TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / luan / Llena de lunas

[C:361379]

Llena de lunas




Nunca conozco gente en los bares, o pubs. Nunca llegan mujeres a sentarse al lado de alguien solo. Pero cuando ocurre.
Llevaba 3 cervezas de litro, y me quedaban dos sin destapar. Alguien me tapó los ojos. Al sacar las manos, vi su cara. Era Bernardita aquella compañera de colegio, que nunca supe como decirle que me gustaba, hasta que se fue, sin decir nada.
Bernardita.
Nunca me imaginé algo así, era de película. Ella era tan inmaculada antes, tan bella, tan voluptuosa, la primera con cuerpo de mujer, alta. Seguía idéntica, un poco más sexy y más tostada.
Se tomó muchos tragos conmigo y pagó ella. Vendía propiedades, pero ganaba poco. Lo justo para vivir en una casita. Donde terminamos.
Estaba tan ebrio, que tomé agua para no vomitar. Lo malo fue que el alcohol bajó y me golpeo el estómago. Así que fui a cagar. Cuando estaba en eso. Se abrió la puerta y entro ella, se quedó parada frente a mí, se metió la mano en el pantalón y comenzó a masturbarse. Traté de pararme para follarla, pero no podía dejar de cagar. Esta imbécil, estaba excitadísima. Seguramente lo había planeado todo, y lo hacía con otros tipos, me había puesto seguramente un frasco de laxante, en partes pequeñas mientras me bebía los vasos.
De mi bolsillo saqué la salvación. Una pastilla de carbón. Bernardita iba por el tercer orgasmo cuando me hizo efecto, tenía los pantalones en las rodillas, y le chorreaba el jugo por los muslos. Como estaba sin pantalones todo fue muy rápido, simplemente se lo metí, y no dijo nada, hasta esbozó una sonrisa.

En el baño seguimos tirando, estaba todo pasado a mierda y me percaté que no me había limpiado. Pero seguí, todo lo que pude y más, quería destruirla pero ella era como caucho y no le pasaba nada, por más que le daba con todas las fuerzas. La volteé y seguí por el otro camino. Ella estaba en un éxtasis increíble, rezaba, incluso con la uña me dibujó unas cosas en la espalda. Seguí follando, una y otra vez con ella, yo cada vez era más fuerte, y ella más débil, yo ganaría al fin. Mis brazos eran columnas y mi cuerpo estaba hinchado, algo extraño me pasaba, me sentía un Aquiles en la cama.

Texto agregado el 12-07-2008, y leído por 134 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
09-09-2008 jajajajaja, pura y divina locura... que vivan los insttintos mas bajos.5* Alex_Draven
11-08-2008 me gusta tu desenvoltura a través del texto; pero quedé colgado cuando topé con su "punto final". Si bien existió ese medio donde tracé las líneas conductoras de la historia, esta urdía un desenlace algo más prolijo. no sé. anyway me gusta ese ventanal dnde expones tu piel pura y rebosante de alcohol; pero insisto en que podrías haber buscado un toque final que merodeara la falta de limpieza (anal) del weon; en fin es algo tuyo. bonne nuit el_rey
12-07-2008 demasiado pasional, totalmente desenfrenados los sentimientos ke no te dieron timepo de nada sino simplemente de perder la cordura y caer en el cuerpo de esta mujer buena narrativa... catanava
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]