TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / peco / Un As En La Manga

[C:404905]

Una tarde invernal con mi amigo Angel comencé a cruzar uno de los puentes que unen la ciudad de Nueva York con el estado de Nueva Jersey. Nuestro objetivo era, en el pueblo llamado Union City, visitar una agencia que tramita viajes. Mientras nos movíamos por encima del río Hudson, mi cerebro ordenaba una serie de peticiones que harían del paseo que planificábamos algo único. Y con ésto me refiero a que no permitiríamos que ellos impusieran sus criterios . Claro, el proyecto lo pondríamos en sus manos porque tenían los contactos con los buses y las redes hoteleras, además, el material y personal de apoyo. Pero, lo que queríamos hacer sería un asunto muy a lo nuestro.

El país que queríamos visitar era el Canadá. Inmenso en provincias y territorios y en disciplina ciudadana, pero relativamente pequeñín en población. Con ciudades encantadas, una limpieza fuera de serie y un color de cielo, que se anticipa a un cambio geográfico brusco como el que se produce en el polo norte. Un río, el san Lorenzo, que en nuestra infancia y a través de páginas formativas, copó nuestras cabezas, deseosas de llenarse de datos diferentes. Cómo con ése de que su caudal y corrientes fueron usados para transportar maderos provenientes de sus bosques singulares y que aún son manjares para pinceles diestros. Palacios y ciudadelas que atrapan el tiempo y otras épocas en un indescriptible marco de silencio.

Sabíamos que la cerrada cercanía de su larga zona limítrofe con el estado de Nueva York, al nivel de tener que repartirse el lago Ontario y el haber creado éstos una catarata artificial al lado de las inmensas e históricas del Niágaras, hace que se manipule conscientemente con unos dudosos 'tours' internos, que se venden como internacionales. El hecho de que las grandes ciudades del gigantesco país del norte del continente y que el noventa por ciento de la población, estén alrededor de las fronteras con los Estados Unidos, se presta para confundir a los turistas de cómo y cuándo salen o entran al, o desde el país. También en el camino 'improvisan' y sorprenden a los viajeros con ventas obligatorias de paquetes de visitas a los sitios de interés, los cuales en su mayor parte son gratuitos, después de que quien organiza la gira ha cobrado por un paseo donde todo está 'cubierto'.

Otro punto significativo es que el alojamiento no es de primera y por no serlo, tampoco los son los desayunos que se sirven. Siendo un engaño también, en cuanto a que si pasaríamos una noche en la maravillosa ciudad de Ottawa, lo lógico y natural es que nos hospedemos en una facilidad en el centro de esa urbe, que permita durante la noche disfrutar de sus encantos y no en un motel ubicado a hora y media de la misma. Ni que forcen a uno a someterse a itinerarios preelaborados para sus conveniencias. Así, que al desde las alturas, observar los contornos de un río nacido, precisamente en el Canadá, pensaba que realmente deberíamos penetrar intensamente en el extenso paisaje del norte del planeta y conocer a Quebec, Montreal y, por supuesto, el palacio del parlamento, sede alternativa en aquellos tiempos de la realeza inglesa. Sentir, por otra parte, el pintoresco competir de dos culturas que se manifiesta en el pleno dominio del francés sobre el inglés en áreas que por lo regular se excluyen de estas excursiones.

Con esas inquietudes llegamos a la agencia. Fuimos escuchados y 'comprendidos' en nuestros planteos. Sin embargo, nos designaron una guía equipada con su programa y la misión clara de que en el camino y con mucha astucia, nos desarmara. Era una pséudo-políglota que para imponer los intereses de la compañía, seguiría la táctica de alabar hasta la saciedad la capacidad organizativa, tanto de Angel cómo mía. El plan comenzó a rodarlo desde que el bus arrancó y cuando creía tener ampliamente logrado su objetivo, salió a escena la figura del padre Manolo. Quien sí habla francés, inglés y español. Conoce al Canadá mejor que la palma de su propia mano y muchos años atrás fue ordenado en Montreal y en Quebec ofició su primera misa.

Texto agregado el 16-05-2009, y leído por 285 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
03-08-2009 He encontrado algo confuso el texto, al final he comprendido la idea pero creo que esta todo un poco liado. olavera
21-06-2009 Cuando sales de viaje planeas mil cosas, de las cuales solo la mitad o menos suceden... Saludos. Azel
21-06-2009 Un relato para Diario, ir acumulando. Podría convertirse en una buena novela. pielcanela
20-06-2009 Magistral, no sólo por la exposición tan bien lograda del tema, sino por lo aleccionador de su contenido. Me encantó. Sofiama
15-06-2009 Una reflexión con características de cuento -algo que no me sorprende en ti, Peco, pues reconozco tus dotes en ese género-. Resalto la claridad comunicacional y la secuencia lógica de ideas. Cox
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]