TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / yajalon / Maria Magdalena

[C:34132]

Sabes que no me gusta hablar de olvidos, no me gusta tampoco hablar de penas, pero al verte esta mañana, no pude evitar echar una mirada al pasado, y recordar aquellos tiempos en los que tu mirada me anunciaba nuevas buenas. Eras un poco como mi hada madrina, aquella que no podía jamás, dejar pasar una alegría y sobre todo no podía dejarla pasar sin anunciármela. Por eso esta mañana, cuando me he asomado al huerto de papá, y a lo lejos he visto tu paso lento, y la sonrisa que has querido mostrarme, no sabes con qué nostalgia me hiciste mirar al pasado. Después has llegado hasta mí, y me has plantado un ligerísimo beso en la mejilla, me has preguntado por mi mujer y mis hijos, y aún antes de poderte contestar, ellos también se han asomado al huerto y con alegría han recibido de ti la bienvenida.
A veces, en esas noches en las que parece que nada tiene sueño, o mejor aún, nadie tiene vigilia, has asomado de tiempo en tiempo tu sonrisa hasta mi lecho, -es grato saber que por lo menos en mis sueños, nada parece ensombrecer tus sueños-, y entonces me lleno de felicidad al ver como corres con tu cabello al viento, con las manos que quieren dibujar ilusiones y la voz que, brota de tu pecho, entonando voluntariosa la melodía que de joven me despertaba cada mañana.
Sabes que no me gusta hablar de olvidos, pero debo confesarte que añoro poder hablar de recuerdos, sin importar siquiera que estos estén llenos de nostalgias y melancolías, sólo hablar de recuerdos; de aquellos días en que el calor dibujaba sobre tu rostro esa estela de colores que iluminaba tanto tu sonrisa, días en los que la mañana parecía hacerse eterna, y que te descubría frente al espejo, cuando apenas empezaban a brotar en tu mirada los primeros rayos de primavera, días en que la música del viento hacía gala en torno a tu figura, -menuda siempre-, y en que, las noches alumbradas por la luna, trataban inútilmente de descubrirte algún secreto que pudiera encadenarte. Tengo que aceptarlo, ¡nada pudo hacerlo!
Por eso ahora, después de que ha pasado tanto tiempo, al asomarme esta mañana al huerto de papá, y ver a lo lejos tu figura, y ver sobre todo tu paso lento, vuelvo a repetirte: María Magdalena sabes que no me gusta hablar de olvidos, no me gusta tampoco hablar de penas. Por eso voy a cerrar los ojos un momento, esperando que llegues a mí, y voy a seguir imaginando que tus manos siguen dibujando ilusiones, mientras depositas en mi mejilla un beso ligeramente más tronado.


© 2015 Oscar Mtz. Molina

Texto agregado el 12-04-2004, y leído por 293 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
18-06-2004 que buien texto...de verdad me encanto, sobre todo la forma narrada...besitos y estrellitas. lorenap
25-04-2004 Oscar, a veces se cumplen los textos que escribimos en tanta gente conocida. Este me ha hablado a mí, personalmente, de alguien a la que la memoria trae de vez en cuando. Esta frase que buena es, “Sabes que no me gusta hablar de olvidos, pero debo confesarte que añoro poder hablar de recuerdos, sin importar siquiera que estos estén llenos de nostalgias y melancolías”. Me ha parecido un acierto gigantesco, igual que el resto del relato. Abrazos. Gabrielly
12-04-2004 Oscar estimado amigo, has hecho una historia redonda. con una prosa limpia que camina sin titubeos, con musica de violines y percusiones para el ritmo. La historia es triste, inmensamente triste. muy buena ruben sendero
12-04-2004 Qué decirte si es una belleza... "Espero haberlo hecho bien" decís, lo hiciste de maravillas, se me han llenado los ojos de lágrimas con esta historia. Preciosa. Un beso enorme. MCavalieri
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]