TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / MarMaga / CONSECUENCIAS DE UNA PELUSA AMARILLA (MAGIAS)

[C:343969]

CONSECUENCIAS DE UNA PELUSA AMARILLA (MAGIAS)



En un momento dado se puso a pensar en que momento el suelo comenzó a transformarse paulatinamente en una superficie más donde apoyar libros, y papeles y vasos y ropa. Una biblioteca, estantes, mueblecitos de toda orden pululaban por el micro mono ambiente (mono tití, pensaba con sorna). “La verdad que me podría organizar un poco che, esto asi no da. No se puede ni caminar”. Claro que todo esto lo pensaba con el secarropa que pesaba una tonelada a upa, y sin tener la menor idea de donde ponerlo. Pero de todos modos, ya se podía considerar un avance el hecho de que dejara de echarle la culpa a una necesidad de “caos creativo”: ella era despelotada y el departamento era chico. Punto.
De todos modos, había algo mágico en sorprenderse constantemente. Al pasar al lado de una pila de libros de camino a la heladera, siempre encontraba, mirando de soslayo, algo interesante. A veces todo un libro, a veces una figurita en la tapa, una pelusita que se escapa entre las paginas 128 y 129, un cinta azul a modo de señalador. Y era agarrar el libro y llevarlo hasta la cama/sillón/perchero y mirarlo o leerlo o tocar la cinta azul con la yema de los dedos. Esos eran momentos de comunión con su real esencia, y quien no lo respetara...quien no lo respetara, bien podría estar en lo cierto, pero para ella funcionaba en varios niveles.
Esas magias también dependían de otras cosas. Por ejemplo, no daba lo mismo encontrar una foto vieja que una pelusa amarilla dentro de la caja de los pinceles.
La foto vieja suscitaba un recuerdo concreto, una emoción directa y las mas de las veces una sonrisa amarga: esas sonrisas que dibujan en el aire un momento maravilloso que no volverá por nada en el mundo.
La pelusa amarilla, en cambio, trae consigo un minúsculo manantial de imágenes que le van cerrando los ojos despacio. Letra por letra, se van formando palabritas en esa cavidad oscura y húmeda entre el paladar y la lengua. Las saborea o las escupe o las traga. Mas abajo, a la altura de las manos (que ya no sostienen la pelusa amarilla, esta puede haber ido a parar a la punta de su nariz o yacer sobre su falda perezosamente) un cosquilleo rítmico y suave comienza a apoderarse de sus palmas en primer lugar, para luego estremecer sus muñecas perfumadas con Ultravioleta o limpiavidrios, de acuerdo a la ocasión.
Asi pinta y dibuja o escribe o hace esculturas o saca fotos o cocina.
Una pelusa amarilla o un pedacito de tela azul (un trocito de tela rojo la perturba profundamente: siempre sabe que no es ella quien debería haberlo encontrado y que el pedacito de tela cruzo un mar esquivando a una chica en un puente que ahora tendrá mala suerte si no encuentra otro) suscitan un pequeño relato o un cuento largísimo o un dibujo en una servilleta al igual que una lamina en carbonilla. Quizás una escapada a hacer fotos.
Pero esas no son las verdaderas magias. Se trata de meros accidentes que le ocurren a menudo y que tienen el mismo efecto que un accidente.
No solo de eso dependen estas magicas horas. La posibilidad de que el hechizo se concrete también depende de la hora que la clepsidra sentencie. Y, si por el ventanal de al lado de la cama/sillón/perchero, se filtra el sol entibiando una tarde de invierno, mejor aún.
Es asi como con palabras en la boca, con los ojos cerrados por el peso de los manantiales diminutos e incorporeos y las manos desvanecidas por formas potenciales, la quietud se apodera del entorno y la magia se presenta.
Asi, es como se duerme la siesta.


MarMaga (alias: Marianela Daraio)

Texto agregado el 24-03-2008, y leído por 478 visitantes. (14 votos)


Lectores Opinan
02-12-2010 Para qué voy a agregar más palabras: Maestra! nanchogalarreta
06-06-2008 Lo cotidiano, gris y desteñido, se viste de gala con luces y diamantes cuando lo toca el verbo mágico de tu talento. Más que felicitarte, me rindo ante tu magia cotidiana. 5* ZEPOL
04-06-2008 Extraño, pero suave. Sobre todo el final. Gatoazul
03-06-2008 ja, me gusto desde el titulo... arcano20
29-05-2008 Hay una gran virtud; relatar con poesía la rutina cortidiana. Y lo haz logrado plenamente. No quedan dudas de tu superlativa condición literaria. Muy bueno. leobrizuela
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]