TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Lowenghard / QUIERO SABER LO QUE PASA

[C:38170]

¿Por qué estoy aquí? ¿Cómo llegué a este lugar y para qué llegué? Supuestas preguntas personales que nadie puede contestar más que el individuo mismo en su interior, para satisfacer el alma insatisfecha, que incansablemente es insatisfecha, pero estas cuestiones que en realidad no podemos contestar, solo alimenta cada vez más el deseo fervoroso de una realidad desconocida y verdadera. ¿Qué pasa?, o ¿qué pasará? “¡Ay de ustedes seres humanos! Por ahora.” – nos dice algo desconocido, pero a la vez, algo inmensamente fácil de ser conocido, pues se deja hallar. ¿Azar? No te creo.

La coincidencia está intensamente ligada al azar. Entonces, ¿cómo es que han pasado de ser unas comprometedoras hipótesis, a unas verdades que queremos creer, y que están encajadas a la fuerza, de algo desconocido? Es que lo más fundamental del ser humano ya sufrido una brutal mutación; como un experimentador que juega con su trabajo. La potente imagen de Dios de perfección ha sido rebajada a un nivel de imperfección humana, en que nos encontramos, y eso lo reconocemos por nuestra verosímil condición, y por nuestra gran capacidad de atribuir el AZAR como efecto causante a lo que no conocemos; es obvio. ¡¿Hasta cuándo?!

“¡¿Cómo quieres llegar a conocer lo ajeno a ti, si ni siquiera te conoces a ti mismo?! Con todas tus interrogantes respondidas y con el esclarecimiento de tu condición, y ya entendido tu lugar dentro del cosmos atómico, podrás dar un paso adelante hacia el entendimiento que es más allá de lo normal, sobre este mismo lugar, que es donde te encuentras no por tu voluntad.” - sigue replicando-. Apestados estamos por lo que quizá muchos sepan, pero que no quieren aceptar. ¿Miremos desde arriba? Tal vez nos caigamos en una angustia demasiada profunda, por el asombro. Nos encontraremos con que no sólo nosotros preguntamos a quien sabe dónde. Un millar de millares habrá por contemplar, y no sabremos que hacer. “¡Pues soy un ser humano! – diremos- un ser humano sociable, que no aguanta la soledad que ofrece el azar sobre lo desconocido.” ¿Qué es lo que es tan desamoroso para entregarnos mal por bien, ergo, conocimiento por desconocimiento, desconocimiento de lo verdadero y conocimiento de lo falso? ¿Qué lógica está presente cuando declaramos saber la verdad de los elementos, siendo unos ignorantes de lo más básico de nuestra, por consiguiente, desconocida razón de existir? El gran matemático genio sabe complejidades de la representación de la lógica de lo que se ve, pero en lo más básico, no sabe resolver la suma de uno más uno. Eso es lo que pasa con nosotros, atribuyendo azar a lo desconocido para que nuestras preguntas más fundamentales, no alcancen a lo que queremos creer.

“Un pastor debe guiar a sus ovejas, no las ovejas a otras ovejas. Si sucede así, ¿cómo sabrán las respuestas a los grandes misterios? Un niño en aprendizaje depende indiscutiblemente de sus padres u otros semejantes a ellos para poder saber lo que más pregunta: el por qué de los asuntos. ¡¿Qué piensas hacer tú, dirigiendo tu propio paso y los de otros iguales a ti?! Tú, que siempre buscas tu famosa lógica para contestarme e ir en contra mía, ¿qué clase de razón lógica ves en esta situación? Olvidaste la imagen y semejanza de la cual formas parte gracias a mi, y olvidaste también lo único que puede combatir a la lógica, que siempre usas para renegarme, y que está dentro de tu imagen y semejanza; el amor.”

¿Y qué me darás? Espero que me ames de verdad, si soy yo la imagen tuya. Azar en lo desconocido no me entregas nada. Cuanto más aprendo de lo desconocido, más y más preguntas sin contestar invaden mi cabeza. Azar azar.... te vas quedando atrás con tu disfrazada verdad. Universo desconocido, la sencillez lineal de un PROPÓSITO DIVINO creado sobre ti, por ti, Jehová, (opuesto de la misma NADA en un universo binario, “Él hace que llegue a Ser”), me llevará a la verdad en un futuro que puedo percibir que existe; más lo tuyo es incierto y me carcome el alma, maldito azar. Sabré la verdad, y la verdad me libertará de tu esclavitud... al fin y para siempre.

Texto agregado el 09-05-2004, y leído por 165 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]