TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_columna / Sueños olvidados: la búsqueda de la innovación literaria (En un viernes de pensamientos en voz alta) –Por El_Galo

[C:42977]




¿Es posible gestar todavía una ruptura en cuanto a paradigmas literarios existentes? ¿Cómo innovar?

La complejidad de estos interrogantes permite comprender que toda respuesta expresada a la ligera puede, peligrosamente, sucumbir bajo el yugo de la ineficacia. Pero estas incógnitas adoptan, persistentemente, la condición de ineludibles ante aquellos que conciben a la escritura como un sistema productor de significaciones que excede a lo meramente práctico. Y son precisamente los protagonistas de este dilema (escritores en algunos casos) quienes aún sostienen sin titubeos una cruzada que permita establecer un horizonte distinto. Que origine un cambio para con una actividad que, desde hace décadas, no ha hecho más que reducir la importancia del significado (concepto) para, en cambio, erigir al significante (imagen) como único valor relevante dentro de la escritura.

Ahora bien, consagrada la decisión de hacer de la búsqueda del cambio una constante, adquiere vital importancia, insospechada a veces, la figura de aquel que asumirá de un modo activo el giro estipulado por todo autor: el lector o, dicho en otros términos, el espectro de la recepción. Y es allí donde la posibilidad de postular un quiebre que elimine a todo modelo divinizado se desnuda vacilante.

Si de antecedentes se trata, en cuanto a esta interpretación, ya Roman Jackobson se mostró como uno de los precursores llegado el momento de tomar en cuenta las diferentes características que distinguen a los procesos de producción y recepción de textos. Planteo que, desarrollado y ampliado posteriormente por diversas teorías sobre la comunicación de masas durante la mayor parte de la década del ´80, permitieron comprender la existencia de un receptor de discursos activo, y determinado sin distinción alguna por una matriz cultural originada en algo tan básico como el contexto cotidiano.

Asimismo, todo discurso construye una idea de quien lo promueve (enunciador) y una cierta imagen de aquel a quien se dirige (destinatario) lo cual deriva en un nexo que vincula a estas posiciones. Así, emplazada sobre un postulado enunciativo, esta alianza explicita lo alguna vez observado con precisión por, entre otros, el semiólogo Eliseo Verón respecto al lazo que une a autores y público: el contrato de lectura. Para decirlo de otro modo, la relación que se establece entre un soporte y la lectura del mismo en tanto práctica social.

Esta estructura, utilizada también para abordar los géneros periodísticos, remite a una posibilidad concreta de comprensión en tanto se postule un contrato que responda correctamente a las expectativas, motivaciones e intereses que conforman a un imaginario social determinado. Contrato que, tratando de evitar toda pérdida de validez, deberá evolucionar de acuerdo a los patrones socio-culturales que construyen e identifican al lector. De esta forma, se puede explicar la apreciación de ciertos consumidores de literatura cuando dan cuenta de una obra que parece haber sido escrita específicamente para ellos.

Obviamente, tal planteo permite deducir que todo atisbo de ruptura para con modelos de redacción y lectura codificados puede derivar en la pérdida de lectores ante lo que sería la implementación de un vínculo desconocido. Pero, tomando en cuenta nuestro tiempo ¿Hasta que punto se está en condiciones de correr tal riesgo? ¿Prevalece el gusto del lector por sobre la voluntad del escritor? Como ya fuera expuesto en una columna anterior, el lector en muchas oportunidades adquiere una importancia poco beneficiosa para todo intento de creación. Planteado de otra manera ¿Vale la pena perder lectores en pos de respetar a esa voz interior que insiste en la búsqueda de un estilo propio y original?

La respuesta para quienes no abandonan esa búsqueda se presume evidente: es necesario construir un nuevo contrato de lectura. Desterrar gradualmente los modelos anteriores para, de esta forma, ajustar la cosmovisión del lector hasta que éste quiebre con los preconceptos fijados y ascienda a un nivel de entendimiento diferente al acostumbrado. En otras palabras, refundar, en simultáneo con la experimentación en cuanto a práctica literaria, a un tipo de público que se apropie de aquel sentido que guarden los nuevos textos modelados. Pero esto, por si resta aclararlo, implica colisionar con lo comúnmente compartido y aceptado.

Así, los posibles pronósticos respecto a esta cuestión quedan todavía al margen. El autor que actualmente busca alcanzar cierto grado de innovación ¿Pagará el precio que supone establecer un quiebre con lo consagrado? ¿Soportará la condena y el histórico rechazo que todo cambio ostensible conlleva en su seno? Esta pluma no puede responder a estos interrogantes. Aún así, lejos está de exhibirse pesimista: sospecha que algún escritor, de esos que todavía existen, se ocupará en breve de responder, presumiblemente aburrido, a estas preguntas que hoy se muestran difíciles de contestar.




Patricio Eleisegui


El_Galo


Texto agregado el 11-06-2004, y leído por 516 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
14-06-2004 Es mas fácil romper con ciertos esquemas cuando se escribe por una necesidad interior que por una necesidad de oficio. Una descarga emocional en bruto por parte del autor, aunque sea muy satisfactoria para el mismo, es cuando menos, poco comprensible por un teórico lector; por eso hay, si se quiere presentar ante el, que darle ciertas formas; las establecidas. Para cambiarlas hay que ser, como poco, muy bueno y condenarse al ostracismo contemporaneo. nomecreona
13-06-2004 El otro dia viendo la lista de las columnas me sorprendió que la más leida fuera una mia con 790 lecturas, al ver el titulo lo comprendí todo... barrasus
12-06-2004 Todo cambio comporta un período de rechazo. Esto sucedió con la pintura abstracta y con la música dodecafónica. El público de los "entendidos" asimiló el proceso de cambio rápidamente pero al público en general le costó y le cuesta aceptar estas innovaciones. Pero ante la pregunta de si el gusto del lector debe prevalecer ante la voluntad del creador personalmente pienso que no, rotundo no. El artista debe desarrollarse según su necesidad interna y no responder a gustos ajenos. Esto haría de su arte una producción falsa y diría prostituída, ya que el fin sería puramente comercial .Bienvenidos los nuevos conceptos y tiempo y paciencia para los creadores que tardarán en ser comprendidos. Muchas gracias, excelente Columna. NINIVE
12-06-2004 Llevado de la mano, en parte por la semiótica, , en parte por la filosofía del lenguaje, y en su totalidad por tu reflexión personal, nos planteas magnas preeguntas. Quizás, pueda darnos una ayuda, para pensar estas cuestiones, la historia del pensamiento e historia del arte. Digo, quizás, a mi me ayuda. Tomo tus preguntas y las hago mías. Volveré sobre el txto. Gracias por este escrito, mdetado. Máximo islero
12-06-2004 También felicitarte por esta reflexión sobre la innovación en el paisaje literario. Lo que más he retenido de tu exposición, es esa libertad que alcanza el trabajo escrito, esa pérdida de control de su autor. Gracias por tu columna. maravillas
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]