TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / El vampiro.

[C:376857]

Un vampiro le quitó la sangre a una transeúnte,
después sonriente exhibió sus afilados colmillos colorados y tapando su rostro con la capa huyó de la escena del crimen.
El cadáver de la mujer quedó esperando la llegada de la ambulancia. Enseguida, rápidamente,
le hicieron una transfusión, con material del banco de donantes, y esta mujer despertó cuál Cenicienta. Es una gringa muy hermosa, con una gran fortaleza física, que a poco de resucitar recobró el anterior semblante, continuando su vida con total normalidad.
Así fue que pudo reconocer al agresor,
que resultó ser un conocido juez de la nación,
al que luego de atraparlo, enjuiciaron,
como corresponde colocándolo bajo la sombra de las rejas.
El juez vampiro bebió sangre de varios presos,
con lo cuál tuvieron que meterlo en una jaula a cumplir su condena allí.
Esta sociedad está totalmente descompuesta,
en el sentido de que para nada funciona,
pero además porque está putrefacta.
Aquí impera el caos, como si este país fuera una factoría llena de piratas hambrientos.
Entre mujeres y hombres no existen diferencias de ningún tipo, debes de desnudarte sí deseas dar a conocer la verdad de tu cuerpo.
Lo mismo ocurre con las edades, desde muy pequeño se es punible de castigos ejemplares en forma de detención carcelaria.
Ya con diez años eres considerado adolecente.
Por esto al juez Lamberti como en un zoológico lo visitan tantos niños compañeros de cárcel,
hoy día precoces adultos delincuentes,
que en la mejor de las ocaciones le arrojan pan y tubérculos (acompañados con un poco de sangre de ínfimos pinchazos que se propinan para ese fin).
No obstante tiene la suerte de estar aislado de agresiones concretas pués sino sería puré.
Lamberti en la soledad del sucuho penitenciario deja traslucir su enorme tristeza, añora los tiempos en que andaba por la ciudad nocturna bebiendo perros y gatos.
De todas maneras, lo que va corriendo de la condena, le ha servido de escarmiento no deseando jamás volver a jugar con ese liquido tan vital, por fín entendiendo, con la mente y el juicio de la razón, la criminalidad de la acción del vampiro.
Finalmente con una herramienta apropiada limó sus largos colmillos hasta ponerlos al ras del resto de la dentadura.
Gesto que le valió de parte de su colega que lleva adelante la causa, por la excelente conducta (además por depositar una importante cantidad de dinero) Una revisión en las condiciones de permanencia; una mejor estadía, una alegre libertad condicional con arresto domiciliario.
Por esa ejemplar conducta, más el sobervio aporte de una íntima amistad que se ofreció como garantía, logró dichos beneficios.
Rodrigo Lamberti tenía en los colmillos originales unos orificios con los cuales succionaba la sangre cuando mordía a las victimas, pero actualmente de todos modos le han quedado como unas caries con los conductos semi obstruidos, con los que suele dar sorbos especiales de jugo de frutilla,
o de vino tinto.
Estando viviendo con Analía Rosa Tusheifú,
que es la persona íntima (se puede decir futura señora) que le facilitó el cambio de régimen de reclusión, pudo encontrarse con la escritura, logrando un cierto prestigio publicando ensayos literarios en una revista de actualidad parafraseando temas relacionados con la inseguridad social.
Pero no se ilusionen! pués de una adicción de ese grueso calibre no se sale tan facilmente.
Lamberti no está del todo curado,
suele mirar con apetito a su amiga Rosa,
quien es muy blanca de piel rosada, y un tach ocre de amarillo con negro; cuando siente en el aire su olor a menstruación las glandulas le segregan saliva de más, chorreandole la baba a borbotones cuál catarata del Iguazú (Ñágara).
-Yo estoy en la bañera tomando uno de inmersión (murmuró Lamberti para sí casi ensobrado en melancólicos pensamientos) y siento que el aire sabe amargo, metálico como el edulcorante,
(dijo como razonando) mi corazón palpita extralimitado en su capacidad de expansión,
haciendome exaltar el pecho cuál vasija sobre el estante de la vitrina en un terremoto leve en la gran escala. Rosa es una mujer obesa pero a la vez sabrosa (continuó pensando el vampiro) su piel es perfecta cuál si descendiese de padres atletas que tanto en la vida se han oxigenado;
su dulce temperamento, más que nada por la época en la que transitamos, deja traslucir cierto estado de amaneramiento masculino;
pero al salirse del cuerpo tanto las carnes rebalsando el vestido de rollos sensuales,
uno no puede menos que pensar que está frente a un monumento femenino creado por Dios con ayuda del genio de Rodín.

Pero pasó que una de esas mañanas,
en que me encontraba haciendo un escrito para mi último ensayo, un mensaje en el correo no deseado,
despertó mi intriga pués provenía de un sitio de arte; se trató de una invitación para intervenir en un foro de literatura de fantasía, en el lindo país de Chile, a metros de la paralela cordillera.
Mi patria no puede extraditar gente buscada por la justicia de allí, Chile tiene normas que impiden dicha captura, entonces pensé seriamente en la posibilidad de escapar del arresto, huyendo para siempre.
Conversamos con Rosa Analía acerca de la posibilidad de que ella venga conmigo,
pero lo más prudente será que primero me instale y luego se incorpore.
Aunque lo más complicado es que tengo que escribir un cuento (mínimo mil palabras)
para poder participar legalmente, puesto que es un competencia literaria, que además tiene premios en dinero y becas.
No ignoro que una vez que este viviendo en Chile,
va a saltar el tema de que soy vampiro y todo eso,
entonces se me ocurre la idea de escribir una historia acorde:

Hubo una vez un vampiro de Transilvania que emigró para América del sur, optando por radicarse a orillas del Atlántico, formó una hermosa familia donde supo tener una hija mujer, que luego de crecida le dio un nieto Varón, al que bautizaron con su nombre. Pedro Kürten el dragón, de la orden del Dragón, descendiente de Laima víctima del puñal de Hera. Hacedor de la Nicromancia.
Quien dejara agujeros en la tierra al paso de tumbas, por más que guadañas y oces fueran puesta para impedir su paso.
-¡Os informo Meigas chuchonas que he dejado de beber sangre, para siempre! Ni si quiera chupandome el dedo lastimado. Uthus Maskines, ahora soy un hombre común, por las dudas,
para nunca claudicar, con espinas virtuales clavadas en el corazón de roble,
nobles puñaladas invisibles que laceran mi cuerpo ya de por sí sin sombra, o de sombra caminante.
A sangre fría, me he quitado los colmillos que durante la noche azomaban amenazantes al pueblo de la ciudad, no teman pués me he propuesto ser un hombre normal, y visitando a Dios así se lo he jurado con sincera vehemencia, además de limar los vergonzantes colmillos. ¡Juro hacer el bien!
y prometo pasar desapercibido, en esta porción de vida que graciosamente a todos nos a tocado,
donde ¡Oh camaradas mortales! verán dejaré el óbolo de Caronte puesto en función de ser uno más de la especie. Aunque con inmensa sed,
como corresponde a tan bello jardín,
respetando la vida ajena, que son ustedes ¡oh! flores maravillosas y bien aventuradas.
¡No habrá necesidad de tener que clavar una impresindible estaca en mi pecho derruído!
O de furtemente quemarme la piel con cera de una cruz derretida. Ni tampoco dejar una nota anónima del pueblo que mencione a Cristo nuestro señor como acompañante de calvario a los pies de mi tumba.

Rosa sigue de cerca mis sigiliosos movimientos arteros (estoy segurísimo, que si le rogara por que me de su sangre para beberla, con todo amor lo haría altruísta sin vacilar un segundo) está muy interesada en la historia que a continuación escribiré, pero, dubitante lamento descepcionarla,
aún ignoro como ha de seguir.
Calculo que este nuevo vampiro que vendría a ser yo, ha de tener que luchar contra ese apetito natural del genero al que ambos pertenecemos;
teniendo que lídiar con la crónica sensación de apetito de sangre de cualquier tipo y factor.
(no olviden, recuerden que hoy día Lamberti es una hormiga).

Peter diseñó un sarcófago con capacidad para reproducir música por tres año ininterrumpidos,
habría que salir de la tumba como para poder activar la bateria con una pequeña carga de sesenta minutos, o en su defecto tener un pariente aliado que cumpla esa misma funsión desde afuera.
Pero lo importante está en que es un invento que cualquiera puede utilizar, siempre a expensas de creer que los muertos aún muertos pueden continuar escuchando luego del deseso final.
Sabido es que la carne de los perecidos sigue hablando después de fulminado el cuerpo y salida el alma, pués las células continúan emitiendo un leguaje vital, en transito a la decadencia de la liquidación material, concatenado dentro de un discurso sagrado pero también generalizado,
que responde, en el sentido de reacción,
a los organismos cósmicos en cuanto a tiempo de exposión se refiere. Es una tangencial manera de introducir un mensaje, tendiente a querer hacer convencer a la gente, a pensar que existe una fatal atracción entre ambos mundos,
que establece una zona donde la materia y la nada estan presentes cuál mosquitas en la borra. Diferente a cuando existe una discrepancia entre mortales donde la disquisición puede llegar a ser eterna e inhumana.
Quiero significar que existe una zona clara,
donde las posibles victima de la fatalidad están comprendidas en una previa selección de posibles candidatos, a hacer cumplir las diferentes partes que conforman la composición primera del destino.
O sea que un vampiro: es un ser que irremediablente tiene que hacer concretar una misión de basta riqueza, encomendada por la propia mano del creador, que se inspira en ese acto de poseción donde la sangre simboliza la energía para seguir adelante con la verdadera riqueza del todo en armonía, fuerza de la creación en movimiento,
para continuar haciendo la rueda eternamente girar, y más girar dando vueltas sin parar un segundo; con el arrastre, suena desagradable pero es así, de desecho de personas muertas en vida,
asignadas para el prudente sacrificio puesto en manos del mandamás, pegandose como el enjambre de langostas a la cosecha, o la mosca en la luz trucada de la pizzería, entrando en esa zona de donde no se conoce regreso, que sería similar a la jaula de un matadero de hacienda,
pero que es una esquina donde el murciélago ematófago, como un muñeco somwyes clava su herramienta en la yugular.
Ahora que se entiende, que un vampiro es alguién asignado a tomar la escencia material,
de aquellos elegido por el cielo para cumplir la unánime tarea de estar presente en otro sitio mejor (les recuerdo que: aquellas victimas del vampírismo, no estan sujetas a jucio final,
llendo directamente rumbo hacia al limbo como dirección última). Entonces nos queda que nosotros los vampiros somos agentes purificadores de la súbita violencia, desatada por la propia inersia de plomo, o de cualquier catástrofe no prevista en los calculos cientificos de nadie disminuyendo conciderablente la cantidad de victimas, o también por la mano de los propios seres de la misma especie que irremediablente asesinan por puro placer existencial.
Estamos para disminuír la inseguridad de las metrópolis, pués el delincuente solo se coíbe cuando siente una mano certera que le avisa que hay algo superior que está protestando.
Somos un acto puro donde subyace una promesa de bienestar para el conjunto. Somos como la sanguijuela para la pierna encagrenada.
Por este nuevo invento de categoría excéntrica, Peter logró una beca para exponer en una feria para ese mismo fin, que se lleva a cabo en la ciudad de Santiago de Chile, sus proyecto de hacer cajoes de muerto con mp3 incorporado.
A la cuál asistirán empresarios del rubro funerarias de todo el continente y más...

Rosa está desnuda intentando quitarse con paños fríos el calor del cuerpo, yo le dije, como bromeando: ¡Que un verdadero Lamberti no puede permitir dejar pasar por alto una oportunidad tan exelente de hacer el amor a la carta con quién le fuera asignada como pareja por orden de la justicia divina! para colmo permaneciendo encerrados en un departamento tantas horas al año.
A lo que Rosa contestó, mientras no me tome la sangre, nada me place más que hacer el amor con usted.
Frases más frases menos: yo a Rosa la quiero con locura, y por nada del mundo le quitaría su sangre.
Finalmente decidí quedarme en Buenos Aires cumpliendo la pena pués en realidad un tanto la meresco. Es evidente que la sangre es algo que pertenece a un sistema privado, salvaguardado por el cuerpo mismo donde habita. Es algo ajeno a un vampiro,a menos que exista un debido consentimiento para ese fin. Rosa Analía,
en realidad se llama al revés, pero la apodé de esta inversa manera proporcional,
pués adoro el color colarado, aunque se trate de una insignificante flor. De todos modos existe una interesante posibilidad, de que pueda vaciar a Rosa de su líquido vital llamado sangre, pués cuando tenemos relaciones sexuales, ella está tan entregada, que con sus ojos acabando parece decirme que la despoje de la vida, que allí ha de encontrarar la plenitud del extasis, que es algo que tanto le interesa acuñar.
Alejarme de ella será como escapar del éxito.
Pero ahora que endurecieron las penas júridicas,
y que cada acto punible se multiplica en la suma, puesto que han retirado aquella ley que resumía la condena basandose en el delito más importante,
debería pensar en desistir de mi instinto, de una buena vez por todas, antes que sea demasiado tarde; y en comenzar a portarme como un humano.
Pude comprobar que es imposible que pueda escribir un gran cuento.
Me encuentro realmente descorazonado porqué me había alsado de la idea de la plena libertad,
aunque debo reconocer que, de estar enjaulado recibiendo piedras, a pasar ha convivir todo el día con una obesa, por la que además siento un gran amor, y apasionamiento, existe una enorme diferencia sustancial que vale la pena aclarar incado de bruses al suelo.
Finalmente (disculpen la falta de clima dramático)
como un perro mordí la carne de Rosa Analía,
hasta gironear un conducto importante,
de donde comenzó a brotar la "salsa Kechup".
Que en un acto de parcimonía, comenzé a digerir junto con partes de musculos que tambien estoy tragando.
El principìo del error radicó, en que comenzamos a jugetar con las extremidades estando ella con el período femenino.
Hay gente husmeteando en la zona, pués mi caso penal aún es rezonante, en la ciudad dislocada. Podíamos sentir junto con Rosa Analía la nariz de la camara fotográfica con el zoom sobre la catrera.
Mi adorada Rosa, para mi desgracia pués es preferible desconocer otros horizontes, rapidamente quita de una bolsa un aparato para hacer pasar suero fisiológico a los que agonisan,
y con una delgada larga aguja del extremo,
clava dicha arma en mi frágil cuerpo de inosente asesino; es evidente que ha dado al blanco en una zona sencible pués estoy temblando.
Por su parte, quedó saliendo de la carne una vena colgando, que cuál fetuchini absorbí hasta el fondo blanco, mientrastanto desvaneciamos en últimos exabruptos terminales; del que nunca pudimos volver a tener conocimiento.
(Aunque después en el cielo sí. No mentira).
fin.








Texto agregado el 25-10-2008, y leído por 157 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]