TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / hada7 / recuerdos

[C:370694]

el otro dia en la calle, vi a una pareja de ancianos, con las manos unidas y me vino la inspiracion de crear una breve narracion sobre una anciana que abre su corazon ante su marido. lo he mezclado con mis sentimientos. espero que os guste.

recuerdos:

Aun lo recuerdo, los tintineos de aquel reloj plagado en la pared, tic tac, tic tac, un sonido que marcaba cada paso de nuestra existencia, un sonido que relataba cada minuto. Tú estabas en la otra punta del salón, sentado en aquel sillón, ese sillón que ahora tiene los mismos años que nosotros. Leías sentado mis poesías, y a veces notaba como me mirabas en ocasiones y percibía ese mágico aura.

_ las escribí para ti- te dije. Tú te acercaste a mí suavemente, con esa mirada que tanto me hacia temblar como una tonta, me tomaste de la cintura y me susurraste al oído:

_ Lo se. -y entonces comenzamos a bailar con la canción que tarareabas, you can make history de Elton John, sabias que esa canción me gustaba mucho y la tarareaste solo para mi aquel día de invierno sobre tus brazos. Jamás podré olvidar cuanto te quise y cuanto te sigo queriendo. Recuerdo cada trozo de cada momento juntos, nuestras peleas, nuestras risas…. Una de nuestras peleas fue cuando tú tenías la dichosa costumbre de comer en el sillón viendo la televisión y sin querer quizás, tú tirabas las migas del pan al suelo, yo iba con la escoba para barrer lo que habías ensuciado. Recuerdo que un día incluso te pegue un escobazo en el pecho porque tras estar una hora limpiando a fondo el salón, tú volviste a tirar migas de pan. Soltaste una mueca y luego te echaste a reír, acabamos como dos niños tirandonos lo que quedaba del pan. También recuerdo que una vez llegaste tarde a casa, borracho como una cuba, y te mande a dormir al sofá porque te estuve esperando mas de dos horas con una cena que yo había echo exclusivamente para ti. Me pediste perdón, que sabia que estaba en una reunión de trabajo y luego te fuiste de copas con los compañeros, pero aun así, eso no sirvió de nada para que yo cambiase mi idea de que te fueses al sillón. También cuando aquella vez te note raro, tú dijiste que la rara era yo y que últimamente estaba muy arisca, y creías que yo ya había dejado de amarte. Estuve pensando en ello un buen rato, la rutina se nos estaba apoderando y eso había que cambiarlo, entre sabanas nos agazapamos e hicimos el amor con la pasión aquella que se nos quedó olvidada. Recuerdo también cuando te pusiste muy malo, fuimos al hospital y el doctor dijo que tenías un cólico, dormiste entre dolores y aquella noche no pude dormir porque me preocupabas desoladamente.

Me encantaba observarte, me gustaba ver como dormías, como te desnudabas, como comías, como te duchabas… nunca me he cansado de observar todo lo que tenias en ti. Y aun lo sigo haciendo, aunque las canas hayan coloreado tu pelo, y las arrugas se hayan apoderado de tu piel debido al paso de los años, cuando te miro se que eres el hombre de mi vida y estoy muy orgullosa de haber compartido mi vida contigo. No me arrepiento de cada momento que he pasado contigo porque han sido los días más importantes de mi vida. Un día me preguntaste:

_ ¿has visto alguna vez un amanecer?

Yo me reí y te respondí:

_ ¿como no lo voy a ver?
_ ¿pero has visto uno de verdad?- me volviste a preguntar y entonces dudé. Me cogiste de la mano y estuvimos esperando a que amaneciese. Ese fue uno de los días más bonitos de mi vida. Es curioso lo que las pequeñas cosas te pueden hacer feliz, pero sin embargo aquellas grandes cosas siempre cuesta la felicidad. Tu y yo hemos superado muchos obstáculos, muchos, y la vida nos ha puesto muchas pruebas, pero nunca nos ha faltado la fuerza suficiente para luchar por nuestro amor, luchamos contra todo y contra todos y ha sido una experiencia preciosa. Yo era muy joven mientras que tú me llevabas siete años de diferencia; pero eso nunca me importó. Porque tú me enseñaste poco a poco y contigo crecí y aprendí. Sobre todo me regañabas cuando yo solía entregarme demasiado a los demás, una vez estando mala con fiebre una amiga me necesitaba para hablar, yo fui aun así a la calle, cuando ella no hubiera echo quizás eso por mi. Y tú te enfadabas porque decías que tenía que pensar más en mi misma y que primero estaba yo antes que los demás. Y poco a poco, con tu ilimitada paciencia y tu ayuda, poco a poco fui pensando mas en lo que yo verdaderamente quería y pensaba hacer.

Las personas entran y salen de tu vida por alguna razón y se que tu has entrado en la mía para hacerme feliz, tanto contigo como conmigo misma y por saber verdaderamente como soy. Dios te envío a mí porque yo te necesitaba, eres… mi recompensa.
Por todos estos años, por todo el tiempo que ha pasado, cada día estoy más feliz de tenerte a mi lado.

Texto agregado el 16-09-2008, y leído por 244 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
28-05-2009 diso sara es impresionante !!!!!! lainhoachunga
30-09-2008 Una historia hermosa, llena de amor, de nostalgia. Me llegó al alma, amiga. albaclara
21-09-2008 que bonita narracion me encanto me gusta mucho tu forma de escribir sigue adelante eres una buena escritora te doy mis 5 ... angeletcinis
19-09-2008 Linda y evocadora historia. Nostálgica y tierna. ( Sobre todo me regañabas cuando yo solía entregarme demasiado a los demás...)+++++ crazymouse
16-09-2008 Es bonita tu historía y piensa que se puede hacer realidad,eso es el amor como yo lo entiendo,un saludo 1313
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]