TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / minuteski2009 / El amor en tiempos de revolución

[C:394063]

Ahora cuando el país se descompone en políticas soberbias he aprendido a quererte bajo esas balas impregnadas de discordia. Los entendidos de la crítica exigua han interpretado que nuestras relaciones pueden ser peligrosas, ambos pertenecemos al partido de la muerte. ¿Te acuerdas aquella tarde en que el párroco nos bendijo y nos sedujo con una oración que decía que también estábamos indisolutos a la plegaria de la vida? No te confundas ya que el amor como una centella que viene desde muy lejos nos ha marcado el sendero, mientras colocábamos aquella bomba c4 en la embajada sentía como bullía la sangre, mis ojos se depositaban en tus senos golpeados por el tiempo. No importa que estas imágenes pecaminosas pongan en duda tu formación de monja cautiva, hasta los curas y las mujeres benditas tienen derecho al más mínimo contacto. La tarde, esa cuando el sol se oculta por las praderas verdes es testigo de la cantidad de veces que he deseado besar y acariciar tu espalda. Deja que haga una pausa, entonces libaré el vodka embravecido por la sed y tomaré los tragos, esos que me aturden mientras pienso en la forma en que te ríes. Sabes también que no creo en monogamias pendejas, tan solo necesito que me reclames promesas bastardas cuando susurras mi nombre y permites que acaricie esos ojos tuyos, que nunca han sido de nadie.Tal vez los políticos de Estado son un poco pueriles, lanzan improperios hacia el viento cuando las multitudes enardecidas les reclaman los premios olvidados e incumplidos. Afuera los gritos de esa revolución palpitante no permiten que pueda concentrarme, he pensado mil veces hasta el cansancio la forma como hacerte el amor en esa mesita de pool, el frío de la tarde ya me ha lanzado señales de triunfo. ¿Acaso no es esta manera de amarte un poco de mi prisa y algo de esa furia tuya que roza recuerdos inexpresivos del pasado?Algún día aprenderás a amarme mientras colocas globos de cianuro en los carriles del metro, en todo caso no te inquietes ya que mi amor es una forma de salvarme del infierno más atroz, prefiero morir en el fuego de tus besos regidos por la más abyecta ira que en esa inocencia que en las tardes de hastío lanzas hacia allá, hacia senderos que son recuerdos de un pasado sediento de rabia, de sexo y de una lástima infinita por la falta de ardor. Se me agota cada vez más el tiempo, un tiempo que pudo ser tuyo como nunca fue de otra, sólo sé que en estos instantes en que sobre mi cuerpo está lapidando el más triste de los castigos he de confesarte que me llevo al infinito no tanto mis errores, mis ausencias y mis penas. También he de llevarme esas caricias, que pensadas para tí, las he entregado hasta en las alcantarillas de los pueblos benditos. Mientras tanto los verdugos apuntan hacia mí, me han condenado quizá por desearte bravamente a través de la sospecha.A lo lejos, sólo unos niños excelsos observan como se alejan hacia el cielo unas aves glamorosas, ellas escriben tu nombre, se llevan hacia el ocaso mientras el sol se oculta en tu regazo mis palabras escritas con la sangre de la herida....... más allá aquella estrella también dice lo mucho que te amo..... D.M. 13-11-2003

Texto agregado el 25-02-2009, y leído por 124 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]