TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_columna / Borceguíes 2004: La bayoneta democrática (En un viernes de “Fulbito para la Tribuna”) –Por El_Galo

[C:34736]




El anunció sorprendió por el ánimo de soltura con el que fue realizado: las Fuerzas Armadas argentinas prestarán servicios de logística y apoyo técnico a la policía de la provincia de Buenos Aires. El argumento sostenido: disminuir el alto nivel de inseguridad que, por estos momentos, azota a la región de mayor densidad poblacional del país y verdadero motor económico de la nación. De esta forma, y tras superar a otros intentos desarticulados por la oposición generalizada, el cuerpo militar vuelve a ocupar el rol de partícipe activo en asuntos que sólo forman parte de la esfera civil.

Ante tal medida política, hubo quienes cuestionaron la posible eficacia de tan sospechosa habilitación, mientras que otros, por el contrario, argumentaron que las Fuerzas Armadas ya contaban con la madurez suficiente como para intervenir en conflictos internos. Por fortuna, una amplia mayoría rememoró, con suma fidelidad, las atrocidades cometidas por los bloques castrenses tanto en épocas de dictadura como en procesos democráticos. Atrocidades que no hicieron más que confirmar la perpetua incompetencia que distingue a las milicias argentinas. Las prácticas de terrorismo de Estado, la aplicación sangrienta de un modelo neoliberal, de cuya implementación hoy el país paga las consecuencias, y un sistema de corrupción corporativa, son algunos de los preceptos que muchos se encargaron de reactualizar al conocer el anuncio oficial. Preceptos que ciertas minorías olvidaron al celebrar, con triste infantilismo, las erróneas propuestas de “mano dura” que ciertos dirigentes impulsan continuamente con el objeto de paliar a una delincuencia que los tiene, sin lugar a dudas, como fuente de origen.

Es allí donde puede apreciarse al huevo que dio origen a la serpiente: el Estado. Un Estado que integramos todos, pero que a veces simula ser propiedad de tan sólo unos pocos. Una estructura que malgasta sus recaudaciones en eternas prácticas electorales y estrategias de asistencialismo indiscriminado, para evitar de esta manera asumir un compromiso ineludible: brindar educación, salud y trabajo a la población del país. Dicho de otra forma, implementar las medidas que son inherentes a toda nación moderna. Por el contrario, se continúa con la política obsoleta y oportuna de atacar al enfermo en lugar de combatir a la enfermedad. Así, se pueblan las calles de policías, se quita el seguro a las armas, y se entretiene a una opinión pública doblegada por el miedo y la confusión.

Finalmente, ahora son incorporadas las Fuerzas Armadas a este poco feliz carnaval de desaciertos. La pregunta es: ¿Cruzada argentina contra la inseguridad o maniobra gubernamental para evitar el descrédito? Esta problemática, además, permite descubrir otro punto oscuro: las alianzas de poder. Ante una mediática “depuración”, realizada hace muy poco tiempo, de los cuerpos de seguridad nacional, ahora llega el momento de las compensaciones. Porque nada es gratuito en este mundo, y porque los golpes de Estado no representan una rareza en la historia de la Argentina. Por consiguiente, se pasa a retiro a cientos de militares y policías pero, simultáneamente, se permite que los cargos vacantes sean ocupados por lugartenientes de aquellos que han sido desplazados. Así, en lugar de “depurarse”, las instituciones armadas se fortalecen merced a la continuidad de una infinidad de linajes que las han transformado, durante décadas, en reductos que sólo dan cobijo a la deshonestidad, y la ausencia de toda ética y profesionalismo.

Planteada de esta manera, la inseguridad se devela como un juego perverso de ventajas y desventajas. De oportunismo y preocupación, pero todos en el campo de lo económico-político. Hoy las Fuerzas Armadas otorgan su apoyo a la policía. Las voces beneficiadas sostienen que sólo se trata de helicópteros y camiones, pero a veces hay que hacer el esfuerzo y ver más allá de lo explícito. Leer entrelíneas. Estar alertas y no confundir a la tranquilidad con el sueño. Porque sino, de manera imprevista, una noche puede despertarnos, como en otros tiempos, un sonido seco y persistente: el que emiten las culatas de los fusiles al intentar derribar una puerta cualquiera a las 4 de la mañana. Y el pasado, ese desgraciado film de horror, volverá a proyectarse en nuestras pantallas corporales en búsqueda de desbarrancar, sin contemplación alguna, a todo atisbo de futuro.



Patricio Eleisegui

El_Galo

Texto agregado el 16-04-2004, y leído por 387 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
19-04-2004 A mi también me parece que argentina no tiene marcha atras, de momento. La existencia de un elercito siempre supone un cierto riesgo, porque si no existen los enemigos, se lo inventan; nuestro caso en Irak o el vuestro, aun mas sangrante. Aunque hay algo de esperanza; también existió "la revoluciób de los claveles" en Portugal y existe Costa Rica, sin ejército. Saludos. nomecreona
16-04-2004 Bueno Patricio, en España desde hace unas semanas el ejercito vigila vias de tren, embalses, centrales nucleares y otros centros estratégicos, la gente lo ve con normalidad pero si se hubiera hecho traspasar poco tiempo del golpe de Estado de 1981 también nos hubieramos llevado las manos a la cabeza, es un tema peliagudo y todo depende de la madurez democrática que tengan las fuerzas armadas, ¿ las de Argentina tienen esa madurez ?, sospecho que no lo crees y me gustaría que te equivocaras pero desde la lejanía me atrevería a decir una cosa, en Argentina no hay ya marcha atrás, tu pueblo no lo permitiría y otros desde la lejanía tampoco. Estupenda reflexión. barrasus
16-04-2004 Su análisis es muy interesante. Correr el eje de la información y desde allí deslizar la opinión es algo que manejaba con mucho acierto Jacobo Timermann, cuando su diario "La Opinión", era todo una columan de la misma. En lo no dicho, hay tanta fuerza como en lo expreso aquí, no ha mencionado entre las obligaciones ineludibles del estado:la Justicia. Creo que no es porque sí, sino justamente porque es la gran ausente.Estupenda columna, hoy sólo queda fuera el comentario de Arsenal-Sarandí, vamos mejor, la proxima será alguna efemérides, y para la otra entraremos justo. Un abrazo, Gracias por compartirla hache
16-04-2004 Dios nos libre de algo así. No quiero seguir llorando por Argentina. margarita-zamudio
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]