TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / petzenko / Decrepitos Superheroes (Linterna Verde no tanto)

[C:364024]

Un asteroide se dirige a la tierra. El fin del mundo tal como lo conocemos es inminente.
Las principales potencias tratan de buscar una solución al Apocalipsis. Pensadores de todo el mundo ensayan distintas teorías que expliquen una posible salida a semejante problema…
En su mansión, Bruno mira los noticieros preocupado y decide ser parte activa de la solución. Hacía mucho tiempo que nadie lo tenía en cuenta después de su intento fallido de atrapar a un carterista dentro de un ascensor. Los años pasan para todos y ya no era el mismo que en sus años mozos mantenía toda una ciudad en orden.
Tomó su vieja agenda y comenzó a llamar a viejos colegas para aunar fuerzas contra la amenaza.
Al primero en llamar fue a su compañero más inmediato del cual se había separado en malos términos.
Que haces Robin, habla Bruno...
Qué queres? -contesto tajante-.
¡Escucha infeliz! -replico enojado Bruno- ¡no te llamo para invitarte al cine! ¡Se viene el asteroide encima y pensé en convocar a los asociados a la Liga de Superhéroes que últimamente lo único que hacen es cobrar derechos de imagen a Hollywood!
¡Mira quien habla! Si no nos remataron la mansión fue por esos derechos que cobraste.
¿¿Perdón?? ¿¿Nos remataron la mansión?? ¡¡ME remataron querrás decir!!
¡Cómo sea! Tuviste que vender el Batimovil y cada vez que surgía una misión teníamos que tomar un autobús y siempre llegábamos tarde. Por lo menos Superman vuela, nosotros dependíamos del auto para llegar. ¿Y ahora queres parar un asteroide? Jajaja, ¡no me hagas reír!
¡Yo no cambio mas! ¡Para que te llame si vos no podes ni parar!...
¡Basta! No necesitas ser ordinario... te voy a ayudar a llamar al resto de los chicos para que se comuniquen con vos, pero no mas que eso. No quiero verte... verte me hace mal… snif... adiós.
El primero en comunicarse fue Linterna Verde.
¡¿Qué haces Batman como andas?! ¡Que alegría escucharte! Me entere que una vieja te quiso matar a escobazos por la campaña contra los murciélagos por la rabia, ¡¡ jajaja!!
Si, cosas que pasan... ¿y vos en que andas?
¿yo? Nada... que se yo, algunos trabajos temporarios. Me tengo que poner las pilas, ja! Ahora estoy en un cine de acomodador. El sueldo no es gran cosa pero con las propinas uno se las rebusca. El otro día vino la Mujer Maravilla con uno de sus nietos, vino a ver tu película, esta re gorda la loca, pero sigue teniendo esas tetas ¡ja!
Bueno, ¿te prendes en este asunto del asteroide?
¡Dale! Yo con el tema del cine cada vez que hay algún estreno me cruzo con alguno y le pido el teléfono así que te doy una mano y te paso los números para que llames. Al que veo seguido es a Hulk, trabaja de portero en una disco y vamos siempre a ver a los Celtics, lo seguimos a todos lados al verde.
Batman se siguió comunicando con el resto de los superhéroes.
Habló con Superman, que le contó que se había separado de su tercera mujer, que se caso con una estrella de Hollywood mucho menor y se había dedicado a la política y había hecho una alianza con Lex Lutor. Le contó que Acuaman trabajó algunos años en Mundo Marino hasta que le agarro Alsaimer y lo jubilaron, que lo ultimo que se entero fue que había ordenado telepáticamente que unas ballenas atacaran a la embarcación de Greenpace confundiéndola con un pesquero japonés; que el Capitán América intento derrocar a Fidel Castro en una pelea a bastonazos y al año murió de un infarto el 11 de Septiembre del 2001 entre otras cosas.
Todos quedaron en juntarse en el viejo palacio de la Liga de Superhéroes donde hoy funcionaba un local de Mac Donalds.
Así fue como de a uno fueron llegando los integrantes de la Liga: Superman con su manso hijo (supermansito). Mi mujer es muy celosa y la única manera de salir es trayendo al pibe -se excuso-Luego llegaron Hulk, Linterna Verde e Ironman que lucia una impecable recién lijada y con algunas manos de antióxido armadura voladora a GNC. -Y... la nafta esta cara -dijo avergonzado-.
Mas tarde llegó la Mujer Maravilla que fue demorada por la policía cuando caminaba con su minishort y sus botas de taco alto ¡Me confundieron con un travesti los estúpidos! -dijo enojada-.
Y por último, Batman rezongando por la demora del autobús.
Después se comer algunos combos y ponerse al tanto de sus vidas, recordaron la urgencia que los había convocado y planearon una estrategia.
Pongamos todos nuestros adminículos sobre la mesa y pensemos como podemos complementarlos junto a nuestros superpoderes para detener el asteroide. A ver vos! tu linterna… -le dijo Batman a Linterna Verde-.
¡Noooo, olvidate! La deje en casa, si la pierdo me echan del cine.
Tu lazo? -dirigiéndose a la Mujer Maravilla esta vez el hombre murciélago-.
¡Ay! No lo traje... se lo quedo mi nieta para saltar la soga, ji!
¡Vos Hulk! ¡Ponete nervioso, verde y grandote que como el Dr. Banner no nos servís para nada! -Increpó nervioso el murciélago-
Estoy tomando pastillas tranquilizantes, últimamente andaba muy nervioso y un colega me receto Alplax… imaginate que sino era un presupuesto en ropa.
A Ironman ni le pregunto. Estaba tratando vanamente de poner en marcha el motor de su vieja armadura.
¡Pero ninguno sirve para nada! -Grito desesperado Batman-
¡¿A ver vos gordo que tenes para ofrecer en ese Baticinturon?! -preguntó Linterna enojado-.
Luego de hacerse el distraído, con evasivas el hombre murcirelago corrió tímidamente su capa para revisar los compartimentos del cinto.
Una petaca de whisky barato, un viejo celular maltrecho, un juego de cuchillo y tenedor para el asado, pastillas para la presión y el reuma y pegamento para dentaduras postizas era lo que ofrecía el enmascarado.
Los embargó la desesperación y todos lo miraron a Superman.
¡Vos nos tenés que salvar! ¡Sos el único que no depende de factores externos para manifestar tus poderes!
Eeeehhh... no sé, que sé yo, lo que pasa es queee... vine con el pibe y... le dije a mi mujer que volvía temprano, aparte mañana a primera hora tengo una reunión con Bush porque voy de candidato como gobernador de California y...
Bueno señores! -interrumpió Linterna Verde tomando el liderazgo de la situación- a mi se me ocurre el siguiente plan: Vos Batman, anda al la Baticueva y mediante tus computadoras averigua el punto exacto donde va a impactar el asteroide. Vos Hulk, perdón Dr. Bruce Banner vaya para su laboratorio, corte con el Alplax y suminístrese una sobredosis de rayos gamma a ver si se pone verde y nos sirve para algo, luego espere instrucciones. Vos anda al mecánico y arregla esa porquería Ironman. Vos Superman anda para tu casa no vaya a ser que tu mujer te arme un escándalo –dijo conteniendo la risa- eso sí, quedate cerca de la ventana que en una de esas te llamamos y tenés que volar a la intersección del asteroide. La Mujer Maravilla y yo vamos a buscar la soga y la linterna, bajar a los sótanos de la base militar más próxima y tratar de activar los misiles para apuntarlos al objeto. Vamos!... el tiempo es corto….
Pero vos dijiste que no querías usar la linterna -dijo la Mujer Maravilla-Si pero este es un caso extremo -contesto el Superhéroe-.
Así fue como partieron cada cual con su directiva.
Amigos, si sale bien que no se corte, estaría bueno que nos sigamos juntando -comento Batman-.
Si, si... nos llamamos -contesto el resto en ese tono que denota el típico desinterés de decir algo por compromiso-.
Ya en la puerta de la pensión donde vivía Linterna, este invita a pasar para tomar algún trago a la Mujer Maravilla.
Pero… escucha “Linte” -dijo dejando ver una sonrisa picaresca- no nos da el tiempo...
Suficiente como para que el fin del mundo nos sorprenda en un éxtasis de sexo y lujuria… -arremetió Linterna mientras ingería una pequeña pastilla azul-
¿Pero el resto de los muchachos? ¿El plan?
Ni los muchachos, ni el plan sirven de nada... ¡Vení, dame un beso!
Batman transpiro bajo su mascara buscando coordenadas y cuadrantes en sus obsoletas computadoras.
El Dr. Banner luego de pasar por su laboratorio, se hacia propinar terribles golpizas desafiando grupos de matones para ver si se convertía en el Increíble Hulk, era en vano los tranquilizantes habían inhibido el poder de los rayos gamma que hacían que se convierta en la criatura verde.
Superman trataba de darle explicaciones a su mujer que lloraba diciéndole que el usaba su vista de rayos x para mirar colegialas desnudas por la calle.
Mientras que el mundo... indefectiblemente el mundo acababa al mismo tiempo que Linterna Verde y La mujer Maravilla...

Texto agregado el 30-07-2008, y leído por 2661 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
24-09-2009 Es que linternaverde debe haber recibido el consejo de la Chancha López, mi amigo: "A coger que se acaba el mundo!" cesarjacobo
02-09-2008 Qué triste, pero que requetetriste que los superheroes envejezcan! Superman, que era mi mero novio en la adolescencia...¿convertido ahora en un hombre sumiso?? NOOOO ya nada tiene sentido!! galadrielle
20-08-2008 Impresionante cuento. Fontanarrosesco, muy bueno tus superheroes atendidos por el PAMI. ramgarcia
14-08-2008 Carambas amigo acabas de destruir toda mi infancia, juventud y parte de mi vejez je je je y yo todavía tengo el anillo de linterna verde, y la capa de superman, y una foto porno de la mujer maravilla, Dios que has hecho!! ja ja ja simplemente genial, disculpa la demora de venir a leerte pero el maldito asterioide bloque el transito en mi calle ja ja ja 5* lobomexiquense
04-08-2008 Mira, nunca creí mucho en los superhéroes y ahora que tú los has desenmascarado menos, son puro cuento, y para acompañar tu genial final podríamos decir: "y colorín colorado este cuento también a acabado". Te felicito, está buenísimo. Un abrazo, Carlos. carlitoscap
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]