TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / doratar / La película del monstruo del coche del cadáver peinado (ENTELEQUIA)

[C:34585]

Una cuerda un tanto gruesa, mantenía los altavoces bien sujetos a dos paredes en aquella pequeña habitación, toda azul. Azules eran sus cuatro paredes; de un azul más claro, casi cielo, era su techo; de un azul intenso, poroso, invisible en él el paso del tiempo, era el quicio de la puerta, amanerado, preciosamente veteado y, desde un verde claro, enervante hilvanadora de una tenue y trémula luz verdosa, esperaba, tácita ella, la puerta.
Bajo una tenue y trémula luz verdosa, no se podía avistar ventana alguna en las paredes de aquella habitación.
Sólo un judío salió de entre las sombras, lo adiviné por su aguileña nariz. Éste oteó entre las umbras, entre las penumbras, frunció el ceño, se ajustó la mano sobre las cejas a modo de parasol y... nada.
Jimi Hendrix, desde las atadas alturas, comenzó a tocar su guitarra, sobre libertad y otras panaceas.
Una ráfaga recorrió la habitación azul; se tornó roja ante aquellos arpegios del cadáver, y con sólo una mirada ávida, innecesaria ya la lupa del escrutinio, cualquiera con rostro, peinado, impoluto traje, de hombre, se daría cuenta que seguía estático, en una misma habitación, ahora roja.
Sonó una campanada. Luego, otra. Luego, otra.
El judío tembló sintiendo su porvenir en los huesos. Se abrazó y pensó en aquella huella dactilar. Deseaba estar en un monte ahora, lejos del castillo; arrojar el reloj de su padre allá, en algún lugar remoto. Anhelaba descorrer aquellas cortinas, como quien detiene una película y necesita más luz que guíe su búsqueda de cerveza; y ver una habitación azul.
Una comisión, necesito una comisión más y, dijo un judío en una habitación roja con una silla eléctrica en su epicentro, donde sólo una enmohecida manta daba lustre, podré comprarme ese nuevo coche.
Una ráfaga recorrió la habitación roja; aún con los párpados cerrados pensó, No soy un monstruo, no soy un monstruo.
Abrió sus ojos. Tras su aguileña nariz, el público le miraba, expectante. Endiabladamente tenso.
Cerró sus ojos, de nuevo. Y pensó, Sólo falta el detective.

Texto agregado el 15-04-2004, y leído por 151 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
07-06-2004 pués a mí desde el título hasta el final me ha dado mucha risa, así q te pongo 4 estrellas judías entre tanta luz de neón, shalom! Vihima
30-04-2004 Y dijo "Shalom" mientras se alejaba en su Cadillac pintado de los colores de la bandera israelí y Eminem a toda pastilla... Esa peli la he visto. saludos. Nomecreona
16-04-2004 Una pequeña paranoia... echadle un poco de imaginación. doratar
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]