TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / milonga / EL TURCO

[C:34678]

EL TURCO

Al llegar a ese pueblo no-tenia la menor idea de donde me alojaría, así que, comencé la búsqueda haciendo averiguaciones sobre casas en alquiler y mi decepción fue mayúscula cuando al hacer el balance comprobé que solo había una posibilidad, la casa que anteriormente ocupara la persona que yo iba a reemplazar. Eso no era lo decepcionante en sì sino que, daba la magnitud de lo paupèrrima de la localidad. No tuve otra opciòn.
Al propietario los lugareños lo apodaban “ el Turco”- que no lo era realmente sino Siriolibanès – por esa maldita costumbre argentina de ponerle mote a todo extranjero, como Ruso, Tano, Gringo o Gallego.
El Turco era un hombre grande, de edad y dimensiones, algo desaliñado y vivía y tenia un negocio de mueblería justo al lado de la casa que alquilaba. Me recibiò muy atento
-¿Vos sos el nuevo?-
-Te vuà mostrar casa –
Comenzò por el frente
-Falta terminaciòn, te harè un frente di lujo
Efectivamente, aun el frente no estaba terminado y solo tenìa un revoque grueso.
-Acà puedes hacer fiestas.
Sé referìa al living-comedor de grandes dimensiones, le respondì:
-No, solo quiero la vivienda para vivir con mi familia, no para hacer fiesta alguna.
Luego recorrì los dormitorios, el baño y el garaje y caì en la cuenta que algo faltaba.
-¿ Còmo y la cocina, donde està?
-¡ Esa es!
Me señalaba una pequeña construcciòn retirada unos diez metros del resto de la casa.
-¡ No puede ser, como la cocina esta tan lejos!, Reaccionè.
-¡ Es que a mi no gusta olor a comida en la casa!
-¡Pero cuando llueve¿ Què pasa? Le dije
-Buedes usar baraguas, si no tienes. Te lo vendo.
-¿Y cuando hace frìo, la comida se enfrìa hasta llegar al comedor?
-La calientas en la estufa.
-¡Rìdiculo! -Dije ya algo enojado
-¡Asì que, hace la cocina lejos porque no le gusta el olor a comida, con ese criterio el baño lo deberìa haber hecho a cinco quilòmetros; me ofrece venderme un paraguas cuando llueve y usar un estufa para cuando hace frìo, no pretenderà venderme tambièn la estufa!
-Si vos no tenìs, yo vendo estufas.
-¡Noo! Dije.
Tal vez algo en el tono de mi voz, alertò al turco que el horno no estaba para bollos, asì que sumisamente dijo.
-Vos no breocubarte, cuando llegues con familia vas a encontrar otra casa. Harè un frente de lujo, el mejor del bueblo, colocarè un gran calefactor en casa y techarè baso hasta cocina y bintarè todo.
Cumpliò a su manera, cuando lleguè con mi familia la casa era otra. Al frente le habìa aplicado un revoque mezclado con vidrio molido y como brillaba ese era su concepto de lujoso; En el comedor habìa instalado un calefactor de grandes dimensiones propio de una fàbrica; Habìa construìdo un alero entre la cocina y el resto de la casa y habìa pintado si, la cocina de fucsia, el comedor de azul elèctrico, un cuarto de ocre y el otro rosa fuerte. A mi mujer casi le da un ataque cardíaco.
No obstante, pensando que estarìamos poco tiempo en el lugar nos hicimos la idea de convivir entre esa desopilante muestra de impresionismo y mal gusto.
Era un buen hombre, todas las tardes al regreso de mi trabajo me esperaba en la puerta de la mueblerìa y me decìa:
-¡Basa a tomar cafè!
Preparaba el cafè a la turca màs rico que haya probado en mi vida y comenzaba a contarme anècdotas de su llegada al paìs, sus primeros años y como fue aprendiendo a sobrevivir en este paìs.
-Mi nombre verdadero es Abdullah Charchut, pero en aduana lo cambiaron y me pusieron Josè Mitre y no sabìa yo, ya que no escribìa ni leìa, era muy bruto, decia..
-¡Còmo serìa de bruto que no sabìa contar!, un dìa quise comprar ovejas y como no sabìa me parè en la tranquera del campo con bolsa de monedas y por cada oveja que pasaba yo le daba una moneda al vendedor!
-Brimeros años fueron muy difìciles, un tìo me daba cuchillos, sàbanas, beines, beinetas, forros, camisas y alpargatas y salìa a vender al campo.
Tenìa un temor absurdo, me decìa constantemente..
-¡Me vuà a fundir los negocios van mal!
Cuando tuve que marcharme del pueblo me vaticinò
-¡Tu vas a tener una buena vida, Alà te sonrìe!
Luego de algunos años supe que se habìa suicidado en una gran depresiòn, creyèndose en bancarrota.
Vaya mi recuerdo al amigo Josè...Abdullah o como se llamara


Copyright ©: Carlos Josè Dìaz Amestoy

Texto agregado el 15-04-2004, y leído por 83 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]