TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / petzenko / Un monaguillo y dos barrabravas

[C:375685]

El ritual fue el mismo de siempre, solo que cambio el escenario. Un buen baño para sacarse la arena de la playa, seleccionar el vestuario, perfumarse y previa pizza con cerveza los muchachos salieron al ruedo.
La noche de Mar de Ajo comenzó cálida e invitaba a tomar algunos tragos más antes de entrar a bailar. Como siempre ocurría, el Gallego José y Lupin discutieron sobre el destino de esa noche de vacaciones. Discutieron sobre fútbol, política, mujeres y por el precio del perejil. Eran de esas extrañas parejas que discutían por todo pero se la pasaban juntos y juntos vivieron aventuras recorriendo desde Avellaneda, Lanus, Banfield, pasando por Mar de Ajo, Río de Janeiro y España.
Otro muchacho amigo del barrio, Martín, coincidió con sus compañeros de la secundaria en elegir el mismo lugar para vacacionar y repartir sus salidas entre los atorrantes del barrio y los aplicados muchachos del Instituto French.
Los del barrio esa noche fueron a bailar. La ilusión de llevarse alguna mina(*) del boliche(**) se ahogo, (como casi siempre), en cantidades de distintas bebidas alcohólicas. La situación era insostenible, la noche todavía prometía pero difícilmente podría cumplir a juzgar por el estado de la extraña pareja. Los dos estaban maltrechos pero el que peor la llevaba era el Gallego. Lupin, un poco mejor decidió sacarlo del boliche casi arrastrando. Tomados del hombro y zigzagueantes rumbearon para el departamento.
-¿Che, llegas bien?, dijo Lupin.
-shhh... ¡berp! mestoy muriendooo..., contesto el gallego amagando con vomitar.
-Cuchá, en la otra cuadra sta el departamento de Martín, vamoss, tomamosun café, te mojasss la cabeza y seguimos para el departamento... ¡hip!
-me mueroooo... ¡berp!
Pasaron por el departamento del amigo del barrio. Lupin golpeo la puerta con fuerza. De adentro una voz asustada respondió:
-¡¿Quién es?!
-¡Los amigos de Martín!, ¡abrí!
Después de un rato y previa visión por la mirilla, un ruido a llaves sonó y se abrió la puerta. Un flaquito con cara de asustado los atedió preocupado por la situación.
-Martín salió con el resto de los chicos.
-¡que mimpota, correte!, balbuceo Lupin empujando al muchacho y entrando de forma violenta.
-Me muerooo..., volvió a decir el Gallego.
-¡este pibe esta muy mal!, ¿qué le paso?
-Nada, le callo mal la pizza.
-¿Queres que llame una ambulancia?
-¡No salame! ¡¿Dónde queda el baño?!
-Ahí a la izquierda. Voy a preparar un té.
El flaquito se dirigió a la cocina y puso agua a calentar. Los compañeros de Martín eran gente correcta y en especial este muchacho que prefirió no salir para poder disfrutar la playa desde la mañana, un fenómeno que los del barrio solo conocían totalmente en pedo cuando salían de bailar. Para hacer una comparación de perfiles este encuentro ocasional parecía entre un monaguillo y dos barrabravas.
Mientras que esperaba que el agua hierva, vio por la hendija de la puerta del baño al Gallego totalmente desnudo y a Lupin ayudándolo a entrar a la bañadera. Cerro la puerta, no le pareció bien eso de andar espiando. Ya con el té servido comenzó a escuchar lo que pasaba dentro del baño.
-¡No, no por favor, dejame!
-¡Quedate quietito boludo! ¡Al principio vas a sufrir un poco pero después te acostumbras!
-¡Ahiahiahiii, no no, por favor NOOO, AAAHIIII!, ¡NO, NO AGUANTO MAS, DEJAME HIJO DE PUUU…, NO NO NOOOOOOOOO!
EL pibe pensó lo peor y decidió intervenir. No iba a permitir una violación en su propio departamento. Abriendo la puerta cual héroe al grito de:
-¡Que le estas haciendo! ¡Soltalo basura!, ¡Voy a llamar a la policía degenerado! Los dos lo miraron sin entender nada. Dentro del baño lo que pasaba era que el Gallego se resistía a meterse bajo la ducha de agua fría mientras Lupin trataba de convencerlo empujándolo.
-¡Que te pasa boludo!
-¡Cosas raras en mi departamento no!, ¡se van inmediatamente y no hay té para nadie!, sentencio queriendo imponerse.
Debido a la ducha fría al Gallego se la había pasado un poco la borrachera, pero Lupin estaba en pleno auge de alcohol y le propino al pobre infeliz que gritaba por ayuda, una seguidilla de golpes y trompazos mientras José se vestía y miraba la escena sin entender nada.
Salieron a la calle escuchando los gritos del flaquito pidiendo a la vecindad que llamen a la policía. En el trayecto vieron la playa de mañana con los ojos de quien mira lo inalcanzable. Como una postal el sol asomaba rojizo desde el mar en el horizonte. Una tranquilidad absoluta solo era alterada por la sirena de un patrullero a lo lejos. Los muchachos se fueron a su departamento a dormir la mona(***) hasta el atardecer del día que ya estaba en curso.
En épocas difíciles donde la inseguridad es moneda corriente nos queda elaborar alguna reflexión al respecto. Escuchamos en noticieros y leemos en diarios las más vareadas tretas para ingresar a las viviendas y pergeñar secuestros, asaltos o robos. Es nuestro deber andar con mucha precaución y siempre atentos. Y si llaman a nuestra puerta no dejemos entrar a cualquiera, menos si se trata de un par de borrachos a no ser que traigan algunas botellas para convidar.
(*) mina=chica
(**) boliche=discoteca
(***) dormir la mona=dormir después de una borrachera

Texto agregado el 17-10-2008, y leído por 281 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
09-11-2008 ja! Tiempo tenia de no visitarte y me encuentro con este relato tan ameno...primero q todo, lo q me encanta de tus historias es el sabor local, los modismos tan nuestros en el habla de los personajes, los lugares mencionados y q uno mismo puede reproducir por conocerlos, en fin, todo el regionalismo que volcas en ellos, y segundo, en esta historia, la simpatia, el humor, la creatividad con que manejas la escena..y claro, el final, entre anecdotico, ironico y real..Un saludo!! :) Mildemonios
30-10-2008 Divertido y con mucho de realidad.***** luna-azul
28-10-2008 Divertido. Lo leí de un tirón con una sonrisa en la boca. Un abrazo. galadrielle
24-10-2008 Muy divertido ,me gusto mucho, como siempre me haces reir con las anecdotas cotidianas...besote almaguerrera
23-10-2008 Es una linda historia. Bueno, eso no me extraña, hermano. Excelente narrativa. Un abrazo Sofiama
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]