TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Balthamos / Hielo y cristal

[C:361048]

El tiempo se ha parado. Las manecillas del reloj esperan a que se pronuncien las palabras fatídicas para poder volver a avanzar. La última sílaba escapa de sus labios, expira en mis oídos y el reloj vuelve a hacer tac. El golpe del reloj que marca mi sentencia. Nunca imaginé que el sonido que causa la traición pudiese llegar a ser tan dulce. Una sonrisa amarga y forzada aparece en mi rostro. Tantos golpes me ha tenido que dar la vida y aun así sigo siendo incapaz de saber en quien confiar.

Todos los objetivos, todos los sueños y todas las esperanzas se las lleva el cálido aire del verano del Mediterráneo. Y a pesar del calor agobiante, un escalofrío recorre mi cuerpo mientras aparento que no pasa nada, que estoy feliz igual que los demás. Poco después el retrato de la hipocresía se acerca a mi y me susurra un “lo siento” del que soy el único testigo. Regresa con el resto, triunfante, con una sonrisa en el rostro, gracias a mi pasividad. Solo nosotros dos sabemos la verdad, pero si la contase sería mi sentencia definitiva.

Me alejo para no tener que actuar durante un rato y calmo los nervios. Los engranajes van encajando con un ruido sordo en mi cabeza. Y la furia va aflorando, no por mi, si no por lo que tendrá que pasar ella. Porque aunque yo haya ignorado inconscientemente lo que es él, siempre lo he sabido. Siempre he conocido su falta de ética y sentimientos. Su amor por la mentira y el engaño. Su juego sucio y su infinita falsedad.

De nuevo estoy pagando el precio de mi maldita cobardía. Otra pieza del puzle encuentra su lugar y de nuevo me junto con todos. Ya no hay furia, ni ira, ni miedo.

Solo queda la certeza de que no me volverá a pasar. Esta será la última vez que mi corazón se abra para recibir otra puñalada. La última vez que deposito mi fe ciega en alguien. Se acabó el pensar siempre lo mejor de cada uno. Otra vez volveré a buscar el abrazo de la amarga melancolía de la que nunca me debí separar. Regresar al frío invierno del que no debí partir. Sentir de nuevo la oscuridad de la soledad y congelar mis sentimientos en su ataúd de hielo y cristal. Esto será así hasta que me encuentre con la misma piedra y vuelva a tropezar una vez más.

Texto agregado el 09-07-2008, y leído por 158 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]