TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / polodislates / La disputa

[C:397748]

La Disputa

Con prolija maniobra tomo la curva, acomodando sobre la calzada las ruedas ávidas de vértigo.
La fría parsimonia conque su conductor manejaba exaspero a sus ocasionales compañeros, pero este no se inmuto... Fijo su mirada en el escaso horizonte de la tarde y continúo conduciendo con segura suficiencia
Paralelamente, otro móvil corría algunas calles mas allá, el transito se apartaba con diligencia dándole paso.
Al volante, conduciendo como un loco, entre frenadas y maniobras bruscas un secreto contrincante disputaba la misma meta, sus compañeros mordían nerviosos el silencio.
Flotando en el aire, como una nave, la oscura silueta continuaba avanzando, la tranquilidad de saber que llegaría le quitaba preocupación a su conductor, solo le quedaban unas pocas cuadras.
El otro, loco, lleno de angustia, pero decidido a llegar, no cejaba en el intento, sabia de la urgencia, y no abandonaría la posibilidad.
Desde la esquina se podía ver el tumulto dos cuadras más adelante, las luces de los móviles presagiaban el cuadro.
Ambos entraron al mismo tiempo por la calle, ambos sin saberlo se disputaban la partida, con las manos agarrotadas uno, con serena pasividad el otro, la desesperación frente a una calmosa parcimonia se encontraron en el bache, los vehículos saltaron por el aire ante el imprevisto obstáculo, lentamente uno fue cayendo sobre las viejas y oxidadas vías del tranvía, el otro como levantando vuelo lo hizo sobre un asfalto mas amigable, recuperando la estabilidad.
Se escucho un estallido y un tremendo golpe acompañado de ruidos a chapas y vidrios rotos.
La otra continuo la marcha hasta detenerse junto a los restos de una combi escolar y un camión, rápidos y eficientes de la blanca ambulancia bajaron paramédicos y enfermeros iniciando la asistencia a los heridos.
Un soplo violento y frío arraso la escena, dejando a todos congelados, luego todo se movilizo, como recibiendo una orden. , puestos a trabajar, cada uno a lo suyo.
Alguien miro como la columna terminaba de aplastar a la oscura ambulancia, de ella salieron, un magullado paramédico y un enfermero.
Un curioso transeúnte muy sorprendido, observo que no había nadie al volante de la misma, como si su chofer hubiera desaparecido.


Ruloso de Montserrat
rr 25 03 09

Texto agregado el 26-03-2009, y leído por 193 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
27-01-2012 El final es es-pec-ta-cu-lar. filiberto
27-09-2009 Cualquiera diría que estan rodando una película, y al sonar de la claqueta todo vuelve a la realidad. +++++saludos antoniana
30-04-2009 Muy buena narrativa. Sólo más acentos y más puntos. marea-rioplatense
07-04-2009 Una crónica bien narrada. Hay efecto. Quizá puedas hacer algo por incluir acentos ortográficos. Hacen falta para elevar la voz con que se pronuncia una sílaba. Cox
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]