TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ivancamella / Dilema del optimista II

[C:390388]

Ella se sacudió el cabello de igual forma que su madre y miro sonriendo a William:

-Estoy muy contenta de que hallas despertado, ojala las palomas no te hallan hecho nada, porque las ví salir volando por la ventana…

William mostrando la cobija respondió todo, y todos riendo por el “heroico” acto de las palomas hablaron sobre lo que hacía aquella familia allí, Andrés era pescador, y Ana y Ángel le ayudaban. Ángel montando la burra llevó lo pescado al pueblo, pero encontró a William y lo llevó a su hogar. Hace ya tres días que sucedió aquello, y William había estado inconciente hasta ahora.

Pero ahora William tendría que contar el por qué estaba tirado al lado de la carretera, cuando se decidía a contarlo; una flecha pasó por la ventana, e incrustándose en la almohada disimulada con plumas de gallina, hizo alarmar a todos, pronto en muy poco tiempo, Andrés tomo una carretilla, puso allí a William y con un poco de pan salieron hacia el monte…

. ¡Maldita sea nuestra suerte!, nos alcanzarán, y nos matarán… ¡Uf!, ¡Uf!, ¡Uf!, si tan solo fuese más rápido, todos nos salvaríamos….

El pobre Andrés, deliraba y maldecía al ver que su esposa e hija corrían adelante dejándolo atrás; pero William lo trataba de consolar:

- Tranquilo, hay que ser optimista.

Se escondieron al fin, en la selva, todos cansados por tan agobiante viaje, deseaban descansar así fuera en la almohada de plumas, pero ni la compañía de las palomas tenían ahora. Ana repartió el pan, que era mas agrio que “tinto preparado por la suegra” (su padre siempre decía eso).

Al comer, William dejó caer su pedazo de pan, que cayó en una piedra llena de hormigas. William les tenía pavor, y a pesar de eso, estirando su brazo desde la carretilla recuperó su pan y lo sacudió para quitar las hormigas; probablemente este sería su último almuerzo, y lo disfrutó igual como si hubiese tomado agua en medio del desierto…

Pero entonces, las hormigas subieron por la carretilla, y él al darse cuenta, trató de gritar, pero un pedazo de pan se lo impidió. Ángel se dio cuenta y a punta de palmadas mató a la mayoría, el resto le hizo la vida imposible a William dentro de su pantalón mientras Andrés y Ana reían a carcajadas…

Pero no todo sería “dicha”, pronto otra vez oyeron disparos, y tuvieron que correr. Ya era tarde, los habían visto, y no dejarían que escaparan…

Texto agregado el 31-01-2009, y leído por 138 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
01-02-2009 me atrapo este relato llendo de intriga que esta muy bien sostenida. Saludos! thejoker
31-01-2009 Eres bueno mantenirndo la intriga. Buen desarrollo de la trama. Voy al otro. Sofiama
31-01-2009 odio las hormigas también divinaluna
31-01-2009 Me llevo la lectura .Espero la continuacion .***** esterk
31-01-2009 Ups ,que mala suerte ,todo parecia perfecto y de pronto un giro inesperado.Espero no mueran,salvalos Me encanta como va la historia ,espero seguiras verdad?Gracias la disfrute ********* shosha
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]