TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / abigail78 / Los leprosos de moda

[C:402788]

“Influenza humana”: es el más reciente nombre que el gobierno nos a vendido. Ahora bien, desde hace días nos han llenado la cabeza de información poco clara. La caja tonta nos bombardea de manera incoherente de suposiciones que lo único que han logrado es un desconcierto generalizado. Primero se hablaba de más de cien muertos por este nuevo virus, los últimos datos arrojaban 19; creo que el viejecito que murió hace una semana de muerte natural fue parte de las estadísticas de los de más de cien que se manejaban alarmantemente. Yo por las dudas continuo haciendo lo de siempre, pues me lavo mis manos después de ir al baño.
El caso del tan mentado “chupacabras” ronda por provincia y por las grandes urbes que alimentan aún más la desconfianza que poco a poco se va gestando; después que en ninguna farmacia se encontrasen los tapabocas, los cuales se cotizaban hasta en diez pesos cada uno. En mi casa, los diseños no se hicieron esperar y me hice un tapabocas estampado con cerditos; la verdad es que tengo un poco de gripe y tengo que salir, de otra manera ni me lo pondría, pero respeto el espacio del otro.
La noticia del 30 de abril que llamó mi atención fue la de una joven cuyo hermano vive en Alemania y al cual fue a visitar con la alegría de no verlo hace ya algunos años. La salud de esta chica en una sola palabra: inmejorable. Pero fue recibida fríamente con guantes y tapabocas. No hubo ni apretón de manos ni mucho menos un abrazo. Yo regresaba de ir a babosear un rato al zocalito de mi comunidad donde se había organizado una verbena popular por lo del día del niño. Los chamacos jugueteaban por doquier y sólo dos de ellos portaba el bosal azul, pero luego de unos minutos, no había rastro de estos pedazos de tela. En esta fiestecilla estaba, cuando decidí regresar a casa para encontrarme con la noticia de la situación de Alemania y por supuesto, uní esta lamentable conducta con la de días anteriores. A veces no sé que pensar de lo veo en la tele, pues se nos informó que algunos de nuestros hermanos, países latinoamericanos, habían tomado la decisión de no comprar carne de cerdo proveniente de nuestro país. Y creo que los entiendo, pues aquí en México, el rollo no es diferente, pero no creo que sea el miedo a consumir esta carne, sino porque aún el precio es muy alto a causa del torrente económico global que nos arrastra. Sin embargo, si estuviera al alcance de los bolsillos más pobres, estoy segura que en mi casa y en una gran mayoría de hogares se comería carne por lo menos tres veces a la semana.
El primero de mayo, día del trabajo, mi tío habló desde New York. El percibe que las cosas por allá andan de mal en peor. Cuando surgieron las circunstancias de la epidemia, casi a diario telefoneaba para preguntar por la salud de su familia. Ahora, su preocupación es el torbellino que lo envuelve en aquel país, pues el supervisor al cual está subordinado, le comentó que habían despedido algunos trabajadores y que todos eran mexicanos. Algo parecido ocurrió en el mismo edificio donde vive, pues desalojaron a dos familias mexicanas de sus departamentos. El teme ser el próximo.
La gripe, por fin dejó a mi tía y hasta calentura tuvo la pobre. Es lo de cada año, con estos calores que se antoja una rica nieve de coloradita pitahaya o de limón. Ella se zampó dos vasitos copeteados de refrescante nieve; se acababa de bañar y resultó con tremendo catarraso. No obstante, a los tres días estaba como nueva para probar la de limón. Sus hijos bromeaban al decirle que se había contagiado con la gripe porcina. Fuera de ese incidente, no sucede nada, la gente de mi pueblo como cualquier otro pueblo o ciudad en México o América Latina es afecta a la limpieza. El baño diario es un ritual desde antes que llegaran los europeos. Somos gente sana en cuerpo y alma aunque nos inventen enfermedades, nuestra enfermedad: la pobreza. Comemos tortillas azules o blanquitas con quelites, quintoniles o verdolagas y hasta hace poco tiempo consumíamos mucho refresco, pero ahora la diabetes anda duro. Por esta razón, en las mesas en la cotidianidad o en alguna pachanguita tienen servidas dos jarras de agua de Jamaica o tamarindo.
Con los recientes acontecimientos, las labores en los hogares han aumentado; las amas de casa ya no ven la hora que los chiquillos regresen a la escuela. Mi hermano ocupa su tiempo libre a ver caricaturas y una que otra vez se interesa por ayudar a limpiar nuestro terreno en el cual está pronta la siembra. Su habilidad para con las matemáticas nos la refriega en la cara en muchas ocasiones, pero es pésimo para la historia, ya que le parece aburrida. A mí me gusta un poco y debo reconocer que soy una piedra para memorizar las fechas. Aún así, quiero señalar que me he enterado de muchas cosas de mi país, aunque a veces dudo de muchos de los datos. Lo que sí tengo presente, es que no somos un pueblo tan canijo como lo suponen las distintas visiones extranjeras. Al contrario, México es un buen anfitrión y nos gusta recibir con las puestas abiertas a cualquier extraño que más bien le vemos como hermano. Así, lo hemos hecho durante años y así, lo seguiremos haciendo. La historia me enseñó que el “tata”, Lázaro Cárdenas, recibió a los españoles que huían de la peste política impuesta por Franco; que cerca de donde vivo hay una colonia francesa que progresa porque no se le niega la oportunidad ha hacerlo; que hay muchos argentinos conviviendo en nuestra tierra y que sólo a veces se sienten superiores a nosotros; que México no le negó la ayuda a Cuba, pues le consideramos hermano y que a pesar de que los monopolios televisivos dizque mexicanos nos dicen que los cubanos han cancelado los vuelos de México, nos negamos a creerlo. Y que cuando sucedió lo del tsunami en no se que parte del mundo tan lejano al nuestro, se nos pidió ayuda y así lo hicimos, aunque fuera con un kilo de arroz o unos pesos que tanta falta nos hacen, pero que no dudamos en darlos porque somos parte de esta humanidad en la que aún creo. Sin embargo, me es lamentable ver que se nos trata como apestados, que se nos dice “leprosos” en los partidos de futbol que se realizan en tierras en las que antes se nos cobijaba un poquito.
Y pienso que sí, que estamos enfermos, pero de ignorancia, esta ignorancia que no sólo es de México, sino que la compartimos con muchos pueblos en el mundo. Nuestro nación está enferma de un gobierno espurio que no hace nada por remediar las problemáticas sociales, que está enferma de medios masivos que manipulan a mi gente y que nos ofrecen al mundo para que se nos margine. Y que está enferma de una tolerancia que es tan nuestra porque creemos en la bondad de la gente, aunque ahora no entiendan que nos tocó ser la primera pieza que mueven a su antojo los dueños del dinero. Somos el experimento de nuevas formas de someter a los pueblos que están llenos tan solo de pobreza material, pues el alma colectiva es tan rica y permanece a pesar de los tiempos calamitosos que se han dado en la historia. Esta alma que se hace cada vez más fuerte y que evoluciona, pues es innato al ser a pesar de la voluntad de unos cuantos que se niegan a aceptar que somos humanidad.

Saludos desde este mi México que les espera con los brazos abiertos…



Texto agregado el 03-05-2009, y leído por 238 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
26-05-2009 muy buenoo aleja....jadee... vinoyjade
24-05-2009 Buen texto payazoo
11-05-2009 no pus creo que ya nos chingamos... lo bueno es que yo estudio para astronauta... asi sus cosas influencivas no me haran nada en el espacio, pero ya que??? jajaja ese erroda no te pudo tirar mas directo el perro... creo que es un cuarenton(¬.¬) que ve porno como yo jijijijijijiji san_ateo_atenco
08-05-2009 Maravilloso texto, estoy de acuerdo contigo y aunque vivo en Bogotá, ahorita mismo me iría para México a pasarla de lo mejor y conquistarme una "Chava". Saludos y verdad, que mal que México para los tontos es sinónimo de peste. Herroda
03-05-2009 Queridisima abigail, cuanta verdad !! cuanta< hipocresia y mentiras a granel, inclino mi somnbrero ante este texto que desnuda a los hipocritas impostores ,mis****** nanajua
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]