TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / abigail78 / El físico

[C:397751]

La conferencia terminó con fuertes aplausos y una sala de pie. El reconocimiento alimentaba su ego hasta un punto de sentirse profeta de dios. Satisfecho abordó su “Bora” del año y condujo hasta la bella ciudad de “la eterna primavera” donde le aguardaba un merecido descanso de fin de semana. La entrada a la quinta era portentosa, apenas se entremetía por rendijas de la maravillosa arboleda un poco de luz solar. El caminito empedrado detenía su ansia de llegar a casa.
Al cabo de unos minutos, salía a su encuentro el olor a guayaba y naranjas que se adhería a su piel y destapaba los poros llenos de smog de la ciudad. Anochecía, cuando el espectáculo nocturno lo atrapó en el balcón de su pequeño refugió hogareño. Una cabaña que él mismo se había encaprichado en construir. Conocía cada madera y cada ojo que la vanidosa naturaleza olvidaba a propósito en el pedazo de árbol ya sin vida.
El concierto de la noche comenzó con sonidos añejos que sobrevivían gracias a lo apartado del lugar. Ensimismado es bellas estampas, el científico reconocido por su investigación sobre la combustión, sorbía una taza de aromático té de azares. Fue entonces, que un agudo chillido lo regreso de letargo. Miles de mosquitos revoloteaban sobre su cabeza y decidido se dirigió a la cocina. Ya de regreso, encendió un raidolito que colocó en un plato de plástico y se hizo acompañar de un cigarrillo. El relajado escenario estelar le venció en un viejo sofá de mimbre.
Quizá fue el encanto de la luna o la sinfonía natural, lo que provocó que el cigarrillo permaneciera apenas prensado en sus dedos. Un ligero movimiento del cuerpo y el cigarro cayó al lado del sofá prendiéndose por el atizo del viento. Un desagradable olor le crispo el olfato y se dio cuenta que el plato se quemaba lentamente, se levantó al instante y no reparo en el incendio que crecía. El resplandor de las llamas lo alertó y corrió por agua, pero ya no hubo tiempo de detener el paso de las llamas. A una buena distancia, observó el final de la obra que el fuego cerró triunfante.

Texto agregado el 26-03-2009, y leído por 180 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
26-03-2009 me gustó mucho, lo que puede provocar un vicio, estupendo relato +++++ JAGOMEZ
26-03-2009 Lástima que hayas destruido el refugio. Me gustaba. 5* ZEPOL
26-03-2009 no se debe fumar en la cama o donde te tires , esas cosas pasan , la soberbia no . dale polodislates
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]