TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Nuwanda / El Fin.

[C:37528]



El Fin.



Estoy en mi trabajo, es lunes, todo parece normal, pero en la televisión se oye un extra. Es extraño pero no me acuerdo desde cuando estaba el televisor aquí, debe ser la inercia que provoca la rutina la que no me dejo notarlo antes. Desde muy temprano me he dado cuenta que todo el mundo se encuentra alterado por algún motivo. Escucho comentarios acerca de lo visto desde anoche en las noticias, lamentablemente yo no veo tele a no ser que valga la pena, pero ahora tenia una en frente y no podía hacer el quite a lo que el noticiario anunciaba: “EXTRA, EXTRA, LA NUBE QUE SE A POSADO SOBRE EL RIO EUFRATES DESDE ANOCHE, SE HA MOVIDO”. Yo no encontré nada extraordinario en la noticia, ¿Que tiene que una nube este fija sobre un río?, bueno seguí escuchando el reporte del noticiario, pero lo que me asombro fue ver que la nube estuviese iluminada de un color amarillo, en realidad era difícil definir el tono, pero era muy resplandeciente, de vez en cuando opacaba la lente de la cámara. Era espectacular, la nube se movía hacia una orilla del río. Habían tomas aéreas del fenómeno, pero cuando se acercaban demasiado a la nube, la imagen desaparecía. Estaba asombrado viendo la pantalla, no entendía este fenómeno, en ese instante vi como había gente en las orillas del río, parecían serenas, sin miedo alguno, por un momento me pareció sentir que ellos miraban algo mas, que no era la nube precisamente. Se escucho la voz del reportero que estaba en el lugar, le daba el pase de la transmisión a otra persona que se encontraba en una sala de las Naciones Unidas. El periodista se mostraba tenso, preocupado. Y dijo: “AHORA ESCUCHAREMOS EL COMUNICADO DE PRENSA DE LAS MAXIMAS AUTORIDADES DE TODAS LAS IGLESIAS Y CREDOS RELIGIOSOS DEL MUNDO”. Fue increíble, no sabia que existiesen tantas religiones o credos en el mundo, la mesa de la conferencia de prensa se encontraba repleta y algunos sacerdotes de distintas religiones permanecían de pie. De pronto todos en esa sala guardaron silencio, nosotros también lo hicimos, parecía ser que lo extraordinario del momento se transmitió como un sentimiento de angustia y miedo, en ese instante El Papa hablo y dijo:
“Desde la noche anterior se ha manifestado un fenómeno que se esta repitiendo por todo el mundo y ya mucha gente sabe de que se trata, lo que queremos informar es que el día a llegado, las promesas hechas desde miles de años atrás por nuestro padre se cumplirán dentro hoy y mañana. Se crearan nuevos cielos y nueva tierra”- eso fue lo que dijo. Un periodista le pregunto: ¿A que se refiere con esas palabras?. Ante esto el papa respondió: a que todo lo anterior al día de mañana será olvidado y solo los nombres de las personas justas serán recordados. Dios nos ha hablado a todos nosotros y ha dicho que todo aquel que ha sido justo en vida, será recordado y mi ángel le dará la señal de que el sobrevivirá. Otro periodista inquirió: ¿Sobrevivir a que?. El papa lo miro y dijo: al final de esta era. Todos los presentes en esa habitación guardaron silencio, no dijeron nada por un momento y en mi trabajo sucedió lo mismo. Tal vez solo pasaron unos segundos pero a mi me pareció que duro toda una eternidad, hasta que el papa alzo la voz y dijo, todo aquel que vea el ángel de Dios será quien se salve y debe hacer como el diga, entonces las transmisiones terminaron de forma abrupta, las personas que estaban a mi lado se encontraban impávidas, sus rostros inexpresivos, mostraban su estado intimo. Yo me levante de mi escritorio y me dirigí al baño, me moje la cara y cuando volví a mi lugar de trabajo vi como mis compañeros de labores se disponían a marcharse, era todavía muy temprano, pero creo que esta noticia era mas poderosa que cualquier horario en ese momento. Yo también tome mis cosas y me fui, era curioso, pero no me encontraba tan sorprendido, solo tenia la necesidad de llegar a casa lo mas rápido posible. Fue difícil tomar alguna micro que me dejara cerca de mi hogar, la gente se agolpaba contra cualquier vehículo que les sirviera para llegar mas rápido a sus casas, era raro pero me puse a pensar en la forma de dar la noticia a la gente, ¡Por televisión!, resultaba extraño, pero creo que a veces la gente no cree en nada que pudiera estar frente a sus narices, pero si lo ven por televisión, creen de inmediato.

Cuando por fin pude llegar a mi hogar, me di cuenta de que algo pasaba. Al cruzar la puerta vi a mi padre sentado en el comedor con una mirada perdida, en estado meditativo, le pregunte que qué había ocurrido y no me respondió, solo me miro y después volvió a su estado de abstracción, fui hasta la parte posterior de la casa y me encontré a mi madre, ella se veía un poco mas serena, pero su mirada era triste, me miro y sus ojos traspasaron cualquier pensamiento que pudiese tener en ese momento, alzo su mano derecha hacia mi rostro y se puso a llorar, le pregunte que qué pasaba y me respondió: que antes que llegaras apareció el ángel en esta casa, yo lo vi, pero tu padre solo vio su luz, no al ángel, el me dijo que yo me salvaría pero no me dijo que pasaría contigo y tu padre. Yo no supe que decir, solo me quede en silencio y la mire, ella lloro y me abrazo, le dije que así tenia que ser. En ese momento decidí ir a ver a mi padre para saber si lo podía ayudar en algo, pero cuando salí del dormitorio, el ya no estaba en la casa, no lo volví a ver. Me sentí mal, muy mal. Mi madre también se entristeció por el y también por mí. Le pregunte que qué iba a pasar ahora. Ella me dijo que el ángel le había dado la instrucción de salir de la casa e ir a un lugar determinado, al parecer era un templo o un lugar santo, la verdad es que no entendí, le pregunte como iba a llegar hasta ese lugar y ella me dijo que seria guiada hasta el lugar en cuestión. Me miro y dijo que prefería quedarse a mi lado, porque ahora yo estaba solo, mi padre había desaparecido y no quería dejarme. Yo no se lo permití. La tome del brazo, salimos de la casa y la escolte hasta donde pude. Caminamos mucho y en silencio, solo se escuchaban sus sollozos y a lo lejos la gente que gritaba de desesperación. Era curioso, pero el viaje resulto ser tranquilo, a pesar de todo el alboroto que debía (según yo) haber por las calles después de escuchar esta tremenda noticia del fin del tiempo, pero aun así todo estaba tranquilo y seguimos caminando. Yo recordaba mi niñez , cundo jugaba hasta que el sol se ocultaba y mi madre tenía que ir a buscarme para ir a dormir y yo llegaba con mis rodillas llenas de heridas (las normales en una niñez sana) por jugar en la tierra o a la pelota, y ella se preocupaba tanto, es paradójico, incluso en este momento sigo siendo su preocupación. Y eso me da mucha pena. De pronto me doy cuenta que estoy caminando solo, mi mama se detuvo, asumo de inmediato de que esto era nuestra separación, así que le di las ultimas fuerzas que me quedaban para que siguiera su camino y le desee suerte, de pronto mi madre me miro y me dijo que estaba viendo las señales para seguir sola, al parecer en el cielo se podía distinguir algún tipo de guía, yo no veía nada. Le tome la mano, la mire a los ojos llorosos, la bese en la mejilla y me despedí, le di las gracias y ella se echo a llorar de una forma desgarradora. Yo le solté la mano y le dije que ahora no podía pensar en mi, solo importaba ella y la verdad es que en ese momento era lo único que me importaba. Me aleje y no mire hacia atrás para que ella no sintiera deseos de acompañarme. Cuando estaba lo suficientemente lejos de ella, me di la vuelta y la mire, ya no podía distinguirla bien pero sabia que esa figura lejana correspondía a la de mi madre y sin previo aviso mis ojos se humedecieron y me puse a llorar. Me sentía solo, como nunca lo había sentido antes, me pregunte ¿Porque yo no vi al ángel también si nunca hice daño ni mal a nadie?, la respuesta era obvia, tampoco hice bien a persona alguna. Mi descubrimiento me desgarro el alma y la pena se apodero de mi, pero ya no había nadie a mi lado para poder ayudarme.

Al día siguiente, yo me encontraba en mi trabajo, era curioso, ya que solía decir que este seria el ultimo lugar donde me gustaría estar si me dieran a elegir, pero aquí estaba, solo, mirando la televisión. Sabia que había un par de personas que se encontraban en este edificio, tal vez se sentían tan solos como yo. Pude ver al entrar, que la primera oficina estaba iluminada y alguien se encontraba en un escritorio, daba la impresión de estar esperando resignado el fin. Yo solo me dedique a ver el noticiario del único canal que se encontraba al aire en ese momento; pasaban una y otra vez las imágenes de la nube posada en el río Eufrates. En ese instante, y por el resignado automatismo de mis actos, comenze a recordar algunas cosas de mi vida, por ejemplo: cuando estudiaba en la escuela, cuando jugaba en el parque con mis amigos, recordaba cosas buenas de la infancia, creo que uno siempre recuerda esos momentos porque es una época en que no existe maldad en los actos o por lo menos no de forma premeditada. Mientras ahondaba en mis recuerdos, me acorde de mi gran amigo de la niñez, Americo, era el único amigo que me ha durado desde tanto tiempo. En ese instante decidí irme y visitarlo por ultima vez, ya que hoy era el ultimo día, según el plazo que dio el papa. Tome mis cosas, me puse mi chaqueta y cuando estaba a punto de salir de aquella oficina, escuche una voz estremecedora en televisión, de pronto un periodista dijo: esto es impresionante el cielo se ha transformado en un... en un... después de eso no se escucho nada mas, solo se vio una luz segadora y todo se transformo en oscuridad dentro de ese aparato. Me temo que aquel periodista no volverá a dar otro reporte. Según entendí las imágenes mostradas correspondían al otro lado del mundo. Yo estaba en Chile, pero creo que mis razonamientos ya no importaban, salí lo mas rápido posible y mire de reojo hacia la oficina donde creí ver a alguien al entrar, solo vi una sombra perdida en la oscuridad.


Cuando por fin estuve fuera del edificio, no vi vehículo alguno por las calles, solo a gente que vagaba de manera perdida en un errabundo caminar. Mis intenciones de ver a mi amigo por ultima vez se hacían cada vez mas difíciles y mi animo decaía. Me quedaba una opción y era tratar de llegar hasta donde vive Él a pie, era lejano del lugar donde yo estaba parado, pero seria el ultimo esfuerzo de una vida agonizante y agonizante desde hace mucho tiempo. Deseaba que esta extraña sensación desapareciera rápido, cada vez me sentía mas lejos y angustiado pero intrínsecamente sabia que el final pronto llegaría.

Estaba en la calle Balmaceda y mire hacia atrás, vislumbre a lo lejos una micro que venia a toda velocidad, era la única que vi en mi camino. De forma casi mecánica y autómata alce mi mano para que parara, vi que estaba repleta de gente que como yo trataba de huir o simplemente llegar a un lugar determinado para expirar. Pense que no se detendría pero sin embargo esta paro y me agarre como pude de los pilares de las escaleras para no caer, me apoye y logre cierta estabilidad. Ahora solo dependía del chofer, que no cobraba ningún tipo de dinero, ya no era necesario. Mire las caras de las personas que eran mis acompañantes en este bus y solo vi desilusión en sus ojos, algunos pedían perdón al cielo, otros miraban el paisaje que pronto desaparecería, yo solo quería llegar pronto a mi hogar y visitar por ultima vez a mi amigo de la infancia. El bus ya no recogió a mas personas y se fue en trayecto rápido y casi sin obstáculos.

Cuando estaba cerca de mi casa trate de bajar del vehículo. Anuncie mi parada pero nadie me escucho, en ese momento sentí miedo de pasar por la calle que conecta a la mía y no poder bajar para lograr mi objetivo, así que salte, el bus diminuyo la velocidad pero igual me arrastre por el suelo, es curioso, pero no sentí dolor por la caída. Me levante, no lograba caminar bien, en realidad, eso ya no importaba, vi como el bus se alejaba cada vez mas en su inexorable carrera. Tome algo de aliento cruce hasta la calle que cortaba de forma diagonal a la mía, sabia que ahora estaba cerca, muy cerca de casa. Mi amigo vive a unas cuadras de mi hogar, tal vez pueda llegar a tiempo si me apuro, pense. Pero antes de terminar cualquier pensamiento vi como el cielo se oscureció, tanto que se lograban ver las estrellas, también vi que desde el suelo brotaba agua de manera tímida. En esa calle no había nadie mas que yo y una sombra que estaba a cierta distancia de mi que no lograba identificar. De manera abrupta se escucho un estruendo en el cielo, no eran rayos, su sonido era mas estremecedor, de pronto el cielo se ilumino de manera encandilante, por un momento no pude ver mucho, mis ojos estaban cegados por la luz. Cuando me recupere, vi que el cielo estaba pintado por lenguas de fuego provocado por explosiones que emitían un ruido ensordecedor. Yo estaba totalmente rígido, sin movimiento alguno, paralizado por el miedo. Sin entender por que, mire a aquella sombra que estaba cerca de mi, ahora con la luz producida por las lenguas de fuego logre definirla, era mi amigo, al que iba a visitar, le espete con un ¡¡Hey!! Y el me miro, le hable y le dije que venia a visitarlo por ultima vez, el estaba enmudecido por lo que veía, pero logro esbozar una palabra que no pude entender. Después de un momento logro aclarar su garganta y me hablo. A lo lejos se escuchaban gritos desesperados, yo mire a mi amigo y le dije: adiós, amigo mío. El me miro y respondió con otro adiós, después me dijo con los ojos llorosos: creo que ahora ha llegado el fin y agrego: parece que no podrás dibujar a mi prima, ¿Cierto? Era un extraño sentido del humor. Su prima se había ofrecido a que la dibujara unos días antes, pero ninguno de los dos se acordó de eso, quien sabe, tal vez ella también vio al ángel o quizás en este momento se encuentra viendo lo mismo que nosotros, no lo sé, pero en realidad ya no era importante. Se lo dije a mi amigo y el asintió con la cabeza resignadamente. De pronto vimos a lo lejos como una figura extraña iba tomando forma. Era una gran ola que se veía en el horizonte, era enorme y se acercaba rápidamente, a medida que se acercaba lograba distinguir figuras humanas en sus aguas y le dije a mi amigo: creo que eso seria todo, el asintió con la cabeza y yo me di la vuelta para correr. Cuando intentaba alejarme mire hacia atrás y vi a mi amigo que permanecía quieto, sin movimiento, incólume, entonces decidí volver y quedarme igual de quieto que el. Me miro y no dijo nada. La ola se acercaba cada vez mas y en un instante llego a cubrirnos y a hacernos desaparecer. Ya no veía a mi amigo y menos algún atisbo de humanidad. Me deje llevar por el agua y comenze a cerrar mis ojos, sentía que la vida se me iba sin que yo pudiera hacer algo, las fuerzas desaparecían y al cerrar completamente los ojos tuve la sensación de estar a punto de caer, los abrí y me encontraba en el borde de mi cama, alterado por una ensoñación terrible. Me sentí mal. Verifique que todo fuese un sueño y por un momento pense en todo aquello. Dicen que Dios habla a la gente por sueños. También pense que pudo haber sido mi inconsciente el que quería decirme algo, no lo sé, tal vez estoy haciendo las cosas mal, me cuestione por muchas cosas malas. Acciones mías, aun así, esa noche no pude volver a dormir.


El cuervo__

Texto agregado el 05-05-2004, y leído por 183 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
17-07-2006 Ufffff menos mal que fue un sueño, te puedes dar cuenta que a veces nuestro inconciente trabaja más acelerado, que nuestro conciente, y es una buena herramienta para escribir un muy buen texto como este, mis ***** cafayate
11-07-2006 Guau! extraordinaria narración la que has escrito, y si todo hubiese sido cierto ya no estarías aquí/ pero en realidad era un sueño que suerte! No? a veces parecen tan reales que cuando despertamos aún sentimos esas sensaciones en el cuerpo, como que todo cuanto nos sucedió fue real/te felicito, por este excelente texto***** clear_su
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]