TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / uleiru / Grito desesperado

[C:341809]

Cierto día me encontré
A un amigo de la infancia,
Con curiosidad le pregunte,
Porque andaba en la vagancia.

Me miró con mucho rencor
Y gritando contestó:
¡Nunca me han dado amor,
El mundo me despreció!

Desde que era un pequeño
Mis papás nunca me abrazaron,
Y como perro sin dueño,
Muy solito me dejaron.

Nunca recibí un “Te quiero”,
Tampoco un cariñoso beso,
El cariño más sincero,
lo recibí de mi perro.

Mis padres no tenían tiempo,
Preferían ganar dinero,
Recuerdo yo esos momentos,
Me sentía un prisionero.

Me eduqué yo en la calle,
Me aconsejaron “Los amigos”,
Así comencé a drogarme,
Para olvidar los castigos.

Porque eso si lo recuerdo,
Mis padres me castigaban,
Me golpeaban en el cuerpo,
Con lo que ellos encontraban.

Sus castigos eran crueles,
Mi manitas lastimaban,
No podía responderles,
pues tanto me despreciaban.

Hoy tengo mil cicatrices
En toditito mi cuerpo,
Y se quedaron raíces,
Que conservo y aún las siento

Pero los golpes no duelen,
Duelen más las palabras,
Me decían cosas muy crueles,
Que mi oído taladraban.

Yo viví tanto martirio,
Al lado de aquellos mis viejos,
Y todo por ser tan niño,
Y no seguir sus consejos.

Recuerdo una mañana,
Cuando llegué a comer,
Mi mamá estaba enojada,
Y me quemó con el café.

Mis manitas destrozadas,
Sólo pedían amor,
Quería que me acariciaras,
Ven mamita por favor.

Hoy que ha pasado el tiempo
Y que ya estoy tan perdido,
Amigo, yo lo comprendo,
y de verdad lo lamento.

Me consumo en la droga,
Me consumo en el alcohol,
Nadie me da para la cruda,
Me desprecian como soy.

Yo crecí con amargura,
El odio fue mi compañero,
No amé a ninguna criatura,
Sólo adoraba el dinero.

Un día lloraba mi madre
Cuando caí a la perdición,
Me porté como un cobarde,
Y le dije una maldición.

Usted me tiró a los vicios,
Pues nunca estuvo conmigo,
Necesitaba cariño,
y me mandó al precipicio.

Ella bajo su mirada
Y de rodillas se puso,
Y ni así la perdonaba,
Aquel resentido hijo.

Su madre ya está en el cielo,
De allá da su bendición,
Y aquí anda mi amigo,
sumido en la perdición

Muchos años han pasado
Con bajadas y subidas,
Siempre anda alcoholizado
Y hoy también tiene Sida.

Ha destrozado mil hogares,
Se ha burlado de mujeres,
No tiene él amistades,
Ni cumple con sus deberes.

Ahí se encuentra tirado
En esa sucia banqueta,
Toditos lo han despreciado,
No tare su sucia chaqueta.

Yo me llevado un chasco,
Pues lo veo hoy muy flaco,
Muchos le demuestran asco,
y no le ofrecen un taco.

Y nadie se apiada de aquel,
Que de niño no hacía nada.
su destino fue tan cruel,
tiene frío de madrugada.

Nada le cubre el frío
En las noches de invierno,
Y parece que lo he oído,
Que le habla al padre eterno.

¡ Ya recógeme Señor,
Pues ya no quiero vivir!
Ya he hecho mucho daño,
Nadie se acuerda de mi.

Pobrecito de mi amigo,
Nadie le dio cariño,
Y a causa de tanto castigo,
Hicieron infeliz al niño.

Él no es el culpable
De los crímenes cometidos,
A nadie debe culparse,
No te sientas aludido.

Esta historia es verdadera
Y se repite día a día,
Aún hay jóvenes afuera,
que lloran en esta vida.

Siguen vagando sin rumbo,
Sin consuelo ni esperanza,
Y rodando por el mundo,
Sólo deseando venganza.

Por eso padres que escuchan,
Les quiero pedir un favor,
A sus hijos no destruyan,
Regálenles mucho amor.

No vaya ser que suceda
Algo como esta historia,
Rescaten lo que se pueda,
Aún es tiempo de gloria.

Hay que tener mil amores
Para dárselo a los hijos,
Que no pierdan los valores,
En ese mundo maldito.

Y si diriges sus pasos
Y alivianas su peso,
Recibirás mil abrazos
Y un tierno beso.

Aún es tiempo de cambiar,
Mamita no me desprecies,
Yo te quiero acariciar,
Y que también tú me beses.

A ti que has escuchado,
No desatiendas el consejo,
Si no serás transformado
En un amargado viejo.

Compañero yo espero
Que seas como el Señor,
Que siempre tenía el “ te quiero”
Y siempre regalaba amor.

Este es un canto de niño,
Un canto desesperado,
Que clamaba el cariño,
De sus padres adorados.





Texto agregado el 11-03-2008, y leído por 272 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
11-05-2009 Un tema muy triste y real. Las cicatrices del cuerpo pueden curarse, las del alma no. marimar
15-03-2008 Muy interesante, y ejemplar historia que ilustra sobre los efectos que ocasionan la carencia de amor de los padres, en los hijos. Todo plasmado en exquisitas y perfectas rimas. Te felicito. 5* Yetsenia
15-03-2008 una HISTORIA...QUE CAUSA DEMASIADA TRISTEZA...DESERIA QUE NO FUERA REALIDAD....PERO EXISTEN..LAMENTABLEMENTE....SE QUE....SU PERDON LO LLEVARA HASTA AQUEL PARAISO QUE NUNCA VIVIO...BESOS evagnf
14-03-2008 Que conmovedor amigo.¿Como pueden esos seres que le dieron la vida llevarlo a ese estado? realmente a veces existen personas que nunca debieron ser padres.No tienen corazón para ello.Destrozaron la vida de ese ser. IUn poema excelente******** Besitos Victoria 6236013
13-03-2008 Hermoso y verídico 5* natalii
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]