TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rob3 / ...

[C:375762]

Llegaste a mi vida en aquella tarde de un mayo, no recuerdo muy bien tu presencia aquél día, mas noté tu presencia.

El embrujo de otros ojos no me permitieron ver la dulzura que se escondía tras el carmesí de tu ropaje.

Entre estratagemas articulados, persuasiones eufemistas; logré posibilitar encuentro efusivo.

Aún recuerdo ese encuentro, entre cepas y humo, que acompaña hasta el día de hoy nuestras noches de lujuría y de reflexión.

Sólo la amargura nos hará comprender la dulzura que tu cuerpo arroja, cual si fuesen feromónas primaverales.

Amargura que ha llegado, mas no para amargarnos, sino que para comprender el dulce sabor que nuestras sábanas tienen desde que lo son.

Pasó el tiempo, aquellas noches de lujuria se tornan borrosas...

¿He cambiado?, ¿has cambiado?

No, sólo nos hemos descubierto, aquella primera cita, entre botellas, ruidos, rosas, susurros, etcéteras de etcéteras; circunstancias que no han cambiado.

Sigues siendo mi compañera, más aún cuando me encuentro con mis amantes.

Mis amantes te envidian, porque eres la persona que ha hecho que yo sea el que soy.

Texto agregado el 17-10-2008, y leído por 106 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
17-10-2008 Hay una fina linea entre lo "dulce" o "romántico" y lo "cursi" y "ridiculo" y "pretencioso".... en este texto te pasaste de la linea como por 10000 kms.... Tharkun
17-10-2008 Que dulce...y a la vez fuerte...me gustó, y yo también sentiría envidia de una mujer tan trascendental en la vida de mi amante...saludos!! lulita_64
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]