TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / andes / Con el último soplo de vida

[C:364231]

Con el último soplo de vida


Salió caminando desconsolado de la consulta del doctor, era el octavo que visitaba y la octava vez que le decían lo mismo le quedan unas cuantas semanas de vida, me sorprende que todavía pueda caminar y más aún mantener la conciencia, en poco tiempo más usted no responderá por sus actos- vaticinaron luego de la sentencia los ocho doctores de forma lapidaria y consecutiva.

Felipe tenía pareja, pero nunca tuvieron hijos; quisieron adoptar, pero nunca los dejaron por no estar casados formalmente. Habrían sido los padres más cariñosos, es cosa de ver los gatos que criaron para corroborarlo. Su mujer hace años que había tirado la toalla de la vida y solo se dedicaba a tejer y pasar los días como un gomero ambulante. Felipe por esto la detestaba y detestaba más aún a su persona por no abandonarla de una buena vez, por no tomar con fuerzas las riendas de su ya pasada y tormentosa vida juvenil y salir a galopar en pelo por las praderas borrascosas de los límites de su conciencia. Siempre un aliciente lo detenía, siempre un compromiso, una cuenta que saldar, unas vacaciones planificadas con suficiente tiempo, visitas impostergables, reuniones laborales o platas por recibir que cuando llegaban se derretían para evaporarse sin destino conocido. Mi vida es una mierda- se dijo apretando su mandíbula -he derrochado mi vida en un vaso de leche tibia- continuó y deteniendo su marcha fijó su mirada en un taxi que esperaba pasajeros en la esquina, chequeó la hora en su reloj y tomó la decisión.

-Al Banco Nacional y deprisa para llegar antes que cierren- le ordenó al chofer mientras cerraba de golpe la puerta del taxi.

Al terminar el largo trayecto Felipe se levantó de su asiento, sus piernas le dolían mucho, posiblemente por el avance de la enfermedad, al asomarse por la puerta se detuvo y observó el horizonte en ocaso, respiró hondo el aire marino y siguiendo la línea de la escalera con su vista, miró con satisfacción las ninfas polinesias que con collares de flores en las manos esperaban sonrientes en la plataforma de vuelo.



Texto agregado el 01-08-2008, y leído por 199 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
16-10-2008 El cuento esta bien como idea pero deberias trabajarlo un poco y por favor corrígelo antes,saludos MCS
08-10-2008 Mejor tarde que nunca, mnuy bien! doctora
01-08-2008 Muy interesante, pero creo que le falto algo al final. karenka
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]