TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rdejunio / PERSECUSION.

[C:401069]

La dama del rostro extraño, profundos ojos negros, como si tuviera las pupilas sin brillo. La encontré hace un largo rato en la farmacia y me llamo la atención, alta, delgada. Con un raro atuendo de suaves colores indefinídos y un largo pañuelo en la cabeza sombreando su rostro. Tal vez alguna extranjera llegada de algún exótico país. Creo que soy muy curiosa por eso me atraía el mirarla, porque a nadie más le llamaba la atención, puede que sea por que salgo tan poco al centro de la cuidad, que estoy acostumbrada a ver mis conocidas vecinas y a nadie más, ahora la veo más de cerca, se refleja en el
cristal del escaparate donde miro las ofertas del día. Si está casi a mí lado.
¡Oh! Estoy extenuada, hace rato que camino y llevo los zapatos con taco que están casi nuevos. !Ay¡ Camino hacia la parada de autobus, ojalá que no demore. Pesan la compras. Aún no viene el vehículo que me es necesario y miro hacia el otro lado y ahí está la extraña dama, ahora me parece menos estrafalaria su vestimenta y una rara luminosidad en su rostro y está tan cerca mío, me causa un inexplícable rechazo y temor. ¿Estará siguiéndome o será una mujer de malos hábitos? Aparte de mí bolso, escuálido en dinero y los recibos de pagos cancelados, no tengo nada más importante. No llevo joyas, ni tengo y mi mercado en incómodas bolsas corrientes.
Debo de tranquilizarme, dejarme de tonterías. Mí atuendo es común y corriente,solo bien presentado. Me marea un poco el ir y venir de la gente y para distraerme repaso los encargos que compré:Calcetines gruesos para Cristián, mi niño más grande que irá a la nieve, el gel para afeitar para mí marido, una crema para sofía y Marcelita me pidió con mucha ternura: De esas caluguitas ricas, mamita. Mí pequeña preciosa. Afirmándome en la pared suspiro y arreglo mis paquetes para no perder ninguno,. Los artículos para el baño pesan mucho, el de la farmacia menos. Y el bus que no llega, ni se asoma. Demorado como siempre que una tiene urgencia de regresar a casa. Vuelvo la vista y la mujer está frente a mí, me desagrada verla y al dolor de espalda se agrega este dolor al pecho, no se, pero parece que estoy empezando a sudar. Me inquieto demasiado y la hora corre más que el bus. Iré en un taxi. Camino rápido hacia la plaza, frente a la Catedral, hay un paradero. Cruzo la calzada y veo que la mujer va delante mío. Me acerco al taxi y ella se adelanta y abre la puerta y trata de meterse al vehículo, le reclamo al chofer que esta dama me oprime y no me deja subir que yo llegué primero. Y este me dice:
- No veo a nadie y no la puedo llevar, no suba. No quiero problemas. Ya. tranquilita, no más.
Espantada y sin fuerzas mi vista se nubla, mis piernas pierden las fuerzas y el dolor es inaguantable. alguien compasivo me ayuda, me tiende sus manos y me coje, abro mis ojos y veo a la extraña mujer con una mueca de alegría y me resigno, me falta el aire y el dolor decrece de golpe.

Texto agregado el 21-04-2009, y leído por 195 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
19-11-2015 bravo Silvita, creo que viste a la virgen no? divinaluna
21-04-2009 Me agrado mucho lo bien que usted escribe, con un estilo claro y preciso, donde los particulares del cotidiano vivir resaltan con mucha luz. Excelente texto. Mis saludos! manndrugo
21-04-2009 buen cuento, pero checa bien al gramatica xq tienes algusno erroes por ahi, quizas uan descripcion del rsotro de la señora haga falta. bungalabungala
21-04-2009 entonces dicha señora que la seguía era un espectro., un fantasma por el mismísimo centro de la capital. Vaya que historia tan buena, que taxista tan poco comprensivo y qué narración tan bien realizada. fafner
21-04-2009 Por eso la admiro, por su talento. Un placer leerla. Un cálido abrazo. avefenixazul
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]