TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rdejunio / EMPIEZO A CREER.

[C:398088]

Aunque es mí relativa seguridad esta casa de toda mí vida, me deprime,estoy cansada de añejos recuerdos. El aroma de las madreselvas del patio en el atardecer. Cansada de viejos recuerdos. El olor incrustado en el techo, en el suelo, en las vetustas puertas, en los pesados muebles con cubierta de mármol. Ese viejo aroma que encuentro de cuando todos lleg{abamos a almorzar, el sonido de las copas, de las cucharas acariciando el plato de la sopa, esa música que quiero oír por última vez, grabar algo nuevo en mí disco duro. Ser yo otra vez. Jubilada me sobran horas y me niego a perderlas en labores manuales o abrillantando las hojas de las plantas, tendría otro valor en un voluntariado social, por eejemplo alfabetizar. no comprendo como se puede vivir sin saber escribir el nombre de un hijo, siquiera,o leer un medicamento. Mí hermana Pilar me corta las alas.
La complazco en algo, a veces discutimos por mis negativas y le duele el corazón. Eso no es cierto, le encanta acompañar funerales y dar pesames. Indecisa pretende vivir con la moda y los modos de antaño. Añora el pasado y lo suma a las frustraciones actuales. Tiempo perdido buscando gatos negros, para la buena suerte. Le propuse hacer un tour por Europa, sin ser lo ideal es económico y una no anda sola, perdida con el idioma y puede deleitarse con tanta belleza. Le dió un ataque de llanto y dijo: Mis ahorros los destino para tener un lindo funeral, como los de nuestros padres. Me averguenzas con la proposición de irnos a paises lejanos con gente desconocida, Debemos de pensar en el futuro. ¿Quál futuro?
Pilar viajó al campo a despedir a su madrina en trance de emprender el viaje desconocido, auténtico y tendrá tema para la semana.
. El Minucho y la Perlina, el gato y la gata, ella los adora y los trata como niños. Parece increible estar sola disfrutando la casa llena de luz, con las ventanas abiertas un rato. Eso a ella le molesta y eso que hay rejas, deja de hablarme varios días, aunque en un principio es grato, se hace incómodo y amargo, ella por lo menos habla con los gatos y para molestarme trae al Minucho a la mesa y coloca un platillo para el , me voy a la cocina y la asistente me mira sonriente.

Hoy es un día de probar cambios, iré sola al cine,me doy cuenta que no se que película podría ver y se haría tarde, mi amiga Barbara no puede acompañarme, tiene de visita a una nieta que solo conocía por fotos. Mí vecina Lucía tiene al demonio del marido accidentado y no encontró nada mejor que venirse a casa el fresco. Tonta, en cuando se mejore se irá. Menos mal que me quedé sola, aunque quise amarrarme, no se dieron las cosas, una vez me enamoré de un galan y tenía dueña y tuve que hacerme la desinteresada y llorar en silencio. Y cuando alguién me quiso mí corazón no despertó. Es así la vida o existirá de antes un marcado destino. Me enamoré de Franco, cuantas locuras hice por él, algunas me hacen sonreír y otras me ruborizan. Pero el encanto teminó. La última vez que lo vi un poquto panzón e insinuación de la calvicie. Nos saludamos y un perfume de reminiscensias dichosas se esbozó en nuestras sonrisas, en el apretón de manos. Me piropeo encantadoramente y la verdad que me hizo feliz por unos días. Por vivir solas no cerramos la puerta del baño completamente, es más práctico, con el bullicio del calefont y del agua no sentí en que momento entró el Minucho y al salir de la tina el estaba ahí con los ojos fijos en mí y yo cubriéndome con la toalla y el maldito no se iba aunque lo increpé, le lancé el jabón y huyó a esconderse

Hoy desperté tarde y después de mirar la hora me senté en la cama para levantarme y tuve la desagradable sorpresa de ver al Minucho acurrucado, durmiendo en mí almohada. Lo grité molesta,con rabia, su mirada refulgía extrañamente, no quería irse y yo no puedo tocarlo, el bello de mis brazos se erizó de angustia. Sus ojos me recordaron los verdes de Rodolfo, el novio de mí hermana Pilar, que siempre me halagaba por mí ropa, mis ojos y tocaba mi pelo que era como seda. No lo provocaba , me agradaba oírlo y me gustaba él. Lástima que se murió en un tremendo choque de trenes.
Que ojos los del Minucho. Empiezo a creer en la reencarnación.

Texto agregado el 29-03-2009, y leído por 251 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
31-03-2009 Me gustó mucho. He conocido personas que piensan de ese modo y es atróz. La vida es para vivirla y ser un poco felíz,no vivir pensando en tener un funeral bello. Je,anda solita al tour,que debe ser maravillosa la experiencia. Y claro que hasta yo creo que el minucho es una reencarnación******* Un besito Victoria 6236013
30-03-2009 Que lindo. Es como si lo contaras en la sala de tu casa tomando un te. Muy, muy bueno. Capa! ElnegroHinojo
30-03-2009 Esta rodeada de una increible naturaleza, eso es un gran bendicion, ya veo de donde sale tanta inspiracion...hermoso **************** alasdoradas
30-03-2009 Bello cuento, es un verdadero placer leerte, mis5* nanajua
30-03-2009 Tan buen cuento como siempre ,este con su toque de ganas de cambios,tan necesarios muchas veces ,me encanto ******* shosha
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]