TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / el-alberto / Un nuevo sentenciado

[C:404714]

—¿De cuánto es la condena?

—De por vida.

—¿Y ya lo sabe?

—No; no existe un hombre tan insensible que se lo diga. Y tampoco creo que entienda.

—Luce bastante inofensivo.

—Y sin embargo, es un gran criminal.

—¿Y qué crimen ha cometido?

—Uno del cual no es culpable.

—¿Es inocente, entonces?

—Ya ves que no, puesto que está aquí.

—Pero, ¿no decías que no tiene la culpa?

—Sí.

—¿Entonces?

—No sé; no he hecho yo la ley.

—Es injusto.

—Lo sé.

—Y triste.

—También lo sé.

—¿Y es por eso que llora?

—No sé; supongo.

—Mira, se calma.

—Creo que se da cuenta de que lo compadecemos.

—¿No tendrá frío? ¿No sería bueno que lo cubriéramos con algo?

—No; no conviene que despertemos en él la Esperanza.

—Entonces, ¿tal vez sería mejor que nos vayamos?

—Sí; sólo quería verlo un instante. Vámonos.

Y el recién llegado, calmado su dolor por una dulce melodía, agitó sus pequeños brazos, tratando de asir, con sus manos diminutas, las figuras borrosas que flotaban delante de él; pronunció sonidos delicados, tiernos e incomprensibles; brillaron dos estrellas en sus ojitos; sonrió.

Texto agregado el 15-05-2009, y leído por 106 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
23-08-2009 Bueno, bueno, muy bueno. olavera
17-05-2009 muy bueno!!!!,me gusta el fondo ,sera asi nomas ,no hay ni una endijita por la que se filtre la luz de la alegria? ******** shosha
15-05-2009 Se sabe; venimos para sufrir, suelen decir las viejas. Salú. leobrizuela
15-05-2009 Muy fuerte su contenido , real , para anhelar no sea tal cual , muy bueno =D mis cariños dulce-quimera
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]