TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / melachupasguapo / MONTEVIDEO - 2008 - HOMBRE QUE BESTIA ESTE ARZOBISPO COTUGNO !!! VOLVIMOS AL 1400

[C:384169]

Mañana sorprendente y plagada de insólitas declaraciones, con caídas en un medioeval intento oscurantista llevado adelante por monseñor Nicolás Cotugno que amenazó con “todos los fuegos del infierno” a los diputados que, al parecer, podrían aprobar por estas horas el proyecto de Salud Sexual y Reproductiva, que establece medidas que encausarían el proceso del aborto hacia soluciones sanitarias que, en nuestro país en los sectores más pobres de nuestra sociedad, se realiza en las peores condiciones higiénicas, provocando la muerte de un número elevado de víctimas.

La hipocresía que emana de esas expresiones brutales, de excomunión, que lanzó Cotugno, muestran el significado que tiene para los sectores más extremistas y oscurantistas de la Iglesia Católica, que se legisle a favor de los sectores más desposeídos.

Porque Cotugno no dice nada contra el aborto en general, que se practica abiertamente en nuestro país en decenas de clínicas que cobran buen dinero por solucionar el "problema" a mujeres de sectores que pueden pagar. Existen clínicas de este tipo que funcionan a pocos metros de sedes de organizaciones religiosas, a la vista de todos y nunca hubo una acción ni de Cotugno ni de ninguna otra persona representante de esa congregación, reclamando, impulsando la aplicación de la Ley vigente que pena la actividad.

¡Excomulgar!, es la amenaza, ¡Excomulgar!, como si con esa acción medioeval, burocrática y ridícula, que no tiene ningún tipo de vinculación positiva en la historia de la humanidad, pudiera cambiar una decisión de los legisladores, que podría ser considerada como progresista.

Amenaza, además, lanzada en contra de nuestros legisladores que, mal o bien, más allá de sus propios problemas políticos, porqueademás de posiciones encontradas enfrentan una amenaza de veto lanzada por el propio Presidente de la República. Tratarán de aprobar un proyecto de ley complejo que, de alguna manera, tiende a mejorar la situación de las mujeres más pobres que, de ponerse en marcha esta Ley que no es perfecta ni ideal, podrían recibir asistencia médica en los hospitales de Salud Pública.

Es totalmente inaceptable que un personaje tan primitivo y lamentable, encerrado en un mundo sin duda enfermo y sectarizado al máximo, invocando a la Iglesia Católica, emita tal amenaza terrorista sin importarle que en el país, por decisión de la gente, se viva en democracia y que en su defensa nos jugaríamos la mayoría de quienes vivimos en este pequeño país, porque se ha sufrido mucho por conseguirla.

Lo malo es que, además del manejo informativo que se hecho de todo el proyecto ha ido implantando en la cabeza de muchos que el Proyecto de Ley Sexual y Reproductiva es una norma que favorece el aborto, cuando lo que hace es regularlo evitando sus más graves consecuencias. En el Uruguay se realizarían más de 30 mil abortos anuales, que están de alguna manera detectados, pero existiría otra cantidad parecida de operaciones de ese tipo totalmente clandestinas, grupo en el que se producen los casos peores de mala praxis, o deficiencias de todo tipo, que llevan en muchos casos a la muerte.

¿Cómo se puede sostener gratuitamente que se trata de una norma que legaliza el aborto? ¡De ninguna manera! Dentro de las limitaciones que puede tener el régimen legal proyectado y de las fallas que puedan detectarse en su posible aplicación, la aplicación de esa norma tiene como objetivo el “despenalizar el aborto”, pero no autorizar que “masivamente se asesine”, como dicen muchos voceros de los sectores más atrasados de nuestra sociedad.

Es una norma que le quitaría – de sortear todas las posiciones contrarias de una sociedad que muestra retrasos legislativos ya inexcusables – el velo de hipocresía a una actividad que en adelante, para los sectores que actualmente pagan en las clínicas que existen en todo el país y que Cotugno no denuncia, le borrará su carácter de “clandestinidad”. Sin embargo para los demás abortos, los que se producen diariamente en las peores condiciones, con métodos que son difíciles de enumerar en una nota de este tipo, por su crueldad, habría un camino nuevo. El de tener el control médico en Salud Pública.

¿Esto es favorecer el aborto? Ese es un argumento efectista, profundamente reaccionario, propio de visiones de personajes que no toman contacto nunca, metidos en sus torres de marfil, con la realidad de los sectores populares, especialmente de las mujeres que viven en las zonas más carenciadas que son las que, justamente, tienen mayor índice de embarazos.

Por ello la amenaza se Cotugno alcanza una dimensión más grave, pues desemparará a los católicos que la prueben de toda protección que les podría dar la Iglesía de los quemantes rayos del infierno.

Lástima que este señor con sotana, de hablar engolado, tenga tantas visiones contradictorias y nunca aclare los temas vinculados con su propia organización religiosa que, a lo largo de la historia de la humanidad, como muchas otras, tiene claros y oscuros que solo su explicitación y aclaración, determina lograr cierto respeto intelectual que Cotugno nunca ha ganado, ni ha intentado hacerlo.

Envuelto en ese raro y discutible sistema de vida en que la jerarquía de esa organización, enteramente masculina, se niega a abrirse de cualquier manera a la presencia femenina. La mujer juega un papel secundario, menor, de “apoyo y servicio”, lo que ha determinado que durante toda la historia de occidente, haya sido colocada en un lugar secundario y ni siquiera se le pueda admitir que decida sobre su cuerpo.

Claro, se dice, “quitar la vida al feto, es el peor de los crímenes” Pero se olvida de todas las demás consideraciones que hacen a la vida y al desarrollo en una sociedad y al avance que sería contar con una norma que serviría para amparar la salud de las mujeres que deciden adoptar una decisión que es más qué difícil. Claro, las mujeres, no tienen el derecho – según este extremista con sotana – de decidir siquiera sobre sus propios cuerpos. No hemos escuchado que el señor Cotugno haya amenazado con la excomunión a quienes, por ejemplo, traficando con drogas se están convirtiendo en verdaderos asesinos seriales de los jóvenes uruguayos, en un flagelo brutal y creciente, ni tampoco lo hizo en torno a otros temas de fuerte contenido sexual, como la acción de sacerdotes pedófilos u otros que tienen relaciones abiertas, como la naturaleza admite, pero que en caso de embarazo, se encierran en la soledad de los claustros dejando a las mujeres en el más total abandono. Tenemos al respecto algunos testinonios que muestran la doble moral de una jerarquía que siempre, en estos casos,, "barre para abajo de la alfonbra"

Aquí, quizás porque no encabezaba la Iglesia este señor, esa organización no amparó, como en la Argentina, las peores acciones llevadas por la dictadura militar. Pero, ¿qué futuro le queda hoy a esa organización comandada por estos personajes medioevales?

Sin duda, convertirse en un grupo solo con vida latenta, en una secta más envejecida de lo que está actualmente y sin ninguna incidencia moral sobre la sociedad, encaminandose hacia una vida meramente simbólica, casi lindante con su desaparición.

Porque para lograr lo contrario, o sea encabezarla, es necesario, sin duda, ofrecer una imagen como la de Cristo, llena de virtudes, de solidarias acciones hacia los demás. La influencia del cristianismo, pese a las visiones encontradas que da la existencia de las distintas iglesias y sus ramas, fue producto de una enseñanza moral gigantesca que cambio coordenadas sociales, echando a los mercaderes del templo, pero también ofrendando su vida a favor de abrir el reino de los cielos a todos los mortales.

Por supuesto que Cotugno, al querer una sociedad congelada en el pasado, sin soluciones a problemas de gravedad, como es la salud sexual y reproductiva, no está justamente colaborando para mejorar el futuro de todos. Porque en la sociedad actual quienes pueden pagar a la clínicas no tienen problema alguno. Las víctimas son las que no pueden llegar a las sumas adecuadas y Cotugno sobre este tema no dice nada. Solo quiere congelar a la sociedad en la actual situación, totalmente injusta.

Por lo demás lo que busca es mantener, con criterios cuasi medievales, el predominio de algunos dogmas que al ser analizados muestran lo que significan para nuestra realidad, en que conviven la clandestinidad con el drama, que Cotugno con hipocresía parece ignorar, en una posición lamentable, que consolida criterios diferentes para ricos y para pobres.

Se le súmanos a esa limitante ética las amenazas medievales proferidas por este monseñor, observamos que el sectarismo está llevando a la organización que encabeza a una carencia ideológica que se puede convertir en invalidante de su futuro.



Texto agregado el 14-12-2008, y leído por 65 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
16-12-2008 Yo soy totalmente ateo así que me importa un pepino que ese monseñor excomulgue al que se le de la grandísima gana. Pero estoy extremadamente en desacuerdo con tu punto de vista, la mujer (como el hombre) es dueña de su cuerpo, no la del otro ser humano que esta gestando, si alguien quiere ejercer el derecho a descuartizarse en una maquina picadora, me parece perfecto que lo haga, pero no que descuartice a otro ser humano inocente de quien se cree dueña de su vida o de su muerte, como en la época medievales que nombras. La salud es un bien preciado de todos, de todos, y el derecho a la vida también es un bien preciado de todos, de todos. ElnegroHinojo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]