TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / Átomos piratas.

[C:373699]

Tomemos un átomo (ultima división posible de la materia) fraccionemoslo en doscientas partes iguales. Ahora imaginen que tamaño puede llegar a tener cada una de esas porciones. Sin dudas muy pequeñas ¿verdad? lindando con lo inexistente
¿no es cierto?.
Bien ¿Cuantos fracciones de ese átomo cortado en porciones pueden caber en un grano de arena? Como si estes fuera una manzanas azucarada con los pochoclos aderidos a la superficie. Cientos ¿no es así?.
¿Puede uno de estos grano flotando en un espacio proporcional donde convive con otros semejantes tener una atmófera propia?.
(Como poder se puede, pero habría que ayudarlo con el aporte de la imaginación, de la lógica, de la fé). Pero mejor continuemos.
¿Es posible que dicho astro, además de tener ley de gravedad en la atmófera, convivir con otros en un universo específico, particular, llevando habitantes comodamente instaldos, del volumen de las fracciones, con posibilidades de desarrollarse en un espacio similar a una estepa? ¿Cuantos? ¿Que cantidad de fracciones paradas cabrían en dicho planeta?.
Os lo diré para que no tengáis que malgastar neuronas, para esto y más, es que existe la amistad. Solamente veinticinco fracciones pueden desarrolarse normalmente dentro de ese lugar (calculando a partir de una imagen de vida similar a la nuestra; podrían ser cientos, pero sería perjudicial para el normal crecimiento).
Imaginen que cantidad de granos de arena,
o de soja, cumpliendo la funsión de planetas, pueden resposablemente ocupar la superficie de un universo: del tamaño de un patio cerrado de una casa antigua, de esas donde todas las puertas dan al mismo, él cuál tiene una enorme parra tapando el cielo. ¿Cuantos granos habría que calcular para ciento cuarenta metros cuadrados por dos de altura?. Cifra infinita que mejor no sumistrar con exactitud ¿no les parece?.
Todo esto viene a cuento, a propósito de un rumor que algunos medios periodísticos lo llevaron a la categoría de noticia importante, que en poco tiempo se hizo leyenda. Donde en una vivienda por una uva que callera de una parra instalda en un patio exterior, explotó (se dice: implusión) formandose un universo del tamaño mesionado; con el agregado de que cuál triángulo de las Bermúdaz hiciera desaparecer a sus ocupantes;
un matrimonio, primero, luego tres agentes del orden, un bombero voluntario, un gato, un perro, un canario, y dos lauchas. Cuenta la leyenda que ellos se hicieron fracciones humanas quedando atrapados en alguno de aquellos planetas.
Luego de caminar varios días a su alrededor,
Osvaldo Larrea pudo encontrar a su novia Bety Ludueña tambien absorvida por este universo.
Allí dentro de un astro carente de nombre,
acompañado de un sol regente que hace posible la vida, a conciderable distancia como para tener agradables temperaturas durante la mayor parte del tiempo. No existiendo la noche pués impera como una luz generalizada, solamente cuando se convina la sombra de las nubes puede llegar a oscureser.
Con plantas exóticas. Apenas si lagunas o espejos de agua que se forman por la lluvias,
y por supuesto un paisaje cósmico distinto a todo lo conocido.
El detective Ricardo Almafuerte siente que está como corriendo sobre una cinta de gibnnasio.
De todos modos hace bastantes horas que trota en dirección del horizonte cercano rumbo al sur.
Ahora que entiende que los dueños de casa también fueron traídos, que nunca hubo un crímen,
sospecha con motivos que ellos tambien estarán aquí, entonces busca desesperadamente encontrarse con el matrimonio.
Como en este planeta no existe la oscuridad Almafuerte no piensa en dormir, solamente busca una aguja, en un pajar hecho de hierbas nunca vistas, hasta que por fín pudo divisar entre la mata a Bety y Osvaldo, besandose con pasión.
Pegó un fuerte silvído que prolongó en el tiempo sosteniendo la respiración.
Bety despegó sus labios de los de Osvaldo,
con una ancha sonrisa de payaso dibujada en el rostro, él dió un brinco hacia el costado asumiendo una postura de luchador de artes marciales.
Pero Almafuerte no se hizo esperar, y continuó arrojando señales amistosas como por ejemplo asusar el foyaje riendo a carcajadas.
Finalmente se encontraron pudiendo aclarar la situación, coincidiendo en saber que están presentes en otra dimención. Y que además deberán de apelar a la diciplina de supervivencia,
puesto que alunísonos desconocen cuál será el desenlase de este destino específico.
Construyeron una choza apilando ramas en gran cantidad (realizaron un boquete dentro de una enorme parva de vegetales). Se alimentaban de frutos, e intentaban pescar en las lagunas que rodean al campamento.
Pero en una de esas excursiones encontraron flotando un casco de bombero, con el nombre del soldado impreso en su interior.
Entoncés Almafuerte dió el grito de alarma al darse perfecta cuenta que ese universo seguía tragando gente.
Aunque nada podían hacer, más que rescatar a los que vienen llegando. Iniciaron la pronta busqueda de sus compañeros. Dejando señales de vida a cada paso que recorrían. Pensaban,
a propósito del casco de bombero, que Arriaga no estaría lejos; y que sí lo hubieron llamado requiriendo sus servicios, sería porque también habrían sido chupados los integrantes del operativo policial. Solamente uno se habría salvado,
que sería el que dió el aviso quedandose esperando afuera. Ese no podía ser otro que Manuel Garcia,
que siempre llega horas después del hecho, colocandose la chapa de apuros, tratando de evitar confrontaciones.
Pero paradojicamente, por casualidad,
antes se toparon con los compañeros de Almafuerte, los oficiales Reinoso y Perez Oreiro.
-!Amigos¡.
-¡Almafuerte! Campeón ¡¿Que carajo pasó?!.
-Fuimos absorvidos por una fuerte energía que nos trasladó a otra dimención. ¡Carníboros!
Olvidense de hacer asados alimentandose de animales porque aquí solo hay frutos. Estamos queriendo sacar pescados de las lagunas pero no existe el pique.
-No se crea Don Ricardo, nosotros pudimos comprobar que hay perros, gatos, pajaritos y lauchas. Como hubiesemos necesitado su lupa de detective para hacer fuego.
(Al día siguiente salieron en busca del bombero Arriaga, puesto que sienten que separados:
esta delegación de viajeros del tiempo se encuentra incompleta y renga)...





Texto agregado el 05-10-2008, y leído por 373 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]