente fabulosos…

Con una voz más tranquila, afirme la situación.

-¡Claro!, ¿Pero qué ha sido de tú vida?
-Nada nuevo…
Tristemente avanzó algunos pasos y volvió a mirarme.
-Terminé una carrera…Soy profesor de francés y aún vivo con mi madre.

Extrañamente, algo no cuadraba con su historia, lo miré de arriba abajo pero no notaba nada fuera de lo común, hasta que, detalladamente observé su mano derecha, la cual no abría desde que nos habíamos encontrado. Así que tímidamente pregunté:

-¿Me muestras tu mano?
-Si, claro
-No la otra…

Abriendo su mano derecha me mostró un pequeño frasquito oscuro…

-¿Te interesa?
-¿Qué es?
-Un juguetito que me ayuda a ser feliz… Recuerda… desde nuestro último encuentro, te platique que mis sueños eran mi prioridad y que lucharía por alcanzarlos… Pues aquí están, todo en este pequeño frasco.

Le invité a sentarnos para que me platicara más a detalle.
-La vida no ha sido buena conmigo, este país es solo para los mexicanos y no aceptan a un extranjerito jodido… Así que al ver que los años pasaban, comencé con la inhalación de un frasquito de estos, luego dos y finalmente ya no me acuerdo…

-¿Pero y la lucha? , Tu lucha…
-Se perdió…

De lo más profundo de mi ser nació el ayudarle y brindarle mi apoyo, pero nuevamente como años atrás respondió cortante.

-¡Nuevamente tu ayuda! Recuerdas el día que salimos a caminar era nuestra segunda cita, yo quería impresionarte, así que me puse mis mejores trapos, pero al parecer lo único que cause en ti, fue lástima…Caminamos, compramos un libro y después comimos una torta de jamón, la más rica que he comido por cierto.

Tomó aire y con una mueca impidió que yo hablara…

Yo te amaba, quería que juntos triunfáramos…. Pero no, todo lo echaste a perder con un bye y un tonto mail que contenía una canción barata “Debes buscar un nuevo amor”. No te culpo pero tú apoyaste a que todo fuera como es ahora…

Mi cabeza daba vueltas, ¿a caso tendría en verdad la culpa?, ¿Contribuiría a su ruina?, Como explicarle que no fue rechazo sino solo que no congeniábamos, como decirle que ahora ya todo había pasado, que si me dejara ayudarlo, quizá podría enderezar su camino. Quizá era una historia del pasado, así que tendría que pensar rápidamente y controlar la situación.

-¿Te parece si platicamos? Iré por el auto, espérame e iremos a donde quieras…
-No, ya pasó el tiempo, será que el pasado se quede en el pasado. Solo recuerda la última parte de nuestra historia, el día en que íbamos a ver una película cultural y terminamos viendo “el diario de la princesa”, te juro que eso me marcó para siempre y que es algo que le contaré de por vida a mis amigos… En verdad te amé… Tanto te amé que cuando caminamos por más de 4 kilómetros, estuve dispuesto a darte un símbolo de mi amor. Este anillo, ¡quería que fueras parte de mi!... Pero ahora es tarde… Así que es mejor decir adiós, cuídate mucho y se feliz, piensa que esta breve platica fue solo una pesadilla del pasado.

Se acercó a mí, y tiernamente sello sus palabras con un tierno beso, después se fue…
Como pude me levante del asiento, consternado, creyéndome culpable y pidiéndole a tiempo que volviera para que las cosas no hubiesen ocurrido. Continué mi camino y al llegar a casa solo saque de mi viejo diario la servilleta donde comimos la torta de jamón y en la cual me habia dibujado un pequeño corazón con nuestras iniciales.

Texto agregado el 03-03-2008, y leído por 74 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]