TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / El pequeño Rómulo Santander.

[C:377692]

(Como dijera Rómulo Santander en el cuarto aniversario de su nacimiento, sorprendente más que nada por la edad que transita,
en un magistral discurso de palabras de aniversario de cumpleaños, al borde de sopletear las velitas con aire de los pulmones: Aviso para que después nadie se aflija. Aquel presumido que oze intentar hacirse de mis dotes de mago del cielo,
será instantáneamente desintegrado cual gota de rocío machacada al sol. Aún así nadie pudo entender a lo que el niño se refería).
Tengo un bajo eléctrico arrumbado, digamos,
desde la eterna juventud de cuando era pibe, perteneciente a una banda de rock que integré
en los años setenta, que ingeniosamente,
convertí en un bolillero contador para practicar matemáticas. Es decir: en sus cuatro gruesas cuerdas hube enebrado unas mostacillas de cerámicas de diferentes lisos colores que se corresponden con cada una de ellas.
A los cincuenta años tuve mi primer y único hijo,
que en la temporada entrante ingresará en el ciclo pre-escolar, en el turno mañana. Entonces deseo que vaya sabiendo qué son los números.
Todo esta cosa la realice exclusivamente para que mí hijo Rómulo pueda aprender a contar de una manera entretenida y didáctica.
La madre ansiosa como yo, ya le ha comprado el uniforme de la escuela a la que pronto asistirá,
que tiene como característica que lleva un gorro redondo de color azul marino, con una pequeña visera negra en el centro. ¡Moño! y pantalones cortos, grises de gabardina, para todo la temporada aunque haga frío.
Entonces en doble partida, como un modelo de pasarela, el niño está desfilando con el uniforme recién puesto haciendo un ensayo general previo al debut, y por el otro su famoso contador que con tanto amor fabriqué esperando a ser utilizado.
El pobre vino corriendo desde la habitación a mostrarme la vestimenta, agarrando el instrumento como para tocar una canción en vivo.
Tuve que enroscarle el moño con elástico en el cuello para luego soltarlo haciéndolo girar cuál hélice de avión; a la vez que le explicaba los misterios del inteligente experimento.
Un decir, apoyé la guitarra de los sonidos graves,
de mi antigua agrupación denominada como la Banda de las Cinco cruces, sobre una mesita ratona de grueso vidrio. E hice que Rómulo se ubique frente al instrumento; con todas las bolillas colocadas de la parte inferior opuesta al clavijero, y una bolsa de caramelos como elemento visual que representan las fracciones. Entonces primero le convidé uno de menta, haciendo que desplace la mostacilla de la cuarta cuerda hacia el lado del palo.
¿Cuantas bolitas verdes tenemos de este lado? pregunté con tono de maestro ciruela ¿Cuantos caramelo has comido?.
El absurdamente contesto que miles, que por la mañana su abuela le regalo un paquete de pastillas, un bolsa entera de caramelos de goma,
muchos confites, que no sabría precisar la cantidad.
¿Cuantos caramelos recién te he dado? repliqué fastidiado no queriendo que evada la correcta respuesta; percibo que lo tengo acorralado.
-Ninguno, pués cuando se regala algo no se pide nada a cambio. Dijo Rómulo estirando su brazo para que le convidara el siguiente.
Elegí uno de frutilla para algo capciosamente hacer que tenga que desplazar la bolilla de la siguiente cuerda, y filosóficamente hablando sepa comprender que las cosas pueden pertenecer a la misma ecuación pero ir por diferentes carriles.
De todos modos él tiene tendencia a querer desplazar de a muchas bolillas a la vez,
teniendo que tomar su dedo índice derecho y luego ayudarlo a correr solamente la correcta. Sumado a que las mostasillas han quedado demasiados amuradas al traste lo que hace más difícil la partida de hacerlas correr por el mango.
¿A ver, cuantas computadoras hay en casa?
¿Cuantos televisores tenemos? insití guiñando un ojo estimando que ya había entendido,
mientras señalaba las bolillas desplazadas como soplándole la lección.
-¡No sé. Sabes papá, simultaneamente quiero ser muchos burros ignorantes! A mí esto de ir a la escuela no me está gustando nada, porqué dedusco que los maestro solamente desean que repitamos como loros lo que ellos consideran como una verdad irrefutable, absoluta. Supongo que con aquello, a fin de mes, irán de conciencia tranquila a cobrar el miserable sueldo.
Su madre espía entretenida sin querer espantar al principiante. Por mi parte, continuo adelante con la catedrática lección, arrimando un tercer caramelo de limón, denominandolo como el último si es que la respuesta es correcta.
¿Cuantas mostacillas hay de este lado?.
A lo que mi vastago contestó: Una verde, una roja, una blanca.
-Si pero ¿cuantas son en total?
-Un montón. Respondió el testarudo niño.
Luego impertinente arremetió con una segunda sagas pregunta: ¿Porque se forma la noche?
A lo que le sabiamente respondí, que una vez al día, la luna tapa al sol por algunas horas.
Rómulo, frunciendo el ceño, ahora ansioso desea conocer la velocidad conque gira alrededor de la tierra.
-Es una lánguida translación parecida a la de nuestro planeta; pronuncie seguro de mí. De acompañamiento, pero nuestro astro llamado Tierra se va quedando rezagado, y claro,
entonces la luna que además gira sobre su propio eje se corre para tapar otro continente,
por eso en los polos hay más luz.
Entonces fue que el niño señaló en un celular telefónico, del cual ignoramos su procedencia, mientras además aprisiona los botones pronunciando correctamente el nombre de los números elegidos.
-Uno Cinco, seiscientos doce, cuatro tres cinco cero uno. A renglón seguido lo colocó en su oreja como para entablar una conversación de verdad, mientras, mirándonos fijo a la mirada sonríe en silencio sin pronunciar palabra.
Luego de algunos minutos más, de infructuosa
tarea didáctica, sonó el timbre de calle.
Cuando salí para ver quién es, por detrás desde el techo de tejas, alguien saltó tomándome como rehén. Inmediatamente otros integrantes se sumaron al operativo. Cuando nuevamente estuve en el interior, pude observar como Rómulo dirige las acciones de la banda, su madre también está amordazada, pero en una silla, con la boca tapada con cinta de embalar.
Mi hijo Rómulo se cambió de ropa vistiéndose con un traje gris de elegante gala, con corbata bordó a rayas negras, enseguida colocó un revolver treinta y ocho largo en su cintura que le llega hasta el pecho.
Pero de pronto, como si la televisión anduviese mal pués el cable de coaxil se corta interrumpiendo la transmisión, los dos tipos que estaban soteniendome, desaparecen cual fantasmas, volviendo luego a materializarse en la misma situación de sostenerme. Sin embargo puedo mirar que mi señora pasa por un trance similar,
pués las ataduras por unos segundos también desaparecen, pero vuelven a venir como si nada. Inclusive mi hijo Rómulo (como en el cuento de la Cenicienta cuando llegó la medianoche y dieron las doce que de reina volvió a ser mendiga)
ahora combina la prenda anterior del uniforme de escuela con el traje gris.
De una manera reveladora puedo observar como Rómulo toma sus sienes como no pudiendo dominar la materialización de este otro mundo.
Entonces, por súbitamente haberme dado cuenta del porque de esta locura, hice un brusco movimiento zafando me de esas imagenes reales,
y en un instante rápido pero sin mucha fuerza le propiné una patada en la cabeza de tipo arte marcial.
Por fortuna esta puntual agresión arrojó sus buenos dividendos puesto que las imagenes tridimensionales se deshicieron por completo volviendo todo a la normalidad.
No obstante, obligando lo a meterse adentro, colocamos a Rómulo en el espacio libre de treinta centímetros de ancho, que queda entre una gran ventana de tres cuerpos, ventanal que linda con la vereda de la calle, y la reja exterior que protege la vivienda. Además de un tanto embriagarlo con un poco de licor de huevo para que no pueda dominar sus poderes.
Lo tuvimos que dejar allí por tres días,
encima estando borracho, porque continuaba desplegando su fantástico poder haciendo que: pájaros se troquen en mariposas, automoviles en carros, peatones en inofensivos gorilas,
que a su turno se fueron colgando de las rejas para jugetear con Rómulo.
Pero no obstante, en estos tres día que corrieron,
que ya pasaron desde que comenzó la crisis, ha desplegado una gran variedad de maneras de ejercer estas mágicas virtudes, pués hasta el momento no todo a sido trocar personas en diferentes seres, o igual que los bandidos que nos atacan al comienzo de esta manifestación del nene, que según posteriores deducciones, emergieron de semillas de Girasol que teníamos destinadas para el loro. Para dar otro ejemplo más,
ofrecer una último panorama de la situación:
en un momento, por un rato, materializó un buzón de correo en el medio de la calle (nosotros vivimos en Hipólito Irigoyen al dos mil, en la localidad de Adrogué) y los autos pegaban la vuelta pensando que eso era real. Hubo quién depositó la correspondencia que uno envía, que luego de desvanecida la imagen, quedaron arrojadas como papelitos en el asfalto gris.
Esto es desesperante, es un pedir auxilio a los gritos, alaridos de quién esta muriendo de dolor,
y esa voz transformarse en un canto lírico.
Pero notamos que cuando se le da alcohol disminuyen ostensiblemente los poderes;
pedimos disculpas pero hasta el momento es la mejor terapia.
Yo ya tengo miedo, me pesqué un ataque de pánico. Aunque con demoras, hemos llamado al médico para que nos ayude.
Aunque la hubo dejado, mi señora ahora está preparando una mamadera, con leche,
Nestún de cereales y licor Otard Dupay.
Ustedes pensaran que enormidad tener a una criatura de cuatro años enborrachada por tanto tiempo, que por este camino pronto se ha de pescar una cirrosis, pero si ustedes pudieran estar aquí, y presenciar esto que nos está pasando, cambiarían totalmente de opinión y estoy seguro estarían plenamente de acuerdo con nosotros.
Cuando sonó el timbre, al instante convertido en un canto de sirena, cruce los dedos por que sea el médico, abrí la puerta, y me topé con un hombre lobo sosteniendo una valija de facultativo,
con el instrumento para escuchar el pulso,
o lo mismo, los latidos del corazón saliendo del interior, pero a diferencia de la imagen conocida del hombre lobo de las películas, este parece tener puesta una gran máscara de cartapesta pintada con óleos, témperas y esmalte; más,
una actitud de gente educada que sobrepasa con holgura la estampa del cuerpo que habita.
-Que tal doctor mucho gusto en conocerlo.
Me anime a arriesgar sabiendo que sin dudas se trata del profesional de la salud. Él contestó con un: muy bien, alargado como el típico aullido caracteristico de este género animal.
De todas maneras el doctor no pudo lograr dominar esta carga sobrenatural ni siquiera aplicando calmentes e hipnóticos, pues Rómulo asimila cualquier cosa cuál adulto curtido por los desajustes del vicio, luego de la consulta nos recomendó atarlo con cadenas, y lo antes posible acudir a la policía para meterlo en una jaula con mejores condiciones de seguridad.
Inclusive mucho antes de que acudamos a los beneficios de la medicina prepaga,
el barrio completo estaba alertado de esta tremenda anomalía. Aunque los vecinos, por precaución, no desean acercarse demasiado,
por ende curioseando desde las afueras del perímetro de la vivienda.
Hasta que un anónimo acudió al novecientos once llamando a la policía quién no tardó en allanar el domicilio de los Santander, un decir, cambiando las estructuras del desenlace, pués yo su padre ya estaba por sacrificarlo arrojándolo al río Reconquista.
Pasaron los días y desfilaron los milagros.
Hasta hacerse popularmente famoso,
ni por un momento paró de desplegar el arsenal de virtudes metafísicas que lo fue caracterizando, hablando de cara al pueblo.
(Ahora en la distancia, veo que de antes venía la cosa esta de los poderes sobrenaturales,
porque una vez, hace unas semanas atrás,
me hubo ocurrido que estando medio dormido hice mis necesidades en el living comedor,
pensando que estaba correctamente ubicado en la vida, pués había instalado un inodoro en un falso toilette que erróneamente imaginé).
Pero cambiando el ángulo de esta temática:
Hoy día, un ser cualquiera, tiene perfectamente incorporada la precisa idea de que como mucho pedir un profeta puede llegar a ser un hijo directo de Dios, con más razón es en extremo imposible dar acabada explicación a lo que se siente,
en contra posición, al ser el posible auténtico progenitor del supuesto mesías,
puesto que por las vueltas de los silogismos,
o simplemente por los caracteres transitivos,
uno mismo directamente pasa de ser nadie,
a nada menos candidatearse en el puesto del supremo. Por esta acertada deducción,
la cual extraje luego de tanto meditar,
comencé a sospechar que podía yo mismo ser vuestro Dios. Entonces fue que apliqué determinados estímulos sobre mi cuerpo para saber si efectivamente radica alguna relación entre sus poderes y mi gran humanidad.
Efectivamente entre nosotros dos,
alguna empírica unión debe de existir pués por ejemplo cuando pellizco mi piel él amengúa el apetito por desplegar virtudes milagrosas.
Así fue que entré en empatía con Rómulo persiguiendo su andar con una paralela coreografía tendiente a amalgamar nos con las almas.
Hasta, para dominarlo, utilizé broches para la ropa aplicados como ventosas. Pero aun así, igualmente, payasos, arboles hechos seres caminantes, seres extraños de otros confines, desfilaron en los días posteriores a la consulta médica y la propia atinada intervención de la comunidad que por fortuna se hizo presente.
Pero Rómulo se hace nitidamente escuchar con sus discursos de alta capacidad intelectual,
muchas veces despiadados en cuanto que esgrime argumento idealistas tendientes a querer cambiar las sociedades del mundo.
Por mi parte sigo intentando cosas concretas como por ejemplo perseguir su retórica con los labios cual ventrílocuo para así hacirme de su intelectualidad y luego intentar transponerla a nuestro sistema psíquico del sentido de las voluntades.
Su madre le ofreció sus senos, para con ternura amamantar y así calmar su despliegue energético de hombre guerrero, pero de ellos salieron baldes de cerveza tirada.
Finalmente el juzgado interviniente a cargo del juez Irurzúm, hizo sentencia determinando una temporal reclusión en un orfanato propiedad del Estado,
para así poder vigilar de cerca sus empíricos movimientos de la poseída sagrada sobrenatural voluntad. Pero la presidenta Cristina Fernandez de Kischner, fasinada, conmovida, nos asignó a los tres integrantes de la familia Santander un predio habitacional en la propia quinta de Olivos.
Imagínese que a esta altura de los acontecimientos no podíamos volver atrás anunciando la posibilidad de que yo mismo, su ignoto padre progenitor, además, laboralmente hablando, desocupado,
fuera el tangencial hacedor de tanto despliegue de connotaciones sobrenaturales. Continúa resultando conveniente permanecer con la visión de que Rómulo es un ser de carácter especial, quizás, según algunas versiones, extraterrestre. O como decíamos antes, empíricas, camino a convertirse, por la trascendencia de sus actos en un ser sagrado capaz de cambiar la propia óptica religiosa del mismísimo mundo.
Pero ocurrió que en una cena de gala, auspiciada por el gobierno, Pedro Pompilio, el presidente de Boca juniors, erroneamente insinuó que tal vez él fuera la persona indicada para señalarse como el elegido del Señor todopoderoso, al momento, quedando por esos dichos desintegrado por un rayo de lacer invisible.
Con su escasa edad y su corta vida transitada,
en materia de terreno político, Rómulo Santander obtuvo diferentes logros que la humanidad nunca dejara de reconocer como milagrosos,
como por ejemplo: Pudo detener sin ayuda de mayores la actual crisis financiera que azota al mundo de la economía en los mercados de valores, con tan solo pronunciar un inolvidable discurso en cadena, asegurando que si dicha crisis afecta a todos por igual es que no existe tal angustian te problematica, que vendría a significar algo así como un cambio en el uso horario, que en vez de decir que esto vale uno, habrá que afirmar que cuesta medio, que solamente ese es el problema;
con ello, al día siguiente, se normalizaron las cotizaciones de todos las bolsas que se encontraban en flagrante caída.
Después, al poco tiempo de ser conciderado un rey sobrenatural, supo conseguir un permiso especial,
sin presedentes, por parte de ambas potencias en disputa del territorio, digamos, una donación para que el pueblo judío pueda refundar su linda Israel en las propias islas Malvinas (Falkland).
De esta manera librando al planeta de tan severos conflictos sin aparentes resoluciones.
Otro milagro impactante, fuera el que realizara al presagiar, no sin antes exigir un compromiso para desarmar la guerra del medio oriente,
que en una zona determinada de Alaska,
se encuentra escondido sin haber aún sido descubierto, una enorme cuenca con petróleo en su interior, como para fundar tantos yacimientos como hagan falta, para continuar explotando la tan necesaria riqueza que sale del oro negro.
fin.







Texto agregado el 31-10-2008, y leído por 136 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
02-11-2008 Excelente tu texto...Mis5* alasblancas
31-10-2008 BUEN TEXTO UN ABRAZO..MIS ESTRELLAS sapoeta
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]