TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / El capitán Piraña.

[C:371528]

-Capitán Piraña, mi nombre completo es Capitán Piraña. Aunque primero por respeto debo confesar, que se debe a que alguna vez fuí un pirata de alta mar. Pero relagensé pués no soy una persona,
soy un juego instalado en un parque de diverciones, al frente con una caricatura de un pirata pintada en un enorme cartel.
Un péndulo gigante con capacidad para veinte personas sentadas cómodas (eso sí, cuando estamos detenidos antes de partir).
Soy el mudo Capitán Piraña, cuando en los días de semana casi nadie juega, en cambio los Domingos al estar el carrucel colmado repleto de visitantes, soy el buyangero Capitán Piraña; pués de mis entrañas parten gritos de espanto pero de alegría de verdad, algo que no es común de encontrar,
que con verguenza lo digo muchas veces hacen recordar la toma de una nave por hombres de mi condición.
Un mounstro circense, sin alma, pero con estructura, motor más espíritu.
Eso soy, un mounstro de circo carente de alma, pero con motor y un gran espíritu influyente.
Tal vez si una princesa me besara en el enchapado,
después de haberme hecho un sapo, seguramente pueda volver a hacerme un hombre, pero esta vez aliado al bien, apartado del vandalismo,
y así tomarla como esposa corrigiendome para siempre de aquela costumbre de lazarme de lo ajeno, dedicandome al asesoramiento para magistrados que es otra vocación que tengo.
A mí lo que más me agrada es la política,
no estoy afiliado a ningun partido pero conosco un montonazo; debo reconocer que me resulta imposible permanecer indiferente a este segunda ciencia, que tambien es un arte: Convensanse,
las hoy día tan indeseadas privatizaciones nos benefician bastante mejor que los emprendimientos estatales, porque definitivamente al existir la categoría de personal jerárquico esto hace que halla mejor calidad en el control, cuantiosas inverciones, una mayor conciencia de la cosa:
después, en todos los sentidos habidos y por haber, eso hace que estemos en mejores condiciones de vigilancia y mantenimiento.
Y sino, remítanse a lo que ocurriera con el zoológico de Palermo en época de los estatistas, una ruina avandonada, con cabras y burros.
Por ello difundo estas ideas interesándome por lo que pasa a mi alrededor.
Estoy apostado a orillas de un río importante,
llamado Luján, disculpeceme la tangería,
en la ochaba que se hace justo en la entrada al canal del Reconquista (un de los ríos más largos que hay) donde en este tramo en particular yace la estación fluvial, el conocido puerto de tigre;
bueno ahí me encuentro, parece mentira después de haber sido tan pirata rodeado de Prefecto y Gendarmes, puesto que tenemos muchos destacamentos instaldos, igual que yo,
a la margen del Luján.
Riesgo de peligro, aviso importante:
Desde un lugar tan quieto, peremne,
por todo los medios suelo evitar ponerme nostálgico, comenzando a temblar lanzando improperios, justamente por avivar la fogata de la pasión, de los sentimientos de regresión al pasado, rememorando batallas contra proceres nacionales, como por ejemplo el General San Matín,
para quitarles a jirones los barcos con el oro;
o los de patriotismo al ultranza porque finalmente los termino por querer como a hermanos de sangre, pués en resumidas cuentas a menos que me mude yo también soy de aquí y los amo.
Después ojo, lo digo por sabia experiencia,
puedo salirme del sitio que es mi gran cuerpo,
además como ya saben lindando cerca hay muchas estupendas embarcaciones a vela, que podrían facilitar la materialisación, por así decirlo de mi afamado logo.
Porque, se los juro, una vez me pasó que me salí entero del lugar (no lo ignoro, lo sé, suena gracioso e increíble, semejante carcaza escaparse de ese encaje de sólidos hierros trocándose en bulgar fantasma, para luego pasear invisible por la ciudad del Detal del Plata) pero como lo afirmo fué verdad, además, también sucedió otras veces por ende pudiendo volver a ocurrir.
Ese día pude verme de a lo lejos, descompuesto, sin poder funsionar, rodeado de técnicos ropiendose los cuernos fracasando en hacerme nuevamente arrancar, mientras volaba libre como un pájaro invisible.
Por eso es que no quiero que me vuelva a pasar,
porque de allí a hacerse de carne y huesos puede haber una mínima distancia, con apenas alguna alquimia tal vez pudiera reencarnarme en lo que alguna vez fuí.
No obstante: Siento que los metales estan comenzando a transpirar sudor, y que la estructura comienza a temblar haciendo resonar las chapas como en una tormenta, llegan a mi memoria, recuerdos de cuando aquí estuvieron, con la medallas de bronce, toda la delegación completa de la selección de basquet, apoyando su traste mi máximo ídolo Manu Ginobili (de cuando por un pelito se me escapó llendose para abajo el Titanic)
y parece que mi mente flotara de orgullo como un globo apartandose del predio escapandose del cuerpo quedando en libertad.
En seguida un remolino de viento arrastró mi fantasmal espíritu, empujandome en direción a una pareja de enamorados que estaban besandose con ardiente apetito, poniendome entre el medio de los labios de los amantes, recibiendo esa muestra de afecto por los ambos lados del ser,
entonces cual renacuajo luego de la lluvia,
se aseleró la potencia molecular de la materia de Dios, volviendo a aparecer en la escena nuevamente como el mismo Capitan Piraña en persona.

Texto agregado el 21-09-2008, y leído por 128 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
21-09-2008 El texto está muy bueno, la inspiración también. Sólo tienes problemas con la ortografía, que no es difícil de corregir si lo deseas. Me gustó mucho la historia que sugiere un parque de diversiones donde humanizas a una máquina. Aplaudo tu estilo.***** albaclara
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]