TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El viejo ermitaño

[C:34359]





Anciano y solterón, Alcibíades se había transformado con los años en un verdadero ermitaño que decidió, un lejano día, no abandonar jamás su vetusta residencia. Dentro de esas cuatro paredes se paseaba día y noche como un fantasma gruñón y sus vecinos podían contemplar a través de los viejos ventanales su silueta encorvada que recorría las desocupadas habitaciones hasta altas horas de la noche.

Durante el día, los muchachos apedreaban los ventanales provocando la ira del anciano, quien, escoba en ristre, amagaba perseguirlos, provocando el jolgorio de esos rapaces.

El odio fue creciendo en el pecho de Alcibíades. El mundo era para el un estorbo y Florinda, una viejecita muy animosa, la única persona con la que el anciano tenía una precaria relación, ya que era la que le cocinaba, aseaba sus habitaciones y le lavaba sus escasas vestimentas, le recomendaba que se cambiara de domicilio, que aquello era demasiado grande para él y que estaría más cómodo en una pensión. El viejo montaba en cólera y la despedía a grandes voces por lo que consideraba un verdadero insulto. Florinda era perseverante, sin embargo y regresaba cada cierto tiempo para realizar sus labores, haciendo oídos sordos a las recriminaciones del anciano.

Alcibíades no tenía familiares y si los había jamás se presentaron en la residencia. A veces se ponía conversador y sentados a la mesa, frente a una taza de café, ambos ancianos comenzaban a hilar recuerdos y entonces la casa parecía renacer, los deslavados cuadros de los antepasados restallaban nuevos fulgores y el papel tapiz recobraba su antiguo colorido.

Florinda enfermó de gravedad y estuvo hospitalizada casi un mes en un nosocomio para indigentes. Cuando se recuperó, era un espectro enflaquecido que -aún así- y conmovedoramente fiel a su gruñón amigo, llegó a duras penas a la vieja mansión. Alcibíades la recibió con grandes muestras de cariño, no le permitió realizar ninguna labor y para su asombro, le sirvió una sustanciosa sopa que tuvo el mérito de revitalizarla.

Cierta noche, cuando descansaban junto a la chimenea, un estrépito de vidrios quebrados y las risotadas insultantes de los mocosos, los estremeció. Alcibíades se levantó como pudo, agarró una especie de mazo que conservaba detrás de la puerta e intentó salir en una infructuosa persecución tras los rapaces. No alcanzó a dar un par de pasos y cayó de bruces sobre la estropeada alfombra. La vieja se apresuró a auxiliarlo pero ya era demasiado tarde. Alcibíades, consciente que había llegado su hora, tomó con desesperación la huesuda mano de Florinda y le susurró unas cuantas palabras. La vieja, con los ojos empañados por el llanto, asintió y cuando el anciano lanzó su último suspiro, ella, piadosamente, le cerró sus ojos.

La figura del anciano se dibuja todas las noches a través de los desvencijados ventanales. Cada vez parece más encorvado y según cuentan los vecinos, ya no se asoma cuando los muchachos lanzan las consabidas pedradas. Cuando cae la noche, renueva las flores del túmulo que apareció cierta noche en un oculto rincón de las enmarañadas enredaderas que circundan el desolado patio…








Texto agregado el 13-04-2004, y leído por 409 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
14-04-2004 mira que disfruté leyendo barrasus
13-04-2004 Ohhhhh, que bella la historia, como Florinda cumple con la última voluntad del anciano, es tierna, dulce y dice tanto, tanto... yoria
13-04-2004 Afloran tus sentimientos más puros, precioso, mis besos AnaCecilia
13-04-2004 que bello mi dulce amigo, personajes divinos. Estrellas para Florinda que saco al ermitaño de su encierro y estrellas para él por darse una oportunidad, duro poco pero fue. Estrellas para tí siempre anemona
13-04-2004 El volver del espíritu a su lugar en la tierra, aunque ermitaño tenía sus afectos y reconocimientos por la anciana que lo cuidaba. Una narración original, entretenida, muy bien escrita , un personaje de cuentos, realmente ,y un final para divagar con la imaginación, el túmulo con flores, ¿ sería su tumba ?. Muchas gracias por poderlo leer y 5 *a la memoria del anciano ermitaño. Ignacia
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]