TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Wenl / II.- Orlando (Angie)

[C:342380]

//Orlando//

II.-Orlando

"El vacío absoluto de la muerte"

Siempre se había sentido intrigado por aquél silencioso bosque, incluso desde antes que saliera de él un ejército de desconocidos y sedientos monstruos y él formara parte del menú.
Orlando se sentaba en su balcón a observar desde lejos los oscuros árboles, siempre sospechando y esperando.

Angie salió de su casa y caminó lentamente a través del patio, y como era la primera vez que la veía salir tan tarde, la siguió con atención por entre las elaboradas barras, manteniéndose tenso por si decidiera mirar en su dirección, su mente le reclamaba que no era necesaria tal precaución, pero otra voz, oculta y sombría insistía en que no bajara la guardia, y, por supuesto, ésta última era quien siempre tenía la razón.

Su vecina era muda, y al igual que él tenía siete años, la había visto siempre desde lejos en las reuniones del té, donde disfrutaban de todo tipo de delicias, luego, mientras se conversaban cosas de adultos, los niños se divertían inocentemente en los amplios jardines. Sólo dos no participaban de aquellos juegos, Angie se mantenía distante, encogida en cualquier rincón con la mirada perdida y el rostro inexpresivo. Y Orlando en el extremo opuesto, sobre algún árbol, analizaba los diferentes comportamientos a la vez que ojeaba un libro. Fue en esos días que su curiosidad por el pasado surgió y empezó a mirar a las personas con especial interés.

Por un lado muchas niñas intentaron acercarse a Angie, por lástima o por simpatía, pues como se obstinaba en pregonar su madre, parecía un ángel; era muy blanca, de ojos azules y cabello negro y liso, eso, junto con los elaborados y ostentosos vestidos en blanco y rosado que parecían ser la única ocupación de su progenitora, le daban el aspecto de una de aquellas criaturas retratadas por antiguos pinceles. Pero Angie fue inflexible, ignoró a todas las niñas que se le acercaron hasta que éstas se aburrieron y la dejaron en paz.

Por su parte, Orlando no tuvo necesidad de ignorar a nadie porque jamás un niño se le acercó para invitarlo a algún juego, todos se mantenían a una distancia prudente de dónde él estuviese y esquivaban rápidamente su mirada si llegaban a encontrarla; lo cual le parecía bastante bien porque sólo deseaba observar todo en silencio. La sombra que habitaba en sus ojos era la causa y más tarde un hombre daría con la frase justa
- El vacío absoluto de la muerte acecha tras ellos, siempre esperando para atacar.

Pero aquella sociedad había olvidado el significado de la palabra muerte, su real alcance.
Se hallaba ahora en la misma posición, medio escondido mirando a su pequeña vecina avanzar sola entre las luces azules y blancas que acentuaban su apariencia angelical hasta hacerla perturbadora. La vio llegar hasta el final del patio y sujetarse con fuerza a las rejas blancas que la separaban del bosque como si quisiera atravesar aquél obstáculo y perderse en las tinieblas

"Con sus amigos"

...y aunque no podía ver su cara le pareció que intentaba hablarle a los árboles o a algo más. De repente, como si hubiera recobrado la razón Angie de dio vuelta y regresó a su casa.

- Amigos? - Murmuró - Esa niña tendrá amigos cuando yo los tenga.

Y aún con la sonrisa en los labios volvió a apoyarse en el barandal a contemplar la oscuridad.
Conocía la historia, la conocía muy bien y la había escuchado suficientes veces como para entender su real significado, la señora Bell se había encargado de esparcir la noticia del "milagroso" nacimiento de su única hija y con mucho orgullo por cierto.
- Le pusimos Angie por que es nuestro ángel - empezaba a veces - nació con dos deformaciones parecidas a pequeñas alas en la espalda como si se hubiese estado convirtiendo en ángel antes de nacer - o con alguna otra frase parecida y se desviaba por detalles exagerados y otros inventados a última hora.
Pero la verdad su madre obviamente no la conocía, pero ella, lo sabría?
Orlando se quedó inmóvil examinando el bosque por unos instantes más sin saber qué esperaba, la voz no había vuelto a advertirle nada.
Luego de unos segundos sintió un escalofrío, tuvo la certeza de que había algo ahí dentro... algo que la había escuchado.

Texto agregado el 14-03-2008, y leído por 135 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
19-03-2008 Muy bueno!!! te sigo... naiviv
14-03-2008 Manejas el suspenso muy bien, eres muy descriptiva, tienes buena ortografía y el tema, del tema te hablaré cuando se presenten más pruebas que formen su todo, hasta ahora.......5, muy bueno on-line
14-03-2008 A ver me espero, al siguiente capitulo (terminalo!!!!!!)5* losergirl
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]