TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / Papayas exagonales.

[C:374038]

Un fruto es una prolongación, apéndice de un nucleo importante. Pieza que luego caerá de la planta, para en la mejor de las opciones,
ser comida por seres de bon apetit.
O sea que un fruto es parte de un proceso de amamantamiento (¿Que tal?) Dios de una manera nada tangencial, pero si con diagonales,
indirectamente nos raspa con puñaladas de apetito, el estomago ya de por sí hambriento. Obvio, por ende colocando la sortija de la calecita, sin mover del brazo la muñeca que debería estar esquiva, para que podamos quedarnos por más vueltas.
Además de tener en consideración que la cuestión lúdica, también forma parte de esa integral alimentación, es decir: estarse entretenidos divirtiendos a la postre resulta ser como una imprecindible extra nutrición que riende en aportar mejor salud al individuo, bienestar;
por ello, en este planeta virgen, de otro universo distinto, donde sucederá la historia que nos une,
lo más destacable es apreciar la variedad del reino vegetal. Astro insignificante por lo diminuto,
quizá del tamaño de un grano de soja,
pero adosado al nuestro, como la sarna al perro sin amo, universo alojado en un patio de un jardin,
que cuando nuestros protagonistas calleron en la trampa estaba cubierto por una planta de vid.
En este otro planeta donde transcurrirá nuestra historia, no hay animales, los poquitos que habían fueron deborados por los visitantes hasta extingirlos en el transcurso de algunos días. Solamente quedan gran variedad de plantas y arbustos, que arrojan frutos de toda clase.
Y flores comestibles por lo sabrosas.
Cuál sí el astro fuera un puesto de jugos instalado en la playa, o un oasis donde todo sabe sabroso como en un hotel cinco estrellas.
¿De que otra manera que no sea viajando en una nave espacial, podrían cinco personas haber llegado al planeta desconocido?.
La respuesta: Habiendose creado un universo dentro del nuestro, siendo indefectiblemente chupados como presos, absorvidos como por una aspiradora; irremediablemente teniendo que mutar obligados para así adaptarse dentro de esas condiciones distintas, novedosas.
En efecto: de una uva, que magicamente explotara en seguida de caer de un parral, se hubo formado dicho universo absorvente, luego de un implusión como la del Big Ban, dentro de esta realidad,
en la localidad de Ensenada, provincia de Buenos Aires.
Ahora estos intrusos visitantes recién arrivados al nuevo mundo, escarban entre los frutos exóticos, buscando la llave inversa para poder regresar. Todo es cuestión te partirlos de un golpe contra algo duro, para luego juntitos esperar el ascensor,
aunque por ahora, sin escepción, todos los frutos sueltan solamente jugo y pulpas carnosas de diferentes texturas.
En el sentido religioso, es evidente que nada resulta ser casual, por algo estos lugareños de la zona de Quilmes han sigo elegidos para venir aquí;
y conociendo que lo que más abunda es el esquisito alimento, con más razón pensar que,
en este milagro existe la mano digitadora de un super guía sagrado; parece ser una condición necesaria que alguién debe de aprovechar esos exquisitos alimentos, aunque más no sea cuál maquina del tiempo. (Espero que no halla plantas carnivoras que coman personas pués no sabre que decir).
Osvaldo deglute flores dulces de cualquier clase, pero la seleccionada que mejor le sienta al paladar,
son unas blancas formadas por cuatro pétalos enormes. Bety hizo una corona para adornar el rancho haciendo primero una circunsferencia con varillas duras pero flexibles como el mimbre,
a la cuál adihere florcillas y hojas seleccionadas cubriendo la superficie total, cosiendo dando toda la vuelta, apelando a un hilo que extrajo de un árbol petiso de color Magenta.
Los tres restantes: el detective Almafuerte y dos de sus policias, del destacamento primero de la unidad veintiséis, que junto con el resto cayeran en la trampa al toparse con el superpuesto universo, allí en la vivienda donde Osvaldo convivía con Bety, decía, estos agentes del orden intentan dilucidar como cuernos harán para regresar a la tierra.
Por otro lado, en otro rincón de la selva. El bombero Arriaga está borracho luego de haber ingerido una bebida que extrajo de un fruto impresionante. Da pasos de baile como Antony Quinn en Zorba al Griego, perdió el miedo a estar solo sin la ayuda de nadie, quisá por primera vez en su vida, ríe, canta, juega. Se encuentra contento, entretenido, como cuando lucha contra el fuego, dominando los siniestros, impidiendo que alcanzen su punto maximo de fatalidad.
Pero no se autoengaña, embriagado por los sueños asistidos llenos de esperanzas: Es el trago amigo el que colabora con dicho estado de perfección;
de todos modos en la tierra no existe esta dinamita que depara extasis. Piensa, entonces lo mejor será quedarse, aprovechar.
Cuando Arriga en cumplimiento del deber,
entró a la casa de Osvaldo, allà en Ensenada,
para socorrer a las victimas que no se hacían ver,
(fué el ultimo en ser absorvido) llevaba en su mano una ácha de punta y hoja, que ahora utiliza para partir la caparazón de este fruto exótico (no debería compararlo con un coco, porque nada que ver, por lo abrasivo de su dura cascara,
no permitiendo beberse del pico).
Además con esta bendita herramienta,
que será su fiel compañera, está empezando a fabricar, a toda conciencia lentamente sin prisa, una vivienda, recolectando ramas duras de caña de azucar para todo uso.
Arriaga, embriagado pero satifecho, tambien está pensando en lo sucedido, sabiendo que este lugar es otra dimención de la que nunca jamás podrán regresar, entonces aunque borracho construye los simientos del nuevo hogar con responsabilidad,
sintiendose realizado, imaginando que esta será su morada para siempre, que sobrará tiempo para encontrar a los restantes compañeros de aventura;
además que personalmente no conoce a ninguno, solamente de Almafuerte tiene algún que otro dato, como que es un detective muy eficiente.
Por una cuestión de seguridad, no bien estuvieron todos reunidos, Bety y Osvaldo adujeron estar unidos, casados por iglesia, ser marido y mujer;
los oficiales Reinoso y Perez Oreiro, cada vez más estan comportandose de una manera pícaresca,
lanzando osados piropos, toda vez que intercambian palabras; en cambio, seguramente para equilibrar un poco la cosa, Almafuerte se dirige hacia Bety con desmedido respeto,
como para compensar intentando que se distienda.
El objetivo primordial que se han fijado será encontrar, entre tantas flores y frutos,
aquella llave que los traiga de regreso,
entonces por cada una de ellas que se utiliza,
para la supervivencia, ellos, antes de hacerlo,
deben de obedecer al ritual de postura de lanzamiento hacia el nuevo espacio de retorno.
Han evolucionado bastante menos que el bombero Arriaga (el sexto visitante con él cual aún no se encuentran quién en poco tiempo optimista logró fabricar una cañería para arrimar el agua al rancho) aún continúan durmiendo separados en chozas de ramas apiladas sin ningún patrón de orden, solamente que con hojas de gran porte fabricaron un techo para no mojarse con la lluvia. Como abundan los espejos de agua ellos también se instalaron a orillas de una laguna poco profunda.
Bety descubrío una planta con hojas similares a las telas que se utilizan para los atuendos,
entonces fabricó mantas, ropa para Osvaldo,
colchones, cortinas para unas supuestas ventanas.
Al no existir la noche, imperando la claridad total,
de un celeste predominante, se hace difícil calcular el tiempo que corre, sin ayuda de la tecnología terrícola, pero de todos modos se observan algunos astros de color blanco, como cuando en la tierra la luna se deja ver de día, que por la rotación cambian de lugar, dentro de lapsos perfectamente proporcionales, que permiten, tener un parámetro de donde extraer al respecto conclusiones acertadas, y halzarse de esperanzas;
como diría el oficial Reinoso: Ojala que antes que dejen de funsionar las baterías de los relojes que trajimos podamos inventar un sistema de medición acorde.
Bety y Osvaldo siendo novios se vieron obligados a llevar vida de matrimonio, para lo cuál de a poco tuvieron que cubrir completamente la vivienda,
haciendo delgadas paredes de gruesos pétalos,
con resistentes hojas de la selva;
encontrando un lugar donde disfrutar de la oscuridad "tapandose" de los curiosos.
Lo que permitió que pudieran estar largos períodos de tiempo encerrados en total intimidad.
Bety utiliza el casco del bombero Arriaga de pelela (recipiente donde se hacen las necesidades)
Y cuando vuelca el contenido lo hace en un retrete que construyeron a varios metros fuera de los perímetros del campamento.
En una de esas, una nave espacial aterrizó bastante lejos de donde estaban. El detective Almafuerte con sus compañeros salieron en expedición a su encuentro.
Osvaldo quedó a cargo de la seguridad del campamento, mientras tanto Bety dormía profundamente. Durante esta latente espera,
Osvaldo descubrió que en el lugar donde él acostumbra orinar (sobre un arbolito de cítricos amargos) hay como unos insectos que recién comienzan a nacer, son voladores pero aún no salen del pastón a ocupar el espacio,
entoncés alarmado se dirigió al escusado pudiendo observar más de lo mismo. Era el día en que los insectos copaban su nueva morada, en este planeta singular; para ver de hacer sapos,
ahogó algunos en un espejo de agua.
A las veinte horas de haber salido en expedición, regrezaron con el conductor de la nave y el propio bombero Arriaga, que también sorprendido por el o.v.n.i. fuera al mismo lugar.
El extra terrestre visitante es un humano,
que iguál que muchos fué absorvido en su momento, su nombre es Ramiro Longanisa,
su época en la historía pasada transcurrió en Brasil,
en los años de mil novecientos setenta,
siendo en aquel momento productor de enbutidos. Él pudo explicar muchas cosas, como por ejemplo que este universo está completamente compuesto de pequeños astros, todos perfectamente poblados de animales y seres humanos, pero con capacidad para algunas pocas personas; que llegan o están, ya sea por los nacimientos naturales que se provocan, o bien de la misma manera,
de una uva que luego de caer al suelo depara un universo a su alrededor que luego absorve personas al azar.
Por su parte abita uno llamado Estrella,
con otras caractéristicas muy distintas,
de muchisíma antiguedad, viniendo a recolectar plantas medicinales, que unicamente aquí se desarrollan.
Ramiro regresó a la nave acompañado del bombero Arriaga, quien prefirió continuar alojado en su parcela.
Arriaga despidió al visitante que zarpó en su nave de carga, obsequiandole el casco de bombero.
Ramiro Longanisa hubose llevado varios cajones de un fruto parecido a la planta de cerezas pero de color amarronado con verde, que acostumbra siempre venir a buscar, para luego fabricar analgésicos que comercia entre sus más allegados amigos. Saludaba contento agitando el casco encontrado, luego se hubo marchado conduciendo la nave con él puesto, chorreandole la frente de restos de escremento de la señora.
Como Bety se encuentra un tanto engripada comió una cereza que quito de las pertenencias de Ramiro,
pero pasaban las horas, no logrando mejorar.
Entonces sucedió que cuando estaba por ingerir la segunda cereza, Osvaldo preocupado por que le haga daño a la salud, se la quitó de la mano arrojandola contra la pared.
Del fruto partido en pedasos salió otro universo volando, que en breve acaparó todo el interior de la choza, nuevamente absorviendo a los ocupantes, quienes así pudieron regresar a su querido barrio de Ensenada.
Almafuerte, Oreiro, Y Reinoso, calculando que Bety y Osvaldo estaban haciendo el amor, intimando,
por cuarenta y ocho horas corridas negaron su presencia en la zona, que aproximadamente es lo que duró la permanencia de este universo reparador dentro del interior de la vivienda,
que luego de golpe se desvaneció. Durante ese lapso por nada quesieron molestarlos,
por este motivo, quizas sin desearlo,
malograron la única oportunidad de regresar a la tierra.
Por su parte Bety y Osvaldo aparecieron nuevamente debajo de la parra, ha transcurrido poco tiempo, aún está la faja del juez de clausurado, la policía con perros entrenados rastrean la zona en busca de los cuerpos.
fin.








Texto agregado el 07-10-2008, y leído por 209 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]