TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / la_columna / OTREDAD.- Escribe Sagitarion, en la columna de los lunes

[C:415122]


OTREDAD


Los pobres, los que viven en la miseria, los miserables de nuestro país, los que nada tienen porque han perdido hasta la ilusión de llegar a tener algo digno para alimentarse, pareciera que poco a poco van dejado de ser la “otredad” en el contexto social mexicano. La tecnología al servicio de los medios de comunicación masivos los han incorporando a nuestra realidad.

Ahora ya sabemos dónde están, cómo viven, cómo y por qué mueren. Ya se pueden clasificar, cuantificar y hasta programar el número de sus nacimientos, como sucedió en las serranías del estado de Guerrero, cuando un gobierno federal en contubernio con el estatal implementó una campaña de esterilización masiva entre las mujeres indígenas de una etnia que sólo habían cometido el delito de ser los pobres de entre los más pobres.

Los paupérrimos, los que ahora ya tienen rostro y voz, pues en cada esquina de las grandes avenidas de las ciudades mexicanas los encontramos pidiendo limosna de una manera disfrazada aparentando vendernos algo, y que con nuestra indiferencia y la de los gobernantes los hemos integrado al paisaje urbano. En medio de su dolor espiritual y físico se han convertido en el nuevo folclore nacional, son la tristísima imagen viviente de un pasado que fue esplendoroso. A nuestros indígenas, la verdadera raza de bronce los hemos hecho “nuestros”, poco a poco han pasado a formar parte de la identidad de una clase social que tiende a unificarse en la pobreza extrema. Las señales macro y microeconómicas así lo indican.

Mientras que unos estratos, los de abajo, tienden a unificarse, la realidad nos indica que existe una otredad que jamás desaparecerá, la que forman aquellas familias que aparecen en las listas de la revista Forbes como los más ricos del mundo. Esta otredad tiene conciencia de su status, poder político y económico; por ello defenderá al costo de lo que sea el privilegio que han obtenido, aunque su existencia se constituya en una afrenta nacional.

Esta otredad que no tiene la culpa de haber nacido en la opulencia o que soslaya su culpabilidad de haber llegado a ella por lo medios que hayan sido, desde luego que defenderán hasta con los dientes ese privilegio. En medio de esta polarización entre millones de pobres y extremadamente pobres frente a unos cuantos cientos de potentados se debate el futuro del país. La mezquindad e indiferencia de unos y la sumisión y desesperanza de otros son el caldo de cultivo que presagia un futuro convulsionado.

De este espectro que pareciera agorero, surge el cuestionamiento: ¿De qué extremo de los opuestos surgirá la solución? Los millones y millones de pobres tomarán conciencia de la fuerza de su número y empujados por sus necesidades extremas no satisfechas como son alimentación, educación, bienestar social, salud, trabajo, entre otras tantas se unirán, confrontarán, lucharán y arrebatarán. O los de arriba, los ricos, los millonarios, los potentados, los gobernantes serviles finalmente se dejarán de hipocresías y darán la última vuelta a la tuerca y precipitarán el principio del fin.

La fuerza numérica de unos, de los que nada tienen, frente a la obcecada resistencia de los otros de no compartir algo de lo que le sobra, es lo que está en los extremos de la balanza. Y en medio de estas fuerzas contrapuestas permanecen silentes, indiferentes, medrosos, apoltronados en la comodidad los miles de burócratas, los universitarios, los pequeños y medianos comerciantes, los investigadores, los científicos, los intelectuales, los deportistas, los artistas y todos aquellos que vemos con ojos que no quieren ver, que escuchamos con oídos sordos los lamentos de los más pobres, el llanto quedo de los niños que no tienen fuerzas ya ni para llorar de hambre. Esta otredad diferente que sólo atina a tratar de defender y conservar las comodidades que disfrutan, el halago, la fama efímera, la banalidad, cuándo levantarán la voz para denunciar, para exigir por aquellos que ya se han cansado de pedir limosnas. Acaso se ha secado para siempre la tinta vigorosa, de destellos luminosos de los Zarco, Altamirano, de los Serdán. No aparecen por ningún lado las letras de los escritores de ahora, que con la fuerza de la verdad empiecen a motivar y despertar conciencias para inclinar la balanza de esta desigualdad social tan oprobiosa que padecemos los mexicanos.

Será acaso que las nueve musas canónicas en lo individual o en su conjunto, no alcanzan a inspirar a los escritores de la actualidad para que escriban del sufrimiento extremo de nuestros hermanos que mueren de a poco en la miseria. Será que Caliope “la de la bella voz”, no puede inspirar un grito desgarrador, estentóreo convertido en prosa que cuente de aquellos que se debaten en la marginación total. Acaso Talía “la del verdecer, florecer” no puede trasmitir su encanto para que de los poetas surjan versos armoniosos que traigan nuevas esperanzas para los olvidados de todos, hasta de Dios. Tendremos que esperar entonces a que Terpsícore concluya esta danza mortal y Urania cuando alcance la muerte a nuestros hermanos inspire a los viudos y viudas, a los huérfanos, a los que queden en soledad una resignación celestial. ¿A qué esperar tanto?


Jesús Octavio Contreras Severiano Sagitarion

México

Texto agregado el 27-07-2009, y leído por 261 visitantes. (14 votos)


Lectores Opinan
04-08-2009 Tu reflexión, un llamado a solidarizarnos con la realidad que nos duele; criticamos, pero no siempre nos comprometemos. Difícil circunstancia. Al leer tu escrito me preguntaba si es en realidad que no aparecen por ningún lado las letras de los escritores actuales motivando a despertar conciencias ante la desigualdad social tan oprobiosa que padecen los mexicanos y muchos otros, o es que esas letras están dispersas por este mundo consumista y mercader en donde a no muchos editores les interesa este tipo de literatura; o será tal vez que se nos hace extremadamente difícil encontrarlas. Me quedo pensando. Valoro tu llamado a la reflexión y agradezco tu aporte. 5* Shou
30-07-2009 Muy interesante tu columna, siempre me ha parecido increíble la soberbia con que los descendientes de europeos en nuestra américa menosprecian a los pueblos originarios del continente, la falta de respeto hacia la cultura de cada uno de estos pueblos, erigiéndose en 'superiores' frente a gente que consideran : “sin capacidad intelectual, sin voluntad ni medios económicos, ni insumos, ni nada.”, tal como lo declaró el dueño del fundo en que una bala tirada por la policía sesgó la vida del joven estudiante de 22 años Matías Catrileo en enero de 2008. El mismo joven mapuche que había dicho poco tiempo antes de morir en un video: “Quieren que nosotros seamos parte de su folclor. Quieren utilizar a nuestro pueblo para justificar su presencia aquí. Quieren decir que nosotros somos “sus indígenas”. Nosotros no somos los indígenas de Chile, nosotros somos mapuches, somos un pueblo que siempre ha estado aquí, que nació en esta tierra y va a morir aquí, y va a morir peleando...” Y lo peor es que una parte de los descendientes de estos pueblos americanos se integren por arribismo a la ideología de los poderosos. Es sorprendente ver como lo que hoy es válido para México lo es cada vez más para los demás, y en todos los continentes, en este mundo dominado por las transnacionales y la información globalizada... tal vez sea más pertinente decir la 'desinformación globalizada', porque los que poseen caso todos los medios de información no son otros que los poderosos de este mundo, y que transmiten lo que les conviene. Nuestra tierra está sumida en un obscurantismo creciente, impulsado y mantenido por la otredad de los poderosos, los ricos de este mundo que no quieren ceder un ápice de aquello que les sobra con creces, y que han sabido guardarlo a través de siglos. Tal vez algún día los seres humanos seamos capaces de mirarnos a los ojos sin miedo, sentirnos hermanos y podamos al fin liberarnos. loretopaz
28-07-2009 Magnífico tu llamado de atención, ojalá la gente que lo lea, se conmueva y actúe, en la forma que pueda según sus dones y capacidades. Felicidades paisano y a la_columna también. ***** MariBonita
27-07-2009 movilizan estas palabras,a comprometernos de un modo mas social y humano desde nuestras letras. DIVINALUNA
27-07-2009 Gracias por la invitación, siempre es bueno leer textos como éste que nos aviven la conciencia. galadrielle
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]