TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / shambhala / Un grito ahogado

[C:381245]

Hacía tanto tiempo que no sabía nada de ella que iba a volverse loco, pero la llamada de aquella tarde le devolvió otra vez la tranquilidad. Iba a verla.
Llegó a su casa y allí estaba. Más guapa que nunca, toda arreglada y maquillada para él.
¡Cómo la quería!
Pero había algo, era como una intuición.
No. No puede ser.
Y alejaba esa idea de su cabeza intentando pensar en otra cosa.
Ella era cada latido de su corazón. Cada vez que respiraba era por ella.
La amaba más que a nada en este mundo.
La miraba embelesado desnudar su cuerpo de ébano, sonriéndole pícaramente. Cómo se acercaba a él gateando despacio, como un felino dispuesto a saltar sobre su presa. El pelo negro azabache sobre la cara, cubriéndole la mirada de noche oscura.
Cuando ella se introdujo entre las sábanas de raso blanco, el calor sensual que desprendía su cuerpo le hizo vibrar y estremecerse de la cabeza a los piés.
Su nariz se dilataba con cada respiración.
Con un dedo le retiró un mechón de pelo de la boca, rozando los gruesos labios entreabiertos.
Sus manos querían abarcarla toda, pero empezó despacio, acariciando la piel de seda morena de su cuello que tanto amaba.
El olor dulzón, como a jazmín, le embriagaba.
Quería fundirse con su diosa. Los dos en un sólo cuerpo. Eran dos llamas de una misma hoguera.
Pero algo notó diferente. Cuando su cuerpo terso se sentó encima de ella, sintió un escalofrío. Le quitó las braguitas y miró horrorizado el cambio.
Sus sospechas se habían hecho realidad. Los genitales eran de mujer.
-Me he operado por tí.
Saltó hacia atrás. No lo podía creer.
-¡Yo te quería como eras!
Bajó de la cama, y salió de la habitación.
Ya lo había planeado.
No hubo peleas. No hubo gritos.
Cuando volvió, algo brillaba en su mano.
Hundió el cuchillo en el cuello de seda que tánto amaba, y en el silencio de una tarde de amor, no pudo oirse el grito traspasado por el frío acero.
La miró. La boca sensual dejó escapar un hilo rojo por la comisura, y las sábanas de raso blanco dibujaron rosas de pasión bajo el cuerpo de ébano.
-Yo te quería como eras.....





Dedicado a todas las mujeres que han muerto..."por amor"


Texto agregado el 25-11-2008, y leído por 235 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
05-01-2009 Dramático, bien narrado y cautivante. Sofiama
02-12-2008 Muy bueno tu texto, lleva a meditar profundamente sobre lo intrincadas que son las relaciones humanas. Te felicito por el modo en que lo has plasmado. Carlos. carlitoscap
26-11-2008 Sentí un escalofrío... Un excelente relato. margarita-zamudio
26-11-2008 Un texto de excelente dramatismo, interracial y extraño. Me gustó como lo planteas y como lo has narrado.+++++ crazymouse
25-11-2008 baya muy bueno, que belleza de texto. besos. 5* el_mesiaz
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]