TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Marito, el compositor eterno

[C:36834]







Marito con su traje impecablemente blanco y su tarro repleto de agua jabonosa. Marito y su trapero algodonoso enfundando un miserable chongo de escoba. Marito y sus diarios menesteres, trapeando el piso de los innumerables pasillos del hospital o limpiando los vidrios patinados de huellas de dedos. Marito y su voz aguardentosa, de la cual se despegaban con pasión las primeras notas de aquella canción que había creado la noche anterior y que la entonaba para mi, acaso porque era el único que se detenía a escucharlo, quizás porque en su prodigiosa imaginación me veía multiplicado en cientos de espectadores conformando una nutrida platea regocijada con su recital.

Cada mañana me detenía para hacerme saber de su nueva creación, algún bolero que emergía melodioso de sus labios regordetes engalanados por un bigotillo finísimo. La introducción eran unos cuantos silbidos, tras los cuales se desgranaban las estrofas que hablaban de amores malquistados, traiciones a destajo y encendidos juramentos. Una vez terminado su breve recital, me miraba con sus ojillos expectantes para escuchar mi veredicto. Yo, complaciente, le brindaba mis elogiosos parabienes y lo dejaba sumergido en su mundo de imaginarios fulgores. Así sucedió durante años, contra viento y marea, cada vez una nueva canción compuesta en sus noches solitarias, acaso mientras se preparaba su frugal comida en compañía de sus recuerdos y de su perro. Para mí era un misterio saber como podía retener en su mente tantas y tantas melodías inéditas, las que invocaba en cualquier momento, sin equivocarse ni en la letra ni en la melodía. Era un Wutlitzer humano que accedía gustoso a las peticiones que le hacían las auxiliares de enfermería, más por embromarlo que por otra cosa, puesto que se retorcían de la risa al escuchar su voz demasiado engolada. Pero Marito no reparaba en ello, para él era su público el que se extasiaba con sus temas, eran sus incondicionales y diletantes seguidores, quienes, reteniendo esa profusión de compases engalanados con aquellos versos inolvidables, iban formando el amplio surco memorioso en el cual se sembrarían para la posteridad sus inmortales canciones.

Cierta mañana no apareció Marito. Un muchacho macilento que parecía flotar dentro de su amplio traje blanco, realizó con parsimoniosa ineptitud las habituales labores de nuestro anónimo compositor. Cuando pasaba por su lado, echaba de menos los suaves silbidos y el tarareo desenfadado del frustrado artista. Fueron dos semanas de transición en mi espíritu desolado ya que había aprendido a apreciar al humilde hombre que se transfiguraba en artista para que lo escucharan cantar. Después de esos largos quince días, reapareció de nuevo Marito. Lucía más enflaquecido, su bigotillo nadaba sobre unos labios mustios y la piel de su rostro presentaba un tono amarillento. Supe que le habían diagnosticado un cáncer y que era muy difícil que se recuperase. De todos modos, aún guardó sus escasas fuerzas para seguir componiendo sus artesanales melodías, tamborileadas sobre las blancas puertas con sus dedos huesudos.

Un triste día de Junio lo acompañamos en su postrero viaje. Alguien le brindó unas apresuradas palabras de despedida, una enfermera colocó una rosa sobre su sencilla tumba, algunos agacharon su cabeza, como si con ello tratasen de espantar alguna lágrima rebelde y luego la tierra húmeda acogió a ese simpático gorrión que sólo alcanzó a sobrevolar las grises cotidianidades de aquel hospitalů

















Texto agregado el 30-04-2004, y leído por 266 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
30-04-2004 ... y se fue al infinito. Allí, en el Coliseo celestial, hizo dúo con el otro Mario, Mario Lanza y nadie sabía distinguir cual era mejor...y vino la grriencilla de París y el trío cantó para siempre las canciones compuestas por Marito. Y el gran GUI, se compacía con esto. GUI... no sé qué más poner. Me has emocionado. rodrigo
30-04-2004 Ah que Marito, pues entonces era todoun personaje, buen texto, el decir que recordaba todas melodías y todas las letras perfectamente recordé el libro de "El perfume", si no lo has leído te lo recomiendo, fuera de eso recalco que es bueno y ah pobrecito Marito, la gracias la tenía hasta en el nombre. aquo
30-04-2004 algo maravilloso, me emcionó, quizás detraás de él se escondió un artista genial, quién lo sabe magistral relaro***** india
30-04-2004 Me he emocionado muchísimo con este texto, más que nada porque siempre hay algún Marito en las esquinas de nuestras vidas. Precioso. Un beso. MCavalieri
30-04-2004 cuanta triteza ha en este cuento, eres un maestro anemona
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]