TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / apolonio / Oir Cosas Nunca Vistas

[C:418613]

Los días pasaron sin detenerse a pensar cuantos eran, solo sabia que el próximo encuentro estaría vestido de un profundo temor, a pesar que como siempre deseaba verla, sus sentimientos arremolinados en una profunda turbulencia reposaban por instantes sobre sus ojos para desestimar lo previsible.

La querencia de un ser que había llegado a convertirse en alguien esencial en su vida, ahora se convertía en la daga filosa y oscura que penetraba su corazón, los minutos devorados implacablemente por la mañana entristecida lo acercaban a su encuentro, no sabia de que forma mirarla, buscaba en sus pensamientos las palabras precisas, palpaba su rostro buscando el gesto adecuado que trasmitiera su verdadero sentir.

De pronto la diviso a mediana distancia descubriendo como siempre que era la mujer de sus anhelos, construyendo en pocos segundos los templos de sentimientos y pasiones que lo ataban como nunca a nadie, sintió sus manos frías como un mármol de Córcega y trato de evadir el encuentro, pero de que serviría si de todas formas era inevitable, considero que aún podría hacerla feliz y serlo el también; pero llego a su mente de manera altanera el recuerdo de aquellas palabras hirientes envueltas en témpanos de hielo que exclamaban que nada es para siempre y menos los amores repentinos.

Se sintió consternado y atribulado, como poder manejar este encuentro si ni el mismo controlaba sus emociones? Si,era un amor repentino pero al fin y al cabo amor; de esos que no se diseñan o estudian como una acción programada, simplemente nacen y hacen parte de la carne y los huesos como un apéndice que depende del alma y cuando ya están en nuestro organismo emocional y físico no hay tratamiento inmediato que los retire. Pero aquel sentimiento que los había llevado a compartir incluso ilusiones determinaba con dura sentencia tomar una decisión que aparecía como un espectro malvado en los valles de esperanza que poco a poco nacieron de los dos.

No solo era una amor repentino nacido de la casualidad y el encuentro travieso de cualquier tarde, era un amor proscrito vedado por las hipócritas miradas de la perfidia ajena, que pesaba como una deliciosa carga y se adentraba con el paso de los días en su corazón, era también la concupiscencia de sentirla suya en los íntimos momentos en que sus pieles se encontraban y traspasaba el limite del deseo acariciando su cuerpo endiosado y febril, esa hermosa aventura de amanecer en sus brazos sintiendo cerca su rostro adormilado y perfecto. La encontraba siempre sonriente en las notas musicales de cualquier sinfonía, su recuerdo impregnaba las líricas de su mejor canción, casi era un anacronismo romántico sentir a si en días tan turbulentos y desesperanzados para la humanidad, pero el amor construye ruinas, es fuerza que cimienta fortalezas.

Los minutos pasaban y lo inevitable se acercaba, decidió hablar con ella de una vez por todas, sabia que esta conversación estaba sentenciada entre los dos, que tarde o temprano se daría por que lo necesitaban, aun así sentía desfallecer; era como ir caminando lentamente hacia el patíbulo, sin tener alternativa de no ser fusilado aquella fantasía llena de momentos alucinantes y delirantes poco a poco se desvanecía como la bruma en la montaña.



Hola…….como estas? Dijo con voz temblorosa

Yo, estoy bien como siempre……………..ha se me olvidaba, espero que seamos buenos amigos.



Texto agregado el 21-08-2009, y leído por 88 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]