TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / semantex / Elección de la semana La leyenda de \"la\" fantasma de margarita_zamudio .Mención especial Silencio de permiso

[C:384625]

Mención especial >"Silencio" de permiso
http://www.loscuentos.net/cuentos/link/384/384394/

Texto de la semana
margarita_zamudio

LA LEYENDA DE “LA” FANTASMA

En casi todos los pueblos de Andalucía existe una leyenda, la del fantasma, o mejor dicho, de “la” fantasma, pues en estas tierras el término es femenino, como sucede con “LaÁngela” de la Ciudad de México. En muchos de esos pueblos el nombre varía, ya que en algunos es conocido como el espanto, la canina o el espectro, pero es el mismo perro con distinto collar. La historia circula de boca en oído, porque de boca en boca es bastante antihigiénico, con versiones distintas según la idiosincrasia de cada pueblo, aunque en esencia, es así:

Un típico y tópico Sol de justicia había estado machacando al pueblo durante todo el día. La tarde se acercaba lenta y pesadamente como el caminar de unos bueyes cansados y con ella se acercaban los campesinos para comer en sus casas el riquísimo puchero andaluz y refrescarse con el gazpacho, también andaluz, faltaba más. El Sol de justicia, sin hacer honor a su tópico, huyó por fin como un ladrón y la oscuridad empezó a cernirse sobre el pueblo que se puso asquerosito de lluvia de estrellas.

La noche cayó tan de repente, que se rompió las costillas sobre los bancos de la plaza, donde los viejecitos aburridos, como no podían tomar el sol, esperaban tomar la luna. Y la Luna Lunita Cascabelera apareció coqueta por el horizonte desparramando su luz como un manto lechoso, tan lechoso que las amas de casa empezaron a pensar en convertirla en queso o encalar las paredes. Gumersinda, sus rubios cabellos esparcidos sobre la almohada, roncaba apaciblemente, pues a pesar de ser una muñequita linda de cabellos de oro,de dientes de perlas y labios de rubí, roncaba, como todo el mundo. Además, como el vaina de su marido andaba de viaje vaya usted a saber con quién, disponía de toda la cama de matrimonio para espatarrarse sin que nadie la molestara, para ella solita.

Un aullido lastimero rompió el silencio de la noche en dos mitades: de una parte, los borrachos que dormían la mona y de la otra, los que se despertaron asustados. Una nube negra como la pena negra ocultó la cara rechoncha de la Luna que aprovechó la circunstancia para rascarse la calva, y entonces, la noche más tenebrosa de adueñó de las casas y de sus moradores como si fuera un antiguo cacique barrigón.

Aquella espantosa noche se llenó de todos los tópicos y lugares comunes que pueda tener una historia terrorífica, todos menos la tormenta, pues en Andalucía, en verano, hace un calor de tres mil demonios eructando a la vez. Aquella espantosa noche, repito, el miedo atenazó las gargantas y los corazones como si fuera la siniestra garra de un inspector de Hacienda, el sueño huyó de las mentes, y los niños empezaron a berrear, a pedir agua, caramelos y demás chucherías, con el inocente propósito de joder a sus papás.

Los aullidos volvieron a oírse, pero esta vez más tenebrosos, tanto, que los adolescentes no necesitaron gomina en sus cabellos para mantenerlos tiesos durante meses. La gente se asomaba a las ventanas y balcones, todos a una, como en Fuenteovejuna, para ver quién o qué profería aquellos horripilantes, espantosos, terribles, espeluznantes alaridos de ultratumba, y que conste que pongo todos estos adjetivos porque son necesarios para plasmar como era la noche de espantosa.

Y la vieron. Era ella, la fantasma, el espanto. Alli, sobre los rojos tejados de las casas, un ser de vestiduras blancas ondeando a la brisa, que no viento, se paseaba, saltaba, gesticulaba y hacía temblar a Don Manuel Gil Fernández, el insigne Sargento de la Guardia Civil, tan curtido en cien batallas, que su piel parecía cuero.

Se cerraron todas las puertas, ventanas, cerrojos y trancas, se rezaron rosarios, se hicieron peticiones a las Ánimas del Purgatorio y hasta el Cura, Don Patricio Pérez, echó agua bendita por los cuatro puntos cardinales de su casa. Gumersinda, en cambio, como si nada, tan pancha, hecha una marmota, en el más profundo de los sueños, pues soñaba que se hallaba en una gruta jugando al parchís con un guapo mozo. Por eso, nuestra protagonista no oyó el repiqueteo de unos dedos sobre el cristal de la ventana, ni vio la sombra blanca que se interpuso entre ésta y la Luna, que por cierto, había vuelto a salir para enterarse de todo, la muy cotilla.

La ventana se abrió de golpe y en lugar de murciélagos, un ejército de mosquitos aprovechó la coyuntura para colarse en la alcoba buscando a quien picar. Gumersinda abrió los ojos y la boca, y cuando quiso gritar, una huesuda mano fantasmal ahogó su grito.

-- No chilles, gilipollas- susurró el fantasma.
-- Hum huuuum- fue todo lo que pudo exclamar la muchacha.
- -Pero, vamos a ver ¿Es que no me reconoces? ¿Cómo has podido dormirte si sabías que vendría por ti? ¡Hay que ver que poco romántica eres, Gumer!
--¡Ay, Paco, perdona! Es que tardabas tanto, que me quedé dormida.
--Vamos, Gumer ¡Date prisa! Colócate esa sábana y salgamos corriendo por los tejados, que a la salida del pueblo, junto al cementerio, tengo aparcado el coche de caballos.
-- Ya voy, cariño, ya voy- respondió melosa Gumersinda mientras se colocaba la sábana por encima de la cabeza.

Y los dos adúlteros amantes, cogiditos de la mano, saltaron a la vez por la ventana mientras los mosquitos, frustrados, saciaban su sed en el pobre perro que no tenía culpa de nada.

Sólo algunos habitantes,los más valientes, se atrevieron a contemplar no uno, sino dos fantasmas que saltaban de tejado en tejado, compitiendo con los gatos.

Aunque esta leyenda es muy antigua y los tiempos cambian, en las calurosas noches del verano andaluz, arranca de vez en cuando una furgoneta junto a las tapias del cementerio y una sábana blanca se enreda en las antenas de televisión provocando interferencias en las pantallas.

El médico, el boticario y el maestro lo achacan a fenómenos naturales, pero muchos saben que se trata del fantasma, la fantasma, el espanto, el alma en pena de algún descarriado…o descarriada.





Texto agregado el 14-12-2008

Texto agregado el 17-12-2008, y leído por 343 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
12-07-2013 Querida Carmen (Margarita), cuándo volverás...??? MujerDiosa
22-12-2008 muchas gracias, amigos, por vuestros amables comentarios. Esta "leyenda" la escribí así, como a voleo, y ni me pude imaginar que iba a gustar tanto. margarita-zamudio
20-12-2008 jajajajajaja. Es buenísimo. Me encanta el tono con el que tratas estas leyendas tan comunes en todos nuestros pueblos. m_a_g_d_a2000
18-12-2008 Muy, muy bueno. Felicitaciones AnitaSol
18-12-2008 Escribe permiso en mi libro de visitas > Privado) mié 17 diciembre ------------------ permiso Muchas gracias a todos quienes integran Semantex por la mención especial otorgada a mi cuento "Silencio". Les envío un saludo afectuoso a todos. ninive
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]