TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / bizarro / La increiblemente estupida muerte de Dr. Gomez

[C:387]

La increíblemente estúpida muerte del Dr. Gómez

I

Cuando los rayos de sol entraron raudos en la habitación finamente amueblada el Dr. Gómez, éste ya llevaba unos 15 minutos despierto, pero el hecho de remolonear en la cama le agradaba demasiado como para saltearse ese placer. Se bajo del mullido colchón relleno de plumas y de dos plazas y cuando sus pies tocaron la suave alfombra supo que ése iba a ser un buen ida. Se acerco al baño rascándose la cabeza, que con el tiempo insistía en quedarse cada vez mas calva, se lavó la cara, se afeitó y se duchó. Decidió ponerse uno de sus mejores trajes, y esa corbata de seda que tan bien le quedaba, ése si que iba a ser un buen ida, penso satisfecho.
Cuando se hubo cambiado bajo al piso inferior, usando las escaleras de marfil. El olor a panceta frita llenaba la cocina y le hacia agua la boca. Cuando entró, saludó a la criada, recibió de ella su clásica taza de café negro, abrió el diario y se enfrasco en la lectura de una nota de economía.

II

José no había podido conciliar el sueño en toda la noche, porque el gordo Carlos, su compañero volvió a roncar, dando por finalizado todo intento de descanso por parte de José.
Cuando vio que el barato reloj de mesa daba penosamente las 7 de la mañana, se dispuso a golpear con verdadera furia los riñones de su compañero, que yacía junto a él en la misma cama de una plaza. Carlos gruñó por unos 15 minutos y después de recibir un centenar de golpes le murmuró a su amigo que ya estaba despierto.
José termino de vestirse con su gastada ropa de trabajo que decía JoCar Mudanza, se acerco a la cocina (cosa que no le tomo mucho tiempo ya que en el piso estaba todo junto y apretado), abrió la heladerita, sacó una leche que probablemente llevaba vencida un par de días y se preparó unos cereales.

III

Conteniendo un ruidoso eructo el Dr. Gómez se levanto de la mesa mas que satisfecho.
-No tendría que haberle aceptado esa segunda porción de torta Clarita, le dijo al tiempo que le guiñaba un ojo a su criada. Bueno, creo que partiré rumbo al trabajo, cualquier cosa se comunica conmigo y me llama a mi celular.
Salió de su casa, se acerco al gigantesco portón que dominaba la parte derecha de la casa, y con solo presionar un botón del pequeño control remoto que llevaba en su mano, el portón se abrió resbalando suavemente sobre los goznes y dejando a la vista su BMW de ultimo modelo.

IV

Carlos no dejaba de quejarse porque como desayuno para el un bol de cereales no era suficiente.
-Con eso no me lleno una muela José, no podemos pasar por el bar de Juan a ver si le sobró alguna factura?
-No jodás gordo que tenemos que laburar mucho hoy.
Salieron del monoblock y caminaron unas 5 cuadras hasta el garaje prestado.
-Che ayudáme que esta porquería se trabo otra vez dijo José al tiempo que tironeaba infructuosamente de la herrumbrosa y oxidada puerta del garaje.
-Dejáme a mí, ¿no ves que no tenés fuerza? Y cuando lo hubo abierto se dejo ver un camión que mostraba en distintos lugares, diversos estados de deterioro.
-Dale, pásame los cables así le damos a la batería, que sino no va a arrancar, mascullo Carlos masticando bronca.

V

El Dr. Gómez acompañaba con leves movimientos de su cabeza la 5ta sinfonía de Beethoven, que sonaba en su equipo de audio con calidad de CD y cuádruple Buffer.
-Jejeje, con este equipo de sonido podría hacer que George Lucas se meara en los pantalones, decía cuando fanfarroneaba frente a sus amigos.

VI

-Qué haces gordo! La vas a hacer mierda!
-No me jodás, más hecha mierda no puede quedar esta radio de porquería, dijo al tiempo que con su manaza destrozaba los restos de lo que alguna vez fué una radio AM. Estoy hasta las bolas de escuchar tangos todas las mañanas, me deprimo che, ¡¿qué querés?!
Cuando llegaron a destino dijo:
-¿Che que paquete que son esas oficinas, ahí tenemos que hacer la mudanza?

VII

El Dr. Gómez llegó al lujoso estacionamiento y le entrego la tarjeta de cliente VIP al encargado, se bajo y frunció el entrecejo cuando vio que estacionaba cerca un camión de mudanzas que dejaba mucho que desear.
-Quizás si lo venden como chatarra, pueden sacar algo de plata, pensó y entró a las oficinas recubiertas de vidrio riéndose de su propia ocurrencia.

VIII

-¡¿Che José, a ese que le pasa que se esta cargando de risa?!
-No se, no jodás mas y a laburar, que no tenemos todo el dia. Dale, saca las sogas.
Así que empezaron la faena de mudar todo tipo de elementos de oficina, de los cuales Carlos, al ser más grande cargaba con lo mas pesado.
-¡¿Gordo, hagamos así, ves esa estatua pesada de ahí!? dijo señalándola. Era difícil no verla ya sea por su tamaño o por su fina terminación. Representaba un Adonis y debía de medir dos metros y medio.
-Bueno, yo voy arriba, y vos de acá abajo le pasas un par de sogas y la subimos por afuera ¡¿ok!?
-¡Dale viejo, ya sé como laburar, vamo...!

IX

El Dr. Gómez cortó el teléfono, satisfecho por el excelente trato que había cerrado, y se invito a sí mismo a almorzar a algún sitio exclusivo para festejar lo bien que había salido todo hasta ahora.
Agarro su saco, llamo al ascensor, bajo al primer piso, le guiño un ojo a la bonita recepcionista y se dispuso a salir.

X

-¡¿Lo tenés gordo!? ¡Dale... tira!... ¡¡¡DALE!!!
-Perá... ahí va... che... como pesa esta mierda... dijo José que se sorprendió lo mucho que le costaba subir la estatua pese a estar usando la soga gruesa.
-Lo tenés asegurado arriba José, porque voy a soltar que tengo las manos sudadas.
-¿Qué? le respondió el otro que estaba 8 pisos mas arriba, no te escucho gordo...
-Suelto ¡¿eh!?
El Dr. Gómez solo tuvo tiempo de mirar arriba un segundo antes de que una estatua de dos metros y medio con forma de Adonis lo aplastara. Ni siquiera pudo pensar nada, pero por lo que se podía leer en su cara, no le pareció que esa fuera una buena forma de terminar una mañana perfecta.

FIN

Texto agregado el 22-08-2002, y leído por 859 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
11-01-2003 Está bien, obviamos los acentos. Sería importante, para la claridad y fluidez de la lectura (que también hace a la estética), dividir bien lo que son palabras textuales de un personaje del cuento, de lo que son palabras del "relator". Muy buen recurso el de las historias paralelas, y lo has desarrollado con gracia. Disfruté leyendo. Gracias. Beto
02-09-2002 Las historias paralelas te hacen florecer sensaciones paralelas. Si, es bueno. Adonis demuestra su belleza Obituari
22-08-2002 Mea culpa con los acentos. Es mi karma. Si ven algun error otro error que no sea de acentuacion, les ruego me envien un mensaje. Saludos a todos y espero que sigan criticando ^_^. bizarro
22-08-2002 Pues a mí desde que nombras la estatua, ya se me hizo evidente el final. Deberías repasar los textos antes de pegarlos, tiene unas cuantas faltas de ortografía, especialmente de acentuación. De todos modos, se hace grato el leerlo. Salu2. Vlado
22-08-2002 Me sorprendió tu cuento, está muy elaborado, mereció la pena el tiempo que tardaste en publicar otro, un beso muy grande rnahimla
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]