TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ele_angel / Cuento (dedicado a Barbas)

[C:34960]

Fue hace muchos años, en pleno verano, cuando al fin llegaban las ansiadas vacaciones. Ella era una niña taciturna, algo callada, pero muy feliz. Su madre cada verano le permitía, junto a sus hermanos, pasar unos días en el campo de los tíos Juan y María. Los “viejitos” esperaban ansiosos la llegada de sus inquietos sobrinos, que eran su única compañía durante 15 de los 365 días del año.
Ni que decir tengo, las aventuras y correrías que tres “cándidas mentes” cual hazaña hora tras hora urdían. Como aquella tarde, en que el capataz de la hacienda llego sin aliento corriendo con los ojos que se salían.
- ¡¡Patrón, patrón!!... es la yegua, la Estrella, está pariendo-
- ¿Pero cómo? Si le faltan dos semanas, Seferino –
- No sé que pasó patroncito, pero la bestia esta pariendo...
Los tres chicuelos, escondidos en el granero se miraban asustados. Las niñas reprendían al hermano:
- Te dijimos Fernando, no la corras, porque esta esperando guagua.
- pero... yo no sabía, no pensé... y que vamos a hacer ahora?
- recemos, es lo único que podemos hacer pa’que la Estrella no se muera.
Con seguridad Dios se apiadó de estas tres “inocentes almas”, porque finalmente la Estrella y su potrillo se salvaron.
Eran días maravillosos de absoluta libertad e independencia, nada estaba prohibido. Era toda una aventura levantarse al amanecer y acompañar a Rosendo a ordeñar las vacas y tomar allí mismo un jarro de leche tibia... ¡Y el día de la trilla!, en que los privilegiados de correr los caballos “al anca” eran los tres pequeños... Imposible no recordar la esquila, corriendo tras las ovejas y obtener su lana para después lavarla en el río...Sin duda, los más lindos recuerdos de una niñez favorecida.

Pero de todos hay uno, que esta noche al revisar mis visitas en la pagina de “Los Cuentos” y encontrar tu comentario, me hizo volver la mente a los mágicos días de mi niñez, cuando cada mañana, me adelantaba a mis hermanos para recolectar cual fantástico hallazgo los huevos en una canasta, ¡qué gran aventura era descubrir los nidos a campo traviesa (como descubrir los mensajes) e ir recogiendo uno a uno los huevos!.

Gracias por hacerme recordar tan lindos momentos. Aaah!! Y recién ahora entiendo porque el tío Juan riendo decía cuando nos despedía hasta el año siguiente: “ No se imaginan cómo me alegro cuando llegan, pero mucho más me alegro cuando se van”.

Texto agregado el 17-04-2004, y leído por 158 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
30-04-2004 Momentos de infancia k no se van. Bello recuerdo, buena cuentera, dedicado perfectemente. BZS y 4 pelos menos para ti Barbas! KaReLI
18-04-2004 ¡Que maravilla de relato! Y de infancia, son sin duda recuerdos inolvidables... yoria
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]