TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Heraclitus / Morir, ¿y después: otra vida o el imperio de la nada?

[C:397250]

Angustia existencial.

“La Muerte, ese otro mar, esa otra flecha que nos libra del Sol y de la Luna y del amor”
Jorge Luis Borges.

Desde el inicio de la humanidad, el hombre se ha preguntado: ¿Por qué, por qué la vida? ¿Para qué, para qué nuestra vida? El misterio de la muerte como parte de su existencia le ha provocado asombro, miedo y dudas, sobre su vida, lo que hace en el mundo y sobre todo después de la muerte.

Es probable que el concepto de un dios o dioses sea producto del miedo del hombre - esto se ha repetido a través del tiempo en las diferentes culturas-, ya que la idea metafísica de una explicación que calmara sus temores y le diera algo que anhelaba explica la aparición de las diversas religiones que existieron y que actualmente existen. El filósofo estoico y emperador romano Marco Aurelio (121 -180) decía: “Si hay un Dios, todo esta bien, Y si el mundo es regido por el azar, procura no regirte por el azar a ti mismo”. Éste mismo temor se encuentra presente en nuestros días y así la Santa Sede expresa: “Cuando el hombre elimina a Dios de su horizonte, todo se reduce. Se vuelve triste, frio e inhumano”.
Los poetas lo dicen de una manera bella como Amado Nervo: “El alma es un vaso que sólo se llena de eternidad”, y yo mismo pienso: “Para que la vida tenga sentido, todos anhelamos la eternidad”. La filosofía desde los griegos presocráticos trata estos problemas, sin embargo algo que siempre he sostenido es que en el pensamiento de la mayoría de los filósofos va implícito: “La filosofía busca la verdad… siempre y cuando corresponda a mis creencias religiosas o falta de ellas”. Afortunadamente la filosofía es una ciencia rigurosa aunque no exacta y la verdad siempre toma su lugar en ella.

La cuestión es pues sencilla: después de la muerte, si se cree en Dios no hay problema como dijo Marco Aurelio, y si no se cree en Dios o se duda de Él, lo que queda es la nada, el polvo vuelve al polvo. Lo terrible es para aquellos, que quieren creer pero su razón les dice que el concepto de Dios es sólo una hermosa fantasía y a mi juicio es la explicación del terrible miedo que se le tiene a la muerte, pues dejan lo que tienen de valor inestimable que es su existencia para entrar en el reino de lo obscuro: la nada.

En este ensayo, yo en lo particular no tomo ninguna partido, sino que planteo lo que el individuo puede hacer en los diferentes escenarios que se le presentan. Me baso en el filósofo italiano Nicola Abbagnano (1901 -1990) (1) que refiere que en relación a Dios, existen tres posiciones, primero al igual que Martín Heidegger, filósofo alemán (1889 – 1976), se piensa que Dios no existe, y al morir se va a la nada. Segundo, según Karl Jaspers, filósofo alemán (1883 – 1969), Dios existe y al morir se va a la casa del Padre. Y tercero, lo que decía Abbagnano, la posibilidad de que Dios exista. Esta posibilidad hace al hombre libre, pues no hay determinismo como en las posiciones de Jaspers y de Heidegger.

Con pleno respeto a las ideas de cada quien, tal como Voltaire (Escritor francés 1694 – 1778), dijo: “No estoy de acuerdo con tus ideas, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarlas…”.

Para aquellos que tienen el privilegio de contar con el don de la Fe, y con toda sinceridad creen en Dios, cualquiera que sea el nombre que le den, su vida ya tiene la respuesta a las preguntas iníciales de este ensayo. Y existen pensadores que siguiendo la línea aristotélico – tomista, tienen estructurados conceptos filosóficos muy firmes, tal es el caso del Dr. Agustín Basave Fernández del Valle (Filósofo mexicano 1923 -2008) (2), que además de ser filósofo neotomista, él mismo se consideraba existencialista cristiano. Otro pensador neotomista que también se considera existencialista cristiano es Jacques Maritain (Filósofo francés 1882 – 1973).
Al leer las obras de estos pensadores pueden encontrar un sentido a la existencia. Igual que se encuentra en la obra de Jaspers (3).

Los que piensan al igual que Immanuel Kant (Filósofo alemán (1724 – 1804), que la existencia de Dios no puede demostrarse por la ciencia, y se consideran ateos. Pueden estructurar sus vidas y seguir la filosofía de pensadores como Jean Paul Sartre, que escribió en El existencialismo es un humanismo, que el hombre es libre, no esta determinado por nada y que con responsabilidad puede escoger su destino y vivir plenamente, tiene que evitar caer en la dispersión y por ende en el libertinaje.

La tercera posición que es a mi juicio la más difícil, cuando sin tener el don de la Fe, el ser humano quiere trascender y creer en Dios, teniendo en el fondo de su alma la duda de su existencia, no queda más que seguir la ley natural, llevar una vida de acuerdo a los usos y costumbres de su comunidad y tener paciencia y resignación a la hora de morir. Sin embargo no creo que el temor y la duda desaparezcan.

Y para terminar este ensayo con las posibilidades que se presentan, quiero expresar, que el ser humano es maravilloso, siempre la humanidad encontrará su camino. En este aspecto soy muy optimista.

(1) Nicola ABBAGNANO. Introducción al existencialismo. "Las tres posiciones del existencialismo". FCE. Primera edición en español. México 1955. Páginas 40 -42.
(2) BASAVE Fernández del Valle. Agustín. Tratado de filosofía. Editorial Limusa. Tercera reimpresión México 2000.
(3) Karl JASPERS. La filosofía. FCE. Segunda edición en español. México. 2000.


Texto agregado el 23-03-2009, y leído por 273 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
26-08-2009 La verdad...yo tan optimista no soy pero bueno, espero sinceramente que el hombre encuentre su camino. ohayoo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]