TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / larmdo / El cuento...

[C:363903]

Me había limitado por tantos tropiezos y engaños, quise olvidar todo lo que me habían ocasionado, esperaba la llegada del verdadero amor, pero en repetidos encuentros destrozaban una y mil veces mi frágil corazón.

El viernes pasado, fui invitado a una gran fiesta a la que por supuesto no pensaba asistir, pues era ver lo mismo de siempre, el tolerar los malos chistes, a los cuates entrados en copas… Despees de pensarlo tanto, decidí asistir, pues, ¿qué podría pasar?

Al llegar, me di cuenta de que todo era como lo había imaginado, los saludos, el simple sentarse a comer mientras observaban el último video de moda y las aburridas pláticas acerca de cosas demasiado cotidianas; sabía que yo no encajaba ahí, pero consideraba una falta de respeto salir. Así pues, que con una excusa, caminé hasta el baño, dispuesto a permanecer en el hasta que algo más ingenioso se me ocurriera. De pronto… Escuché una voz desconocida, lleno de curiosidad, volví hasta la sala y mi sorpresa se incrementó al mirar su gran belleza, fue entonces que decidí crear una ilusión, imaginar que algo podría surgir en el principio de esa noche tan mágica, comencé a soñar que el encuentro era posible en un mundo tan perfecto y en donde solo nosotros dos podíamos existir… Y así fue, durante un largo rato bailamos, miré intensamente sus ojos, el los cuales se observaba un extraño destello, quizá emanado desde lo más recóndito de su ser.

Era tan especial el momento, que decidí sellar nuestro encuentro tocando sus labios contra los míos y en el acto su aliento embriagante narcotizó mis sentidos, transportándome hasta los límites desconocidos de la realidad, me sabía despierto entre la incomprensible penumbra de la fiesta. Continuamos bailando, pues sabia que como en todo cuento, al terminar la noche, terminaría el encanto… Tomé su cuerpo, lo estreché disfrutándolo con sinceridad, anhelando cada caricia, quedé extasiado. Ya no existía la fiesta.

Transcurrieron varias horas y logré fijar la idea de un quizá, de un mañana, trasformando el tiempo y el espacio, viviendo intensamente cada instante. Viví lo inimaginable durante este lapso, pero al querer continuar, el descuidado anfitrión, derramó una copa encima de mi; poco a poco todo volvió a su forma original, me había dado cuenta de la verdad, de que el sueño solo había sido producto de un argumento planeado para mi cuento y que permanecía aun tímido frente a lo que consideré una gran belleza del mundo.

Texto agregado el 30-07-2008, y leído por 81 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
15-10-2008 :O esta bonito ... darkknight16
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]