TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / freddy50 / Salad bar.

[C:387581]

Somos un montón de sed de camello, virtuales glaciares de laja. Los culpables de que el destino sea un camino plagado de seres horrendos.
La luz se cierne sobre nuestros hombros.
La furia del ayer se fundió en floridos metales, rebosadores fermentados bajo el transito de la agria oscuridad. Pero la furia de ahora viaja metida en furgones, barcas que avivan la tierra cual señoras Donas. En muchachas, mártires bocanadas de marfil.

Luego me serví de un segundo plato que dice así:
(Hambriento hago repiquetear la dentadura postiza. Pero ojo pues tengo el metabolismo destrozado, hecho trizas; no alienten vanas esperanzas de poder llegar a ver u observar a alguien como un loco devorar comiéndose todo).

Una paloma aterriza en el tejado.
Además la presidente con su visita al país del comunismo tiñó el cielo de más rojo.
Un hombre que allí se encuentra cureosando, rápidamente divisó al animal, aunque nada incrédulo enseguida torció su atención en otra cuestión más urgente por lo trascendental. No obstante un estampa de las patitas apoyadas sobre la lucarna quedó reflejada en uno de los receptáculo de su mente. En el jardín de la casa de enfrente hay una muchacha tomando un baño de sol en bikini.
Ahora ella se agrega al péndulo de opciones filosóficas, de pensamientos que sin querer hilvana con extrema suavidad.
Pero, magicamente, del costado de la bombacha, habiendose formado una endija entre la piel y la tanga, emergen saliendo del interior, unos cuervos negros que se depositan sobre un cartel (con inscripciones gastadas que exiben la gráfica de un médano de arena con un puñado de soldados)
lo cual puede llegar a confundir asociándose con un milagro.
Aunque además, a pesar de todo, continua resultando un enorme misterio pendiente,
de una buena vez por todas poder revelar la verdad de el porqué, habiendo tantas piñas bordoses en los pinos del bosque lindero donde cruzan tantas personas, nunca, ningún homo sapien de la mentira se halla visto herido en la cabeza por la fulgar caída de una de ellas.
Aunque bastante lógico, la atención de nuestro amigo sin remedios se vio por completa acaparada por los resabios de la urgente intriga, al continuar saliendo mas seres de esa gruta que se ha formado entre la diminuta vestimenta. Pues otros aparecen perfectamente integrandose a la vida cotidiana. Sumando vida al necesario futuro.

Ultimamente mis dichos revotan entre paredes,
rostros indiferentes, impávidos, que no pasan bola. Soy un hombre dándole trompadas al mar. Mastico un sentimiento de alta sumisión. Cuesta aceptar como algo tan sencillo como vivir pueda llegar a complicarse tanto.
Tengo preconceptos que son como fantasmas reales. Reglas fijas de un juego que debo respetar a ultranza, aunque después la silla quede caliente.
No tengo miedo a caer pues estoy pisando firme y me siento seguro, pero ¿Que hacer cuando ignoro que hacer para continuar?.
El orgullo es importante, pero mejor primero adaptarse al medio dejando pendiente su uso.
La democracia es lo más.
No podrán obligarme a que sea creativo, cualquiera tiene capacidad de imaginación pero la mía no tiene porque a fuerza de látigo mezclarse con otras bebidas. La inspiración es un discurso interior, una fuente de nutrición que en el mejor de los casos es depositada en el sitio correcto; pero la mía no sirve, pues mi camino está moribundo, solo existe la presencia del oscuro pasado.
No obstante estoy rodeados de peces de colores.
Miro a las personas y enseguida imagino en que cárcel deberían de encontrarse alojadas.
La religión es producto de la observación de algo verídico; así como el intestino es como una vívora que comprime el alimento a voluntad.

Con mi señora, y por supuesto también el nene, decidimos tomarnos unas vacaciones, utilizando,
en plural, las playas de hoteles. Porque preferimos, con el auto, recorrer distintos balnearios;
entonces con las primeras luces del día armamos un discreto campamento en la propia playa.
Ahorramos pero a la vez estamos en primera fila.
Por la noche hacemos basa en algún boliche,
y al nene lo dejamos durmiendo bajo el cuidado del cuidacoches.
Pero en una de esas mañanas, que para mí significaron la noche entera puesto que tuve que montar guardia no pudiendo descansar, en que estaba mirando en el cielo un avión trasladando un cartel publicitario que alentaba el consumo de edulcorante, de pura convicción, además como para continuar con este tipo de vida, decidí convertirme en comediante artista callejero. Haciendo recitados de poemas de Machado, Neruda, donde en un diquet que oficia de ayuda memoria, apunta la letra que ofresco a la carta ciento de poemas de los más consagrados artistas del mundo, amplificando mi voz por un microfono, obvio a cambio de una simple moneda.

Asoma mi voz soltando un suspiro, con palabras de amor balbuceadas. El perfume invade la ciénaga y mis ojos se alimentan de humo. Solo uno, un beso en los labios en el camino.

La acecha se ha quedado sin berenjenas.
Una nueva fuente se agrega al funeral.
La vitrina funciona como un quirófano, una oficina publica.
Solo falta que para después del postre ofrezcan tabaco mentolado que es lo que mas desearía.




Texto agregado el 11-01-2009, y leído por 97 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
11-01-2009 ***** susana-del-rosal
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]