TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ivancamella / Dilema del optimista I

[C:390360]

Corría desesperado con los pies adoloridos por las piedras del camino, hasta que por sus pasos cayó en el suelo desmayándose al instante… Al despertar, poco a poco miraba a su alrededor, una ventana, una camita pobre y humilde, un hornito y un poco de palos a su lado. Pensaba y pensaba que significaba ese estado, hasta que lo recordó todo, abrió los ojos hasta que creyó que podía ver bajo su camita, y de pronto le cayó algo, haciéndolo cerrar sus ojos; arriba, llovía, y las palomas se juntaban en un palo grueso que traspasaba de pared a pared, pronto, sintió un calorcito y de asco les tiró su zapato, ellas se fueron y el se limpió con las cobijas.

Solo podía mover su brazo izquierdo, ¡eso era una gran desgracia!, él se sentía orgulloso por ser derecho, igual que su padre… Cuando el recordó esto, miro hacia la ventanita, un gran paisaje le mostraba lo espléndido de la sabiduría de la naturaleza, una lágrima brotó de su rostro, caminando poco a poco, de poro en poro hasta tocar plumas de gallina que le servían de almohada.

Sonó el chillido de bisagras oxidadas y apareció una figura muy alta, tan alta como el tío Edgar, con una chaqueta vieja, entró y quitándose la chaqueta dejó ver su rostro, era un señor un poco viejo, fornido, y con gran y espléndida barbilla. Detrás, una mujer que según parecía su esposa, entró y secó su cabello.

Pronto el se trató de levantar, pero no podía, algo se lo impedía, y dándose por vencido tosió para llamar la atención…

-Oh, Andrés, mira, ¡ha despertado!

Pronto, aquel hombre lo miró de cerca y quitándose el sobrero se dirigió a él:

- Soy Andrés, y ella es mi esposa Ana, vivimos aquí, y como podrás ver no tenemos muchos lujos, estas con nosotros porque nuestra hija Ángel te encontró junto al río, y te trajo en nuestra burra, es nuestra posesión mas preciada. Claro, la burra hablando de dinero, ¡pero Ángel es nuestro gran tesoro! Jajá jajá….

Ana le dio un codazo disimulado a Andrés y este hizo una cara que lo hizo reír.

-Pero dime, ¿Quién eres?, ¿cómo un muchachito estaba tirado allá en la carretera?

El sonrió y dejando un gran espacio entre la pregunta y la respuesta, les contó que se llamaba William, y era hijo de Aton.

Ellos se asombraron, pues no creían tener al hijo del jefe del ejército nacional en su casa, y pronto le preguntaron otra vez, por qué estaba tirado en la carretera. William no quiso responder, e interrumpió su respuesta con otra pregunta:

- ¿Dónde está Ángel?, quisiera con ansias poder verla.

La pareja volteó a ver hacia la puerta que se abrió con rapidez, allí entró quien todos esperaban, Ángel se sacudió el cuerpo y dejó ver tras su perfecta belleza un esplendoroso cabello que caía en su espalda como catarata en medio día de verano…

Texto agregado el 30-01-2009, y leído por 123 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
10-02-2009 me sorprende... felipemc4
31-01-2009 Motiva, motiva seguir leyendo. Veamos. Sofiama
31-01-2009 voy por más divinaluna
30-01-2009 Quiero el 2,y si hay tres tambien,me avisas. Me encanta la histaria ******* shosha
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]