TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Mi lectora favorita de la panadería aquella

[C:418280]






Escribir, está demás decirlo, es un acto de vanidad, antes que nada. Bueno, existen los que garabatean servilletas, para aprehender una imagen repentina. Ellos, se atiborran de papeles ilegibles, mas, en la transcripción de tal o cual pensamiento, liberan algo que les acucia el alma y se alivian por haberse desembarazado de él.

En mi caso, soy un fanático de la forma, de la emoción que se puede impregnar en un trozo de papel y, en mi caso, tecleando en el computador. Pero, no todo termina acá. Mi idea pugna por traspasar las fronteras, esparcirse por doquier, darse a conocer con su traje de ocasión y sobre todo, sentirse alabada. Vanidosa ella.

Y lo reconozco, mis palabras han encontrado eco, no de forma masiva, pero existe alguien que desmenuzaba sus finas costuras, la veía al trasluz y se deleitaba con cada invocación. Ella, es una humilde trabajadora de una panadería a la que concurro con cierta frecuencia. Es decir, era, porque el sábado pasado, supe que ya no trabaja más allí. Y siento que mis letras se han quedado un poco huérfanas, porque, ¿quién más que ella narrará mis propios escritos con esa acuciosidad, con esa excelsitud en los detalles, con esa emoción persistente que la delataba como una lectora incisiva que gustaba de extraer de cada frase la esencia, el sentido y la textura?

La escuchaba yo contarme con extrema pasión mis relatos y es como si Vilches resucitara con nuevos ímpetus, como si la Marilyn del ropero aquel, se liberara de su catafalco para apuntar con dedo culposo al misterioso criminal, como si los rapaces hambrientos de los Birnek, cual plaga de langostas, perseveraran en su apetito visceral, buscando en los más ocultos anaqueles. Todos los personajes eran revestidos por un halo de distinción, que no me pertenecía, era lo que ella les proporcionaba, dignificándolos en sus diversas imposturas y personificándolos como si fuese ella la que los hubiese creado.

Pero, la muchacha aquella ya no está y me he quedado huérfano, no de halagos, pero sí de ser espectador de mis propias creaturas, las que trepaban a las tablas de un escenario de imaginería, para cobrar una vitalidad que las transformaba en símiles de una realidad perturbadora.

Continuaré comprando en dicha panadería, mas, algo faltará y mis historias, por lo tanto, permanecerán como una partitura intocada en las pálidas páginas de este periódico. Serán simples hileras de palabras, aguardando hasta que alguien les imprima vida, color y sabor, atributos del cual carecerán porque ella, ya no estará para acunarlas y dignificarlas…







Texto agregado el 19-08-2009, y leído por 185 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
21-08-2009 un bello relato con un gran fondo interno.5* carolina52
21-08-2009 El vacio q queda no se llena tan facil, ni mucho menos con cristales rotos. Bella reflexion. pohebe
20-08-2009 Gui, explicas demasiado y varias veces lo mismo. No temas decir con mesura. Algo más de espacio para que los lectores tengan que completar tu melancolía refreca al texto.Ellos (nosotros)seguramente habrán (habremos) sentido algo similar por otras circunstancias y les (nos) harás recordar, el sabor de aquellas uvas, el suave paladeo de aquel vino. Un abrazo. tiralineas
20-08-2009 Entendible tu sentir,uno siempre siente que existe ese alguien especial,ese que lee con todo su ser .Si bien yo no soy escritora ,como lectora puedo comprender de que se trata.Tal vez nunca mas encuentres otro ser asi.Me gusto tu reflexion ******* shosha
20-08-2009 Un placer volver a leerte. Un beso y ***** arielariadna
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]