TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Lowenghard / ¿Qué está pasando?

[C:38167]

Nadie sabe lo que pasa. Es verdad que nadie se interesa en hacer algo mejor por las cosas perdidas en el tiempo. La vanidad converge hasta fines egoístas y perezosos. ¿Qué es el tiempo? ¿Qué cosas nos da en forma de ayuda a la comprensión mas que rutinaria? ¿Por qué crees que las generaciones desde tiempos inmemorables y quién sabe cuánto mas remoto han hecho lo imposible por oscurecer la luz, incluyéndola en el concepto de rutina? Hay alguien mucho mas astuto que goza con la linterna de confusión. Todo se ha hecho rutina o algo parecido que en muchos casos se le llama de otra manera para lograr un significado mucho mas sorprendente a obligación que carga con los más incrédulos o mas torpes, que se engañan a sí mismos luego de un auto análisis meticuloso, donde descubren o quieren descubrir que su vida tiene algo más que simple palabrería actuada en el teatro común de la vida, pero descubierto a su manera. Si tengo un papel, lo quemo con el insignificante fuego de una vela que no es mas que eso. Veo lo que quiero ver, y creo lo que quiero creer. La amplitud de mente se asemeja a la estreches de mente, en últimas instancias. Las estrellas y las ciencias tecnológicas rigen la vida de muchos, cuando estas ni siquiera se sabe como llegaron a existir. Las delineaciones que no se tiene idea por qué se forman ni para qué en el cosmos que ni siquiera conoce mi parte espiritual, mental y mucho menos la física, que es dependiente de la ceguera que vive el hombre. Ya no se trata de algo en que refugiarse para decir a su grupo de ovejas necias y testarudas cuál es su teoría de vida, en tono jactancioso. Se trata de una verdad, una verdad que sobrepasa todo pensamiento que una simple mente pueda pensar. Se trata de algo que nosotros le diríamos que pasa aquí a una hormiga o a una mosca, o a cualquier espécimen inferior de submundo, que no sepa ni para qué está gastando los atributos de una dimensión perfecta que no tiene otra explicación que es para lo más obvio y lógico, dentro de parámetros establecidos a una mente igualitaria. Se desecha lo que todos saben, y, que en absolutas ecuaciones y que por más de seis milenios se ha probado con el estúpido actuar de esta especie condenada a un libro ya escrito, a algo que ya se ha dicho, a algo que no quiere aceptar a pesar de que lo tiene en sus propios sueños nocturnos de primera, segunda, tercera y cuarta etapa. Nadie quiere morir. Y si alguien lo quiere, qué más da. No puede hacer nada para revocar un dictamen superior que se repite todos los días, y que es tan viejo como Dios, y sin embargo tan actual que sigue presente, y pretende seguir haciéndolo a pesar de su rechazo obligado. Si se rechaza, es a la fuerza. ¿O qué pasa cuando una vida crea a otra vida gracias a la colaboración que se dijo que pasaría con otra vida de carácter más débil para la retina? No se puede negar esa resolución de vida. Así, otra resolución de vida que atañe a otros en total no podemos negar, por que ya fue dictada, y ya es una realidad en dimensiones fuera de nuestro alcance, por más que se diga por falsas bocas y mentirosas almas del pasado presente y no se si en el futuro, pues soy humano, que el estado mental puede alcanzar pisos sorprendentes o niveles de Valhala, que nadie más ha llegado, y que en realidad constituye un misterio de hadas, o que al momento de morir existan mentes o conceptos de almas que no son mas que fastidios y ampolletas pintadas de color negro, si es que es color o una condición, capaces de sobrevivir a la succión hecha por el dueño, que pocos quieren aceptar por otro comienzo jerárquico de calañas dementes postraumáticas, y que quién sabe sobre qué han jurado al gerente de márketing y publicidad por excelencia para hacer que vagas y sin profundidad dimensional de ángulos absolutos, que se conocen como hipótesis, lleguen al punto de transformarse en aspectos que los más débiles creen que pasó como una verdad que fue exactamente así. Nadie puede alcanzar lo que se ha dictado por sus propias manos. Nadie puede conocer por medio de sus propias manos o por medio de un control mínimo y juguetón de los elementos sobre las obras de sus manos, que ni se compara con las grandes tormentas y otros factores físicos, matemáticos y químicos, ocurridos en los días de Noé, que fueron anunciadas con anterioridad y sucedieron al “tiempo señalado” por un observador exacto del factor tiempo y dueño del poder y la sabiduría hacedora de lo que llega a ser, ese que tanto anhelan, y sin embargo niegan la fuente de origen del mismísimo amor que sienten por sus familias y amigos, y en el máximo sueño egoísta, por sus mismísimas entrañas. Es que tanta pérdida de tiempo empleando el método científico, y que por resultado de uno tras otro comprueba que es natural en los hombres, por imagen y semejanza, ha comprobado vez tras vez que eso es lo único que comprueba. Más todavía una realización personal queda destruida por la muerte, cuando el tiempo toca sus esencias de vida, por algún código o eslabón genético que se torna invisible a sus lentes microscópicas y quizá como se llamen en un futuro; la verdad, ¿dónde está esa evolución de que tanto hablan cuando solo un tercio de tercios disfruta de realizaciones personales, y la gran mayoría que sólo dice que sí a todo, se muere y nunca disfruta de la realización de un simple propósito de vida, que por detrás del telón de sus vidas es sin duda alguna el tiempo dedicado a sus propios quehaceres, nefasto por cierto a los ojos de cualquier pensamiento preguntón, que responda a preguntas elementales, obvias y lógicas que la más simple filosofía humana, que en trasfondo no lo es, no tardaría en plantear, de inicios de “por qué” y “para qué”? Algo que todavía no descubren en la genética humana, o tal vez un similar escondido en el espíritu o energía vital que ha sido prestada, esté lo que aún no se encuentra. Algo que en otra parte ha estado escrito con letras visibles hasta para sus ojos humanos que no son precisamente microscópicos o dotados de la esperanza en el futuro que para muchos lo es la nanotecnolagía, y que ha sido la respuesta más recurrida de los seres humanos que han descubierto la variabilidad del propósito divino, y que sin embargo contiene sustancias inflexibles, y lo han hecho desde que todavía no se presentaban de pie en la tierra ante los hombres y para el servicio de ellos, la tecnología que hoy tanto se ha convertido en principal fuente de sabiduría y credibilidad; pero sabiduría impráctica, y que ha llegado a ser principal motor de entes pensadores hablando como personas incoherentes sobre el misterio de la vida, pero siendo hallados falsos por códigos en letras que han declarado su existencia, no letras codificadas, siendo necesario una inteligencia artificial que lo haga todo fácil, cuando creen que es difícil o de otra manera, por miedo a su propia ignorancia. Sencillamente así es. Pero, el sistema actual lo ha hecho difícil, siendo este no insoportable para cargar. El dictamen sigue y seguirá en pie aún hasta el tiempo señalado. Nadie puede rehuirlo y vivir. Vivir no es por decisión de nosotros. La vida no nos pertenece, solo nos pertenece cuando hemos aceptado algo que no se quiere aceptar, aceptar como verdad. Lo que es mas oscuro es mas entretenido, y más fácil de vivir una vida que ya se sabe que pasa con ella, basta con mirar el rebelde lado de la sociedad. Es una cuestión de pensar, pero pensar sobre una base, por que si pensamos como nosotros deseemos, como producto obtendremos absolutamente nada, y nos caeremos a un hoyo, al ser guiados por nuestro propio corazón y mente imperfecta. ¡Imperfección pues! ¿A quién se le habrá ocurrido decir y enseñar, y perpetuar, que la fe es un elemento único y absoluto de una parte de la vida de la población mundial, que cree en un dogma aparente visto por los ignorantes que opinan de algo que ni siquiera saben, queriendo derribar siglos de estudio y esclarecimiento en tan solo frases emitidas en minutos, y que para ser parte del club de los simios que cada ciertos incontables milenios deja caer pelos a tierra para ser cada vez más lampiños y cabezones de ojos grandes ennegrecidos, hay que ser inteligente o de otra clase de distinguida reputación hipócrita, y pensar en su interior en las hipótesis transformadas con los años silenciosos en verdaderas verdades que hay que creer por su pomposidad y aceptación que estos mismos monos tienen hacia ellas, y que se necesita un mínimo de racionalidad y análisis lógico, sobre el amor, para poder pertenecer a esa falta de capacidad por querer todo fácil o por convertirse en secuaces malditos del engañador que se cree maestro, sin darse cuenta de ello, como lo hace un verdadero bobo, apreciando cosas que todavía son hipótesis científicas y no pasan a verdad como otras aportaciones sabias y significativas y que respondan a lo que verdaderamente tienen que responder, y no a otras cosas, de simples seres imperfectos tratando de buscar algo, en su propia representación de Dios en sus laboratorios, aceptando así su propia sentencia y que podrían escapar de ella? Qué más da. ¡¿Qué está pasando?!

Texto agregado el 09-05-2004, y leído por 178 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
17-03-2007 Tal vez cuando te centras demasiado en ti mismo sucede eso. naiviv
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]