TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Mister_Cool / Acabar con la pobreza (3 de 3)

[C:366621]

¿Y qué tal si les damos dinero?

¿Qué puede entonces hacerse por el campesino y su economía de subsistencia?… ¿Qué les parece si les ofertáramos medios de producción baratos, pequeños, es decir a su escala y para el autoconsumo?, ¿Qué les parece si apoyamos al sector marginado para que este prospere, ahí donde está, es decir al margen, en sus propios términos?, Si las grandes empresas de producción masiva no se interesan por los mercados pobres, dispersos y aislados, lejos de las grandes ciudades, ¿por qué no incentivar la pequeña empresa rústica para que sea esta la que produzca esos bienes básicos de los que se carecen? Máquinas de coser y telas a crédito para que se produzca ropa barata pero a su gusto. Bombas de agua baratas, operables sin electricidad y con poco conocimiento técnico. Información y materiales para la conservación y procesamiento de los alimentos en pequeña escala. Materiales de construcción para que ellos se construyan casa en forma barata pero práctica, para se construyan depósitos de agua resistentes que ellos mismos puedan armar. Herramientas de siembra para trabajo a pequeña escala, baratas, de fácil mantenimiento, es decir diseñadas para el pequeño productor. Se puede difundir información médica para que todas las personas puedan ejercer la medicina preventiva o atenderse los pequeños padecimientos ellos mismos. ¿Suena difícil?, Más difícil fue viajar a la Luna, esto no es más que organizarnos mejor y hacer más con lo que ya existe.

¿Qué les parece darles todas esas cosas a crédito?, crédito a la producción no al consumo, ¿Qué tal darles dinero? No mucho, lo suficiente para que echen andar su empresa de subsistencia y autosuficiencia, no tendría que ser una limosna, puede ser un préstamo. El movimiento de los microcréditos, iniciado por el economista hindú Muhammad Yunus y los bancos populares de Brasil e Indonesia han demostrado lo mucho que se puede hacer con relativamente poco dinero y buena voluntad. Con algo de recursos los pobres se ayudan a sí mismos, no necesitan que la gente con títulos universitarios y un puesto burocrático les digan a qué modo de vida deben aspirar, ellos ya tienen una idea del tipo de vida al que aspiran.

No quiero con esto dejar de lado los problemas de la explotación laboral. Pero es un error pensar que los únicos trabajadores que existen son empleados de alguien. Y que toda injusticia social es un asunto laboral, un asunto de sueldos bajos que hay que subir, aunque al hacerlo la inflación aumente y sigamos en las mismas. ¿Cómo explicar esto que sucede con la inflación?, La única manera de explicarlo es una falla catastrófica en nuestro aparato productivo, es decir simplemente no se produce lo qué se necesita para quién lo necesita. Ningun indicador mide este tipo de inflación, la generada por un oferta de bienes y servicios insuficiente. Yo no sé por qué sucede así, pero al menos una de las razones principales es que los bancos prestan sólo a quienes ya tienen el dinero para pagarles.

Empresas grandes vs empresas pequeñas.

Para Marx las fábricas textiles eran el símbolo del capitalismo condenado a destruirse a sí mismo. Hoy preferimos odiar a MacDonalds, a Cocacola y Walt Mart. Las transnacionales Estadounidense son el símbolo del capitalismo actual y sin embargo son excepciones y rarezas aun en su papel de empresas modelo. ¿Se merece el capitalismo ser medido únicamente por las empresas a escala mundial cuando estas no pasan del centenar? Nos sorprende que una sola empresa gigante pueda producir y mover tanto dinero como un pequeño país, pero la mayoría de las empresas no son así, no son grandes empresas propiedad de colectivos financieros anónimos, no son gigantescas pirámides burocráticas que operan con la complejidad y recursos del gobierno de un pequeño país. Tomen un directorio de negocios y averigüen cuantas de ellas tienen presencia regional, cuantas de ellas cubren toda la ciudad, cuantas no tienen sucursales, cuantas de ellas tienen menos de quince empleados, cuantas empresas de una sola persona ni siquiera aparecen en el directorio.

¿Cuál es la cara del capitalismo? Podemos imaginar al patrón de la fábrica textil de Marx; es gordo y sus hijos son gordos, "trabaja" desde una oficina confortable mientras en la planta baja trabajan muchas personas en condiciones inhumanas, jornadas inhumanas por sueldos miserables, mientras él no hace más que fumar un puro y contar un montón de dinero. Hay algo en esta caricatura que nos recuerda mucho a la realidad. Nos recuerda por ejemplo la diferencia de ingresos y desgaste físico entre los miembros del consejo administrativo de una transnacional en Nueva York y sus empleados en una inmunda maquila en Filipinas. Y sin embargo en la caricatura también hay algo de sustitución, como si la caricatura fuera más real que la realidad y esta última no se ajusta del todo y queda desenfocada.

Hagamos algo de números. Las empresas manufactureras, como Cocacola o las fábricas de textiles de Marx, no representan, en la mayoría de los países, la actividad económica más abundante, la actividad económica que más capital produce en el mundo se dedica a los servicios, como MacDonalds y Walt Mart (y entre más desarrollado un país mayor es esta proporción), pero entre el 90 y 95% de la actividad económica total de la mayoría de los países son empresas pequeñas de menos de quince empleados. Es decir gente que trabaja por su cuenta o que emplea a unas pocas personas y les paga salarios no tan alejados de lo que el mismo dueño percibe, a diferencia del consorcio trasnacional que pusimos de ejemplo antes.

Las empresas pequeñas son más importantes que las grandes. Solicito al lector cualquiera sea su nacionalidad a buscar estadísticas sobre quienes sostienen al gobierno fiscalmente si estas grandes empresas o son las pequeñas. Lo más seguro es que suceda como en el mío y las grandes empresas no aporten nada al fisco y sí mucho a las campañas políticas. Lo lógico es que cuando digo que se debe apoyar a los pequeños empresarios con crédito estoy hablando de promover el desarrollo del 90% de la actividad económica que esta en su mayoría deprimida. Por desgracia los bancos no se han interesado por los pobres como clientes. Aun cuando hay ejemplos de éxito, en mi país existe una empresa millonaria, Electra, que vende en su mayoría aparatos para el hogar, la única razón de su colosal éxito es haberse interesado por el pequeño dinerito del pobre de la ciudad. ¿Cómo lo hizo?, ¿Vendiendo baratijas como los chinos?, No, por el contrario vende caro, lo único que hizo es dar facilidades de pago. Imagínense el éxito de la primera empresa que venda mini tractores con facilidades de pago. Esto es atacar el problema de la pobreza por el lado de la oferta, ¿de que serviría aumentar los ingresos de los pobres si no existen el tipo de bienes y servicios baratos que requieren?

La productividad regularmente se mide como lo que un individuo con su trabajo produce de riqueza. Desde este punto de vista es posible entender la diferencia de ingresos entre un pequeño fabricante y vendedor de escobas y digamos el gerente de una gran empresa farmacéutica. El negocio del pequeño vendedor es de solo unas decenas de pesos, el gerente de la gran empresa esta a cargo de ventas cuyo valor se cuenta en millones de pesos y por eso percibe un salario alto. Que uno sea dueño de los medios de producción y el otro no, o que ambos trabajen las mismas horas al día es irrelevante, lo que cuenta es que lo que produce la actividad de uno. Sin embargo el pobre suele ser más productivo si se mide esta con respecto a la unidad de capital. El vendedor ambulante empieza con un pequeño capital al que puede sextuplicar al cabo de un mes vendiendo cada escoba que fabrica él mismo con una ganancia de digamos 40% sobre el costo de producción del articulo y siguen siendo escobas baratas. En cambio el gerente con un capital mucho más grande no puede tener esos márgenes de ganancia por unidad. La diferencia es que uno tiene medios de producción modernos, pero caros, que rinden por volumen de producción y el otro tiene medios de producción rústicos, pero baratos, que producen poco volumen, pero rinden mucho más por unidad. Estos elementos en este orden funcionan, pero combinarlos es veneno puro, no todo se soluciona con tecnología más moderna y cara.

Una persona que trabaja por su cuenta, que vive humildemente puede tomar un pequeño capital y quintuplicarlo, en cambio el dueño de un capital enorme difícilmente lo haría doblar su abundante capital, puesto que al costo de producción se les puede añadir el costo de distribución, comercialización, publicidad, estudios de mercado y toda la costosa parafernalia moderna. Las empresas grandes, como los países, agradecen si pueden expandirse a razón de un 5% anual, ¿qué clase de rendimiento sobre el capital es ese?, Pues es el tipo de rendimiento que los grandes capitales acumulados pueden generar por unidad, se trata de cantidades grandes de dinero, pero que son un pequeño porcentaje del capital inicial. Y si llegamos más lejos podríamos comparar el consumo del pequeño fabricante de escobas y el gerente de la empresa farmacéutica. El gerente con su gran salario, vivirá en una gran casa, con alberca, televisión de ochocientos canales, trajes finos, viajes a centros vacacionales caros, terapia psicológica para combatir su infelicidad, casa de campo y después de todo esto probablemente endeudado. En cambio el pequeño fabricante de escobas artesanales gastará casi todo en comida, pero al menos no tiene jefe lo cual siempre es ganancia.

Las grandes empresas se convierten en un símbolo del éxito, empujan el avance tecnológico y dan lustre, lucen cool. Pero lucir cool no es más importante que ser cool. Las grandes empresas no deberían ser la prioridad, aun así el gobierno las consienten y malcrían, tal vez porque se piensa que la pobreza es siempre un problema de desempleo o simplemente porque son amiguitos. Es un hecho que la mayoría de las grandes empresas nacen teniendo como cliente al gobierno. Estas son para mí las peores porque nos convierten a todos en clientes a la fuerza, en cambio nadie me obliga a comer en MacDonalds.

Así pues ¿quiénes son más productivos? El ejército de pequeños empresarios sin recursos o los grandes grupos empresariales y transnacionales adjuntas. ¿En manos de quienes rendiría más un crédito?

Todo esto ya ha sido señalado por Gabriel Zaid en un libro fenomenal que se llama “El progreso Improductivo”.

Hambre

La más mínima noción de justicia implica que todos tengamos comida suficiente para vivir. A diferencia de todas las demás necesidades; agua y comida se pueden cuantificar perfectamente, las personas necesitamos consumir tanto numero de calorias al día para funcionar con eficiencia y no sufrir. Nadie que se esta muriendo de hambre le aprovecha un crédito o unas lecciones para ir de pesca. En estas situaciones extremas solo queda dar alimento al que no tiene, tratando de que no se haga dependiente de esta ayuda, pues seamos realistas nunca será buena idea depender de los demás.

Conclusión.

Lo más seguro es que a estas alturas nadie que crea que la única solución a la pobreza es la destrucción del capitalismo me siga leyendo. La sustitución del capitalismo por un sistema sin contradicciones ni injusticias me parece muy bien, pero mientras podríamos mejorar la suerte de la gente que ya nació. Este conjunto de ensayos solo trata de las implicaciones que un intento de acabar con la pobreza en el aquí y en el ahora implica, no sobre lo que implicaría transformar todo el sistema.

No creí conveniente dedicar todo este ensayo para promover las libertades económicas, aunque yo creo en ellas. Mejor les dejo a ustedes averiguar qué países han reducido la pobreza y si lo han hecho recortando libertades económicas o promoviéndolas. No caigamos en el absurdo de querer emular las pautas de consumo de los países desarrollados mientras rechazamos sus pautas de producción, es decir la vía por la que consiguieron lo que tienen. Propongo por último, como medida aunque sea temporal, para inyectar un fuerte impulso a la economía del empresario pobre que desregulemos a las empresas pequeñas y a toda pequeña iniciativa económica que empieza. Dinero sumado a la libertad no es garantía, nada lo es, pero son buenas condiciones para que cada persona persiga su propio bienestar, no hay mejor definición de bien común.

Paz y prosperidad a todos lo chicos y chicas cool.

Texto agregado el 19-08-2008, y leído por 153 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
15-10-2008 Pequeños deslices en la forma no invalidan el fondo de la cuestión ni le quitan mérito a este ensayo sobre la pobreza. Por supuesto, puede el lector coincidir en algunos aspectos (muchos) y discrepar en otros; no puede exigirse una completa fotografía del problema planteado y menos aún, encontrar la receta mágica. ergo (5*) ergozsoft
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]