TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cao / La anti-plegaria

[C:416049]

A quienes pregonan su tinta puta y profiláctica
para quienes dicen entre lagrimones chantas
que la poesía existe como la sombra o la penumbra
con convulsiones; entre bares y sucuchos
metida entre copas, cañas y vino en caja
procurando establecer, entre gritos salivosos
y cigarros sueltos que los estados pendulares la llevan
y que la ciclotimia abriga, sin contar la migraña,
la esquizofrenia ni los trastornos de mercado
a todos ellos con cariño mi fluoxetina
los celtiums de 100 milígramos que llevo en el bolsillo
y una fumigada desde el aire.


Llevo ponchos para todas las tallas
para el anti, para el súper, para el híper
para el poeta burgués y el recontra poeta
para el amoroso y el gato gordo de chalet
al que apenas le alcanza el brazo para rascarse el culo
ese onanista de café en tarro y cuchara de plástico
carne molida agusanada que desborda sus letras
antes que se le termine la taza y los cuatro pesos
que perturba y pone idiota; que ignoro o al menos trato
que entierro después de masticarlo; que puteo y ninguneo
que se sirvió a mi hermana chica; tuteó a mis viejos
vomitó la alfombra y meó mi plato.


También llevo un revólver y una soga que se los puedo arrendar
con un poco de perseverancia y si me apura se las puedo hasta regalar
si no lleva ni un céntimo; ni un pucho lacio suelto, take it easy
tengo un palo con un clavo atravesado en la punta
que también le sería útil; aunque su cabeza metida en una bolsa
también mal no andaría; seguro que estupendo andaría
Por último y si es usted capaz de guardar el secreto
yo mismo podría darle una manito amiga
empujándole a los roqueríos; a la línea del subte
o facilitándole gratis un cuchillo carnicero brillosito
el tramontina de mi propia madre y si me preguntan luego que pasó
diré que no sé cómo llegó a clavarse en su esternón


Señorito de las letras; maestro del hipérbaton, la hipérbole y la metáfora
no pase usted por mi calle que aquí los perros muerden fuerte
vaya y maraville a las muchachas; forníquelas y átelas al catre
llénelas de esquelas; acábelas sobre pétalos de rosas
mánchelas con su caramelo y que luego laven sus calzoncillos con challa
mejor aun si las traiciona porque eso gusta; eso atrae / eso hincha y dilata
diga que estuvo en París; diga que estudió con Poli Délano
recite de corrido a Neruda; uno de los veinte; insista en su fatalidad
publicite sus maldiciones, mire que rentan bien, a veces en ego
a veces en carne, pero no despiste ni me hinche las pelotas
que yo no soy nadie y para mí usted no existe.

Texto agregado el 02-08-2009, y leído por 236 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
08-09-2009 Bueno, niño, no cambias, siempre fiel a tu estilo, mirando... con los ojos grandes y el latido de la pluma firme y seguro. Este poema es un perfecto reflejo de la condición humana, y en verso. Éste, especialmente, dice tanto: "Llevo ponchos para todas las tallas..." ¡cuánta finura y sensibilidad! Me has hecho sonreir. Y sigue sin cerrar los ojos ¡¡*c*i*n*c*o*!! maravillas
25-08-2009 Me gustó la fuerza que lleva el texto. Es bueno leer algo así de diferente. Y el final me pareció tajante, total. Parisse
14-08-2009 "Llevo ponchos", "También llevo un revólver", "tengo un palo con un clavo atravesado en la punta" Mira como que andas arrecho ja ja ja ja muy bueno CIBERPOETA
07-08-2009 estilo de rocka fluoxetino
06-08-2009 Epa! Está buena la idea de los palos con clavos y tramontinas desbocados. Gran malambo del juicio final: señores cayendo en las vias, aviadores emponchados fumigando el plástico. Imágenes fuertes, ametralladora con letras-balas. Me gustó mucho. Gracias. Tarambana
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]