TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Los señores de los infundios

[C:35401]






Enfadado por los continuos mensajes que recibía, todos ellos plagados de infundios y descalificaciones, Rey Albatros redactó una encendida diatriba contra los que el consideraba que eran algunos de sus enemigos, escudados detrás de tales nombres de fantasía. Caballo Blanco era el peor, le injuriaba con palabrotas propias de un escrito trazado a la rápida en la más infamante letrina. Pero Rey Albatros no dudaba un segundo que el autor de esas groserías era Lanzarote, un hipocritón escritor de segunda que el sabía que le tenía celos porque mantenía encendida correspondencia con Flor Nipona y que oficialmente se denominaba Rey Arturo. Este sujeto, en cuya fotografía aparecía del brazo de una oscura señora cincuentona, era lo que se denomina un ser políticamente correcto, tanto que parecía imposible que no tuviese una identidad oculta, pues de otro modo ya se habría transformado en un guiñapo a merced de las neuras. Este era el aspecto que tenía en cuenta Rey Albatros, su acérrimo enemigo. Esa mañana recibió un correo del boquisuelto de Lanzarote, conminándolo a abandonar el sitio so pena de ser devastado por la implacable crítica de su cohorte. El mensaje enviado primeramente por Rey Albatros chocó en plena carretera cibernética con el de Lanzarote, produciéndose una remolina que hizo colapsar todos los sistemas del mundo. El mentado apagón fue la noticia de todos los medios de comunicación del orbe y su enorme trascendencia originó la llamada Barrera de BG, abreviatura del nombre del gran hacedor de la más importante plataforma computacional y que era nada más ni nada menos que un artilugio creado para re-inpeccionar las señales originadas en los distintos puntos del planeta.

A todo esto, los mensajes injuriosos continuaban rebalsando el correo de Rey Albatros. Hasta que una pequeña luz se hizo en su disgustado cerebro. Todas las ofensas de Corazón de León adolecían de serias faltas ortográficas pero una de ellas era muy particular: por ejemplo, cuando aparecía la palabra añadir, el frustrado poeta colocaba aniadir, situación que se repetía en los mensajes de Rey Arturo y -ahora que reparaba en ello- también en los de Lanzarote. Esto bastó para que Rey Albatros tuviera las pruebas suficientes para confirmar que esa poco santísima trinidad era en realidad la misma nefasta y despreciable alimaña.

Respirando aires de triunfo, nuestro héroe se inspiró para escribir una épica y delirante carta que haría llegar ese mismo día al director general del espacio. En ella denunciaba todos los manejos orquestados por el empecinado rival y la multitud de descalificaciones que desde hacía mucho tiempo tenían por objeto ensuciar su honra.

El mensaje relumbraba en la pantalla: -Ja ja ja. Te crees un ser íntegro. Ja ja ja. A no ser por mis palabras no serías nadie. Hoy llegaste demasiado lejos, vocablo de mis vocablos, ilustre fantasma de fibra óptica, engendro creado por mis peores delirios. Pero ahora, al rebelarte, has firmado tu sentencia de muerte. J a ja ja. Antes de terminar de leer las últimas tres carcajadas virtuales, Rey Albatros comenzó a sentirse más liviano que de costumbre. Tuvo que desplomarse sobre una silla, puesto que las fuerzas comenzaban a flaquearle. Al agachar su cabeza, contempló horrorizado que su cuerpo comenzaba a esfumarse, que donde estaban sus piernas, sólo se vislumbraba el tapiz de la silla. Luego se fue borrando su torso, sus brazos, su cuello y finalmente toda su figura, desvanecido por algo parecido a un designio cibernético.

En una esquina de la pantalla aparecían las primeras palabras de una correspondencia que no alcanzó a terminar. Se leía allí: … y no es mi ánimo incomodarle, senior director…




Texto agregado el 20-04-2004, y leído por 224 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
21-04-2004 Excelente cuento...me recuerda al infame que sigue molestándome en mi libro de visitas! luga
21-04-2004 es un cuento de terror, lamentablemente real pero de terror, mis estrellas con mucho susto y mis besos todos todos anemona
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]